Deportes

Benfica: desquitarse es su gran reto

El rival del Sevilla tiene muchas espinas clavadas y jugadores determinantes, caso de Lima, verdugo con el Braga en 2010.

el 03 may 2014 / 00:46 h.

El Benfica, con más hambre de títulos que nunca (Efe) El Benfica, con más hambre de títulos que nunca (Efe) Turín ya conoce los nombres de los finalistas de la Europa League. No estará entre ellos la Juventus, el gran favorito al título –pudo haberlo conquistado en su casa– pero sí el Benfica, otro equipo de envergadura que, además, es mucho más que un histórico que pasea su nombre por el continente año tras año. El Benfica actual representa la evolución de un proyecto diseñado para volver a convertir al conjunto más carismático de Portugal en un gran campeón. Esta temporada ya ha conquistado la Liga y es finalista de la Copa y de la Copa de la Liga, además de la Europa League. Los lisboetas aspiran a ganarlo todo y, con ello, revedecer laureles poniendo fin a la hegemonía del Oporto... y quitarse espinas clavadas. La pasada campaña, el Benfica se quedó a las puertas de la gloria varias veces y de forma increíble. En su duelo contra el Oporto de la penúltima jornada, un gol en el tiempo de prolongación de Kelvin (2-1) quitó el liderato a los lisboetas y, a la postre, el título de Liga. En la final de la Copa de Portugal, el Vitoria de Guimaraes lo derrotó (2-1) con dos tantos tardíos: en el minuto 80 y el 82. Pero no quedó ahí la cosa. En la final de la Europa League, un gol de cabeza de Ivanovic en el minuto 93 de partido tumbó al Benfica y dio el título al Chelsea. Ver para creer. Ante esta serie de varapalos, la famosa maldición que persigue al club desde hace 52 años, cuando el técnico húngaro Bela Guttman dijo, antes de dejar el cargo, que el Benfica no volvería a ser campeón europeo sin él, cobró aún más relevancia si cabe. Ahora, las águilas –así se les conocen– están decididas a cambiar su historia en Turín, en la que será su octava final continental desde entonces, la octava oportunidad de redimirse después de siete fracasos consecutivos. Este Benfica no cede terreno. Ni siquiera tras la marcha, en el mercado de invierno, de su mejor jugador: el serbio Matic, que fichó por el Chelsea a cambio de 25 millones de euros. Fejsa y el argentino Enzo Pérez –baja ante el Sevilla– han asumido su rol en el esquema de Jorge Jesús, un técnico que pierde a jugadores importantes como Toto Salvio y Markovic, si bien el club ya anunciado que recurrirá ante la UEFA para quitar la tarjeta al serbio. VIEJOS CONOCIDOS. Rodrigo, internacional con las categorías inferiores de la selección procedente del Real Madrid y autor de 11 goles esta temporada; el internacional brasileño Luisao, el argentino Garay, el paraguazo Cardozo, Siqueira... Muchos son los nombres propios de este Benfica, donde también brilla un viejo conocido del Sevilla: Lima. A sus 30 años, el delantero brasileño es el máximo goleador del equipo (14 tantos en 27 partidos) y  el tercero del campeonato portugués, tras Jackson Martínez (Oporto, con 19) y Derley (Marítimo, con 14). Quizá a pocos aficionados les suene su nombre, pero Lima fue uno de los grandes artífices de la debacle del Sevilla en la eliminatoria de Champions frente al Sporting de Braga. El conjunto nervionense no pudo remontar el 1-0 cosechado en tierras lusas y perdió también en el Sánchez Pizjuán (3-4). Ese día, Lima hizo tres goles. Han pasado muchas cosas desde entonces. Ahora, quien gane se quitará espinas.

  • 1