Economía

Benjumea estima una energía solar más rentable que la fósil en 15 años

El futuro pasa ineludiblemente por las energías limpias una vez agotado el modelo basado en el petróleo. Lo asegura un convencido de ello, Felipe Benjumea, presidente de Abengoa, líder de algunas tecnologías que piensan en verde. ¿Y el problema de la rentabilidad? Tiene caducidad, asevera. Da un plazo de entre 10 y 15 años.

el 16 sep 2009 / 03:29 h.

El futuro pasa ineludiblemente por las energías limpias una vez agotado el modelo basado en el petróleo. Lo asegura un convencido de ello, Felipe Benjumea, presidente de Abengoa, líder de algunas tecnologías que piensan en verde. ¿Y el problema de la rentabilidad? Tiene caducidad, asevera. Da un plazo de entre 10 y 15 años.

Firme defensor de las energías renovables -no en vano la multinacional que preside, la sevillana Abengoa, es referente en energía solar y biocombustibles-, Felipe Benjumea conjugó ayer sus beneficios en la lucha contra el cambio climático con su enorme potencial para erigirse en tabla de salvación para salir de la crisis.

Lo hizo durante su intervención en el acto organizado por el Club Cámara 500 y la Asociación de la Prensa de Sevilla en los Reales Alcázares, que sirvió como marco para romper una lanza a favor de las energías limpias, y lo hizo yendo directamente adonde más duele, al bolsillo.

Y es que, señaló, a día de hoy la energía eléctrica que Abengoa produce en plantas como las de Sanlúcar La Mayor (Sevilla) "es todavía algo más cara que la producida a partir de petróleo o gas", pero esta circunstancia tiene los días contados.

Benjumea concedió un plazo de entre 10 y 15 años para que cambien las tornas y, eso sí, en función del precio del crudo, "resultará más barato producir electricidad solar en el sur de España que hacerlo a partir del petróleo".

¿Pero cómo hacer esto posible sin el apoyo de incentivos públicos? Benjumea consideró que, en algunos casos, la energía de origen renovable es ya competitiva "sin ningún tipo de ayuda" como en Brasil -reseñó-, donde el coste de producción de biocombustibles compite de igual a igual con el de la gasolina.

Las energías limpias serán aún más interesantes "cuando se deban soportar directamente los costes de emisión de gases de efecto invernadero", esto es, una vez que quede establecido el sistema de pago de los derechos de emisión.

Pero para desarrollar su potencial, llamada de atención a los políticos y empresarios -presentes en gran número en el Salón del Almirante- porque "requiere de dirigentes públicos que miren al largo plazo y de empresarios emprendedores que sepan impulsar su desarrollo". Habrá que forzar las "resistencias", ahondó.

Y, más allá, porque se mostró convencido de que este tipo de energías permitirían sacar al país de la crisis en la que está inmerso. "Creo que si España hiciese un plan para que en 2020 el 50% de sus fuentes de energía fuesen renovables, se produciría un desarrollo industrial y tecnológico de tal calibre que nos sacaría de la crisis y nos colocaría en el liderazgo mundial del desarrollo de esta tecnología", dijo.

Y, ya a corto plazo, también permitiría la creación de una "cantidad importante" de empleos en la construcción de plantas que, de paso, podría recuperar a personal del ladrillo y sus subcontratas.

Pero también apeló a un cambio de mentalidad de la sociedad civil sevillana. ¿Receta? Amplitud de miras, dosis de riesgo, diferenciación e innovación. "La clave del futuro de la Sevilla del siglo XXI es mirar al mundo y entender la globalización de usos y mercados como una oportunidad".

  • 1