miércoles, 24 abril 2019
12:01
, última actualización
Cofradías

Bermejo sigue muy vivo

‘Glorias religiosas de Sevilla’, el libro de cabecera de los amantes de la historia de las cofradías, se reedita por quinta vez en el marco del 125 aniversario del fallecimiento de su autor

el 28 nov 2013 / 22:58 h.

TAGS:

cachorrowebQue 131 años después de su publicación un libro siga inmerso en los circuitos comerciales habla bien a las claras de su extraordinaria vigencia. El Glorias religiosas de Sevilla, el celebérrimo tratado de la Semana Santa publicado en 1882 por el investigador e historiador José Bermejo y Carballo, vuelve a estar presente en los escaparates de las librerías, en esta ocasión en el marco de una reedición especial por el 125 aniversario del fallecimiento de este recordado cofrade. La hermandad de Jesús Despojado, en 1977, fue la primera entidad que reeditó la clásica obra de Bermejo, que ha pasado a la historia como la segunda monografía dedicada a las hermandades sevillanas tras la de González de León aunque, a decir de los especialistas, “mucho más exhaustiva y completa”. Luego llegarían otras tres reediciones más. Pero, a diferencia de las cuatro anteriores ocasiones en que el libro volvió a imprimirse, la realizada ahora por Abec Editores bajo la coordinación del investigador Rafael Jiménez Sampedro no es una edición facsimilar, sino que incluye los comentarios a pie de página de un total de 32 estudiosos de la Semana Santa que han analizado a fondo los capítulos del Glorias religiosas de Sevilla para incorporar sus apreciaciones, matices y aclaraciones sobre lo que Bermejo escribió. “Hemos buscado la colaboración de historiadores e investigadores que tuvieran una relación directa con las 56 hermanaddes que Bermejo estudió, bien por ser especialistas en la historia de las mismas como autores de monografías o capítulos sobre ellas en obras generales, o bien por ser de reconocido prestigio en el campo de la investigación de nuestras cofradías, como firmas habituales en revistas especialiadas y obras colectivas”, explica el coordinador de la edición. Es el caso de conocidos autores como José Roda Peña, que glosa los capítulos dedicados a Pasión y Los Panaderos, además del de la extinta cofradía del Lavatorio, de Isidoro Moreno, que hace anotaciones al dedicado a Los Negritos, o de José María Lobo, que comenta el de su hermandad de San Bernardo. De las 56 hermandades que Bermejo glosó en su época gracias a un arduo trabajo de consulta de bibliotecas, archivos públicos y los propios de la mayor parte de las cofradías, muchas de ellas ya no existen, como es el caso de la del Despedimiento, el Cristo del Perdón o la Entrada en Jerusalén de Triana, entre otras. Bermejo ordenó a todas ellas según el orden cronológico de la Pasión, de ahí que la primera que aparezca sea La Trinidad, por su misterio del Sagrado Decreto, y la última la Soledad. “Hoy en día nos conocemos al dedillo las nóminas decada una de las jornadas, pero en aquel entonces las hermandades ni salían todos los años ni repetían el mismo día de salida”, explica Jiménez Sampedro. Cada capítulo de las hermandades, en los que se analiza su historia, sus ordenanzas, sus itinerario y sus cultos, se ilustra con fotografías coetáneas o muy cercanas a la fecha de edición del libro original (como la del Cachorro que acompaña a esta información). El de Bermejo, considerado todavía hoy día un “libro de cabecera de todo investigador o amante de la historia de las cofradías”, fue también la primera monografía dedicada a las hermandades que incluyó a las cofradías de Triana, que aparecen en el último lugar. Jiménez Sampedro, coordinador de esta edición, asegura que se ha respetado el texto original de Bermejo, a pesar de que “al dejarse llevar por algunos autores de la época incurrió en algunos errores”, caso de la asignación de la autoría del Señor del Gran Poder a Martínez Montañés. El Glorias religiosas de Sevilla regresa convertido en una obra imprescindible de la bibliografía cofradiera.

  • 1