Local

Beteta asegura que las CCAA aumentaron sus funcionarios en casi 9.600 personas

El secretario de Estado de Administraciones Públicas ha asegurado que mientras se producía este incremento, el Estado y los ayuntamientos reducían el número de sus trabajadores.

el 08 oct 2012 / 15:31 h.

TAGS:

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio  Beteta, ha asegurado este lunes que las comunidades autónomas han  aumentad sus plantillas a lo largo de 2012 en casi 9.600 personas,  mientras el Estado y los ayuntamientos reducían el número de sus  trabajadores.

Así lo ha explicado durante su intervención ante la Comisión de  Presupuestos del Congreso para informar sobre las cuentas de su  departamento previstas para 2013, que una vez más son "austeros por  necesidad y por la convicción de que la salida de la crisis pasa  inevitablemente por la reducción del déficit público y el  cumplimiento de los objetivos comprometidos".

Por eso, la tasa de reposición se fijó en cero de forma general  para este ejercicio -con excepciones en algunos departamentos, donde  se aceptó un 10% máximo-. Pese a esta medida, "el empleo público  sigue creciendo en las administraciones públicas", que actualmente  suman 2.685.837 empleados.

De hecho, entre enero de 2011 y enero de 2012 la plantilla pública  se incrementó un 0,09% (+2.467 trabajadores) como consecuencia del  incremento en 9.598 personas (+0,72%) de las plantillas autonómicas.  Frente a ese comportamiento, se ha reducido tanto el número de  trabajadores de la Administración General del Estado (-11.000  trabajadores, -1,85%) como de las haciendas locales (-50.000  personas, -7,76%).

En 2013, la tasa de reposición se mantiene congelada en el 0%  excepto para algunos servicios como la Acción Exterior del Estado, la  Seguridad Social, la Intervención General o la Agencia Tributaria  (AEAT).

En este contexto se enmarcan las medidas adoptadas, que "duelen" y  que "no se hubieran tomado si hubiera habido alternativa", según ha  dicho Beteta, citando decisiones como la asignación de los recursos,  la congelación de las ofertas de empleo público, la congelación de  los salarios, la postergación de la paga extraordinaria de Navidad o  los cambios en la negociación colectiva.

"En julio tomamos medidas no sólo para ahorrar, sino también para  racionalizar el empleo público equiparándolo con el resto de  trabajadores en esas condiciones de forma general", ha explicado,  reclamando a renglón seguido el "máximo apoyo de los empleados  públicos" para poder lograr los objetivos de 2013.  

En cualquier caso, Beteta ha apuntado que, tras el "esfuerzo" que  ya se ha exigido al colectivo de empleados públicos este año, en 2013  se "garantizan las pagas extraordinarias", aunque sus sueldos se  vuelven a congelar.

De esta manera, el gasto en personal activo cae un 3,8%, si bien  el dato queda en un +1,2% si se tiene en cuenta el aumento del 8,9%  previsto en las clases pasivas.

Por último, Beteta ha afirmado que estas constricciones  presupuestarias no son óbice para que el objetivo fundamental de su  departamento sea la "modernización" de la función pública a través  fundamentalmente de dos reformas en las que ya trabaja el Gobierno:  la Ley de la Función Pública y el Estatuto del Directivo Público.

"Estos proyectos de ley engarzarán con un futuro modelo más  dinámico, sin descuidar el acerbo acumulado y que cerrarán el círculo  del marco jurídico para la función pública. Y procuraremos que sean  fruto del consenso parlamentario y sindical", ha afirmado.

Por último, el secretario de Estado ha recordado que "el futuro se  está escribiendo ahora" y que "el compromiso con la reducción (del  gasto) y la modernización, las menores cargas administrativas y el  incremento de la administración electrónica son imprescindibles para  este objetivo". "Necesitamos volver a creer en nosotros y en nuestras  posibilidades. Podemos vencer a la crisis y lo vamos a hacer", ha  zanjado Beteta.

El socialista Gabriel González ha calificado los Presupuestos de  "regresivos y antisociales", y ha exigido un "compromiso" claro a  Beteta y al Gobierno de que no se tocarán más las retribuciones de  los funcionarios, después de haber "recortado la paga extra de  Navidad, un derecho que supone entre el 7 y el 8% de su salario  anual".

Asimismo, ha criticado que la tasa de reposición alcance  únicamente el 10% especialmente en algunos sectores como la  educación, la sanidad o la extinción de incendios, que es donde se  han acumulado "los despidos mayoritarios en los últimos años". "Son  paradojas, incongruencias que no entiendo", ha zanjado.

Por su parte, la diputada de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) Laia  Ortiz ha rechazado que el problema sea el tamaño de la  administración, y ha reprochado la crítica al aumento de la plantilla  sin "decir que sigue aumentando la población y que la tasa  (funcionario/ciudadanos) sí ha disminuido".

"Y tampoco dice las comparativas con la UE, que es de las más  bajas. Algunas comunidades autónomas incluso tienen la mitad de  funcionarios de la media europea. Pero aplican una tasa de reposición  igual para todos, afectando a la capacidad de los servicios públicos.  Eso es profundamente injusto. Dice que es racionalización,  redimensionamiento, pero sólo sustituyen espacios públicos por  privados porque las necesidades continúan estando ahí", ha añadido.

Por todo eso, la diputada catalana ha reclamado a Beteta que "sea  un representante efectivo de los funcionarios" y deje de  "culpabilizarles" cuando "el problema viene del sector privado" y,  pese a ello, los trabajadores públicos están "aguantando la salida de  la crisis" como muestra que en los últimos años hayan perdido ya casi  un 30% de poder adquisitivo.

  • 1