sábado, 19 enero 2019
22:32
, última actualización
Deportes

Betis: el tuerto en el país de los ciegos

El gasto en fichajes en la Liga Adelante este verano se reduce a 25.000 euros del Barcelona B. El club verdiblanco es el que posee el mayor presupuesto de la categoría.

el 07 jul 2014 / 10:00 h.

PRESENTACION DE DANI GIMENEZ Y JORGE CASADO El Betis se está moviendo con cierta celeridad en este mercado veraniego de fichajes para hacerse con los servicios de varios futbolistas interesantes de Segunda que quedaban libres y por los que no ha tenido que desembolsar un euro, la tónica general en la Liga Adelante, donde hasta la fecha solo el Barça B ha pagado 25.000 por hacerse con los servicios del joven Gerard Gumbau (Girona). Los azulgrana ya pagaron en marzo 2,2 millones de euros por el juvenil croata Alen Halilovic (18 años), pero son la excepción a una regla no escrita que se cumple un año tras otro y que señala que en Segunda se pueden contar con los dedos de una mano los equipos que pagan dinero en concepto de traspaso para reforzar sus plantillas. Al Betis ya han llegado Dani Giménez, Molinero y Casado y hoy debe hacerlo Bruno, todos con la carta de libertad y sin coste añadido para las arcas del club verdiblanco, que solo deberá hacer frente a la ficha de los futbolistas. Aparte de esos 25.000 desembolsados por el Barça, nadie en Segunda ha pagado un euro por traspasos desde que se abrió el mercado el pasado 1 de julio, así que la media de gasto de los 22 equipos de la categoría sería de 1.136 euros por club durante lo que va de verano. En Primera más de la mitad de los equipos tampoco han gastado un euro hasta la fecha, y entre ellos no está el Eibar, que abonó 12.000 a la Ponferradina por hacerse con los servicios de Javi Lara. Dentro de la tiesura generalizada que atraviesa el fútbol español y la Liga Adelante en particular, podríamos asegurar que el Betis será esta próxima temporada el tuerto en el país de los ciegos, pues aunque su tope salarial ha sido reducido por la LFP de 22 a 12 millones por la merma en los ingresos previstos, el verdiblanco será, con diferencia, el club que podrá disponer de más dinero de la categoría para confeccionar su plantilla. Sirva como ejemplo el caso del Mallorca, otro de los históricos que esta campaña competirá en Segunda, a quien la LFP ha impuesto un tope de gasto que ronda los 3,5 millones, apenas una tercera parte del que dispone el Betis. El dinero ayuda pero no lo es todo. De hecho, este año han ascendido a Primera dos de los equipos que tenían tope salarial más bajo de Segunda, pues el del concursado Dépor apenas llegaba a los 4 millones de euros y el del Eibar pasaba por los pelos de los 2,5 (Zaragoza, Mallorca y Sporting estuvieron el pasado curso entre 7 y 10). En el conjunto armero la mayoría de futbolistas cobran el salario mínimo de la categoría, establecido por LFP y AFE en 60.000 euros brutos anuales (el doble en Primera). En el Betis, los que menos cobran casi triplican esa cantidad y los que más la pueden multiplicar por diez pese a la quita sufrida por el descenso. De ahí que pese a estar en concurso de acreedores e intervenido, el verdiblanco es un club apetecible para la mayoría de jugadores de la categoría.

  • 1