miércoles, 20 febrero 2019
15:00
, última actualización
Deportes

Betis-Numancia, un triunfo y la independencia

el 04 jun 2010 / 20:16 h.

-->--> -->

Nueva cita crucial la que tiene el Betis esta noche con su destino: recibe al Numancia con el campo abarrotado y la obligación perentoria de ganar para mantener intactas, o multiplicar, sus opciones de ascenso, que este fin de semana vive, quizá, el capítulo con pronóstico más incierto de los tres que restan hasta que acabe la temporada, pues los tres primeros clasificados -Real Sociedad, Levante y Hércules- juegan fuera de casa (también lo harán en la última jornada) ante rivales complicados como Cádiz o Real Unión de Irún, que se juegan la permanencia, o el Cartagena, empatado a puntos con Hércules y Betis y serio aspirante también al ascenso, en el que sin duda será el partido de la jornada y el que la cerrará, ya que se juega el domingo a las 21.00 horas en Cartagonova, justo después del Real Unión-Levante.

La visita del Numancia, que desde que dilapidó sus opciones reales de ascenso hace un par de semanas viene jugando con suplentes y hasta cinco chavales del filial -con ellos perdió en Irún y ganó al Castellón- no debería suponer, a priori, un serio obstáculo para el Betis, aunque Víctor Fernández se encargó ayer de alertar sobre el "grado máximo de dificultad" que opondrán los sorianos pese a que no se jueguen gran cosa en el envite.

De hecho, los béticos deberían recordar cómo se les fue la pasada campaña la permanencia al dejarse empatar en la penúltima jornada en Málaga un partido en el que apenas les iba nada a los costasoleños y en el que los béticos se jugaban la mismísima vida, que al final acabaron perdiendo. Así que de confianzas, las mínimas, si bien es cierto que más dificultades que los béticos, a priori, deben tener la Real, el Levante y el Hércules o el Cartagena, que afrontan partidos a vida o muerte en esta jornada que puede resultar decisiva para la resolución del ascenso y la permanencia.

Tropiezos ajenos. El Betis todavía no depende de sí mismo para subir, pues está a expensas de un pinchazo de Hércules o Levante, o de dos de la Real, para conseguirlo. En todo caso, si hoy le gana al Numancia las posibilidades de que el domingo -mañana juegan Levante y Hércules- ya dependa de sí mismo son de un 89%, pues sólo una combinación de nueve posibles (victorias de Levante y Hércules en Irún y Cartagena) lo dejaría a expensas de terceros.

De hecho no es nada descabellado que ello sea así, pues tanto Hércules como Real Sociedad llevan varios meses sin ganar un partido fuera de casa: los alicantinos, la friolera de diez partidos seguidos sin hacerlo, desde el 2 de enero en Albacete (1-2), y los donostiarras, nueve, pues desde que el 16 enero ganaron 0-1 en Vigo no han vuelto a repetir victoria forastera.

La afición bética, que tan decisivo papel jugó en el partido de hace dos semanas ante la Real Sociedad, volverá a llenar hoy el campo prácticamente en su totalidad.  Los aficionados, que durante toda la temporada han mostrado su malestar con Lopera y sus consejeros por la nefasta gestión que están llevando a cabo al frente del club, han sabido aparcar las protestas en estos momentos tan cruciales para dedicarse sólo a animar al equipo, que tanto lo necesita. Tiempo habrá luego de exigir responsabilidades. Y si es en Primera, mejor.

  • 1