sábado, 20 abril 2019
16:39
, última actualización
Deportes

Bien arriba y muy mal atrás

El Sevilla es el segundo equipo más goleado de la Liga aunque es el cuarto en efectividad goleadora.

el 31 oct 2013 / 22:48 h.

1-20131030-635187710106776667El propio Emery lo reconoció en la rueda de prensa tras encajar la goleada en el Santiago Bernabéu. “No tenemos equilibrio ataque defensa”. Esta carencia está siendo el gran lastre del Sevilla esta temporada ya que a pesar de que es ahora mismo el cuarto equipo más goleador del campeonato con 20 tantos –sólo por detrás de Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid– es también el segundo conjunto que más goles encaja hasta la fecha en la Liga española. Los de Emery han visto perforada su meta 24 ocasiones, una cifra que supone una media de 2,18 goles por partido. Las lesiones y la falta de adaptación de todos los jugadores que han llegado este verano serían las principales causas de este desastre defensivo, que no corresponde únicamente a los cuatro hombres de atrás sino que la tarea empieza normalmente en el delantero, primer eslabón de un sistema que no termina de funcionar a pleno rendimiento. Los mismos jugadores también han reconocido que tiene que seguir puliendo este defecto porque un equipo con aspiraciones europeos no puede permitirse recibir tantos goles, a pesar de que su delantera sí esté ofreciendo unos óptimos resultados a estas alturas de la temporada futbolística. Pero el problema defensivo no es un mal nuevo de esta campaña ya que la temporada anterior también el Sevilla sufrió este problema y el lateral Fernando Navarro terminó jugando como defensa central dada la poca confianza que tenía Emery en algunos jugadores y también por la irrupción del canterano Alberto Moreno, que pedía sitio a pasos agigantados y había que darle salida en el primer equipo. Para esta temporada, la dirección deportiva sevillista que lidera Monchi ha traído un buen ramillete de jugadores de corte defensivo para intentar poner remedio a esta situación. De este modo llegaron Diogo Figueiras, Nicolás Pareja, Carriço, Mbia e Iborra. Estos tres últimos, además, han llegado con la vitola de poder actuar también en la posición de pivote defensivo precisamente para tener más opciones a la hora de calibrar las transiciones defensa ataque y viceversa. Empero, las lesiones han castigado con dureza a la plantilla y Carriço tuvo que perderse los dos primeros meses de competición, Pareja sufrió una lesión en el hombro en el primer partido de Liga que también lo tuvo ko varias jornadas mientras que Mbia también estuvo un mes de baja tras lastimarse un dedo del pie en los últimos minutos del partido ante el Rayo Vallecano. Otro factor que lastra el sistema defensivo podría estribar en la posición del croata Ivan Rakitic. Después de realizar una gran campaña el pasado ejercicio como mediapunta, Emery apuesta este año por él para que mueva al equipo desde una posición más retrasada, perdiendo así capacidad para defender y sostener al once como podían hacer conjuntamente Medel y Kondogbia la temporada anterior. Aunque el croata está realizando magníficos partidos y está siendo el auténtico líder del equipo, su posición en el césped más retrasada también provoca que se pierda en el ataque toda su capacidad cuando maneja el balón cerca del área rival. A pesar de todo ello, el croata ya lleva siete goles en Liga –el mismo registro que el curso pasado– y es el hombre que, juegue donde juegue, sí sostiene al equipo.

  • 1