Cultura

Biografía de un mito

el 16 sep 2009 / 05:03 h.

Pina Bausch, bailarina y coreógrafa alemana que revolucionó la danza contemporánea y se mantuvo siempre en la vanguardia, nació en Solingen (Alemania) en 1940 y murió ayer, con 68 años, a causa de un cáncer que le habían detectado hace cinco días.

Inició sus estudios de danza clásica y moderna en la escuela de Arte de Essen bajo la supervisión de su primer maestro, Kurt Joos, en cuya compañía empezó sus trabajos como coreógrafa. Cuando contaba 19 años se trasladó con una beca a la prestigiosa escuela Juilliard de Nueva York.

En 1961 fue contratada por la Metropolitan Opera House de Nueva York donde realizó pequeñas incursiones en el mundo de la coreografía.

Un año más tarde regresó a Alemania contratada como solista por el Folkwang Ballet, donde presentó desde 1968 sus propias coreografías y del que fue nombrada directora en 1969. Pero fue en 1973, al aceptar la dirección de la Compañía de Danza del Teatro Wuppertal (Alemania), cuando comenzó a ser famosa.

En 1974 realizó su primera coreografía importante, la ópera "Ifigenia en Táuride", de Gluck, y en 1975 la de "Orfeo y Eurídice", del mismo compositor. En 1976, con motivo de la preparación de "Blaubart-El castillo de Barba Azul" de Bartok, la coreógrafa se sintió electrizada por el ruido de las hojas secas diseminadas por el escenario y comenzó a experimentar un nuevo método de trabajo.

Pero su consagración internacional llegó con su participación en el Festival de Nancy (Francia), en 1977, año en el que creó una de sus coreografías más famosas, "La consagración de la primavera".

La desaparición en un accidente de su compañero y coreógrafo Ralf Borzik en 1980 llevó a Bausch a canalizar sus sensaciones y a crear uno de sus mejores espectáculos que rozaba la frontera entre la danza y el teatro que tituló precisamente "1980" y que estrenó como homenaje en el Festival de Aviñón (Francia).

En ese mismo año y antes de fallecer Borzik, Bausch había creado su famosa pieza "Café Müller", considerada la más intimista, que estrenó con el bailarín Dominique Mercy y en la que el propio Borzik participó en los decorados.

En 1982 dirigió la coreografía "Nelken" (Claveles), un montaje inspirado en diferentes músicas, desde Schubert hasta el jazz o Fran Léhar y que fue modificando a lo largo de los años.

Reconocida internacionalmente como la fundadora del movimiento más innovador y vanguardista de la danza-teatro, Pina Bausch diseñó también coreografías con todo tipo de músicas, desde clásicas, ritmos africanos, fados o tangos.

"Masurca fogo" fue un fado que le encargaron para el Festival de los Cien Días de Lisboa, previo a la Expo de 1998 de Lisboa y que realizó como homenaje a esta ciudad.

La coreógrafa visitó España en varias ocasiones. En 1985 actuó en el Festival de Otoño de Madrid donde presentó "Café Müller", certamen en el que volvió a actuar en 1991. Siete años más tarde volvió a actuar en Madrid, esta vez en el Teatro Real, donde presentó una de sus creaciones más aclamadas, "Ifigenia en Táuride".

En octubre de 2006 estrenó en Madrid "Nefés" dentro del Festival de Otoño y en octubre de 2008 agotó todas entradas de su espectáculo, "Vollmond".

Pina Bausch alternó la danza con incursiones en el cine como el papel que desempeñó de ciega a las órdenes de Federico Fellini en "Y la nave va" o en "Hable con ella", de Pedro Almodovar, donde su danza fue el prólogo de la historia de dos mujeres en coma

En 1999 fue galardonada con el Premio Europa de Teatro y en 2007 el Festival de Danza de la Bienal de Venecia le otorgó el "León de Oro a la carrera" por marcar una "vía original en la expresión escénica del cuerpo".

Una originalidad que hizo de Bausch una de las más importantes coreógrafas contemporáneas especialmente por el uso de superficies naturales para desarrollar sus bailes y la mezcla de diversas ramas artísticas.

Y que hará de las coreografías que ideó piezas para la historia de la danza que han inspirado e inspirarán a generaciones de bailarines y coreógrafos.

  • 1