Local

Blair estaba al corriente de las torturas a supuestos terroristas

El ex primer ministro británico Tony Blair "estaba al corriente" de una política impulsada también en Reino Unido tras el 11-S y que toleraba las torturas de sospechosos en la lucha antiterrorista, según reveló el diario The Guardian.

el 16 sep 2009 / 04:28 h.

TAGS:

El ex primer ministro británico Tony Blair "estaba al corriente" de una política impulsada también en Reino Unido tras el 11-S y que toleraba las torturas de sospechosos en la lucha antiterrorista, según reveló el diario The Guardian.

Los agentes de los servicios de inteligencia interior y exterior del Reino Unido, el MI5 y el MI6, recibieron instrucciones escritas según las cuales no debían dar la impresión de tolerar las torturas ni debían ellos mismos llevarlas a cabo. Pero al mismo tiempo se les dijo que no tenían ninguna obligación de impedir el maltrato de los prisioneros por parte de sus homólogos estadounidenses.

Esa política viola con toda probabilidad la legislación internacional en materia de derechos humanos, según Philippe Sand, uno de los expertos de mayor prestigio en ese campo. El Reino Unido está obligado, como otros gobiernos, a evitar cualquier tipo de complicidad con ese tipo de prácticas al haber firmado la convención contra la tortura de las Naciones Unidas.

La política británica en relación con los sospechosos de terrorismo se plasmó en instrucciones escritas enviadas a los agentes del MI5 y el MI6 en enero del 2002. En esas instrucciones se les decía que podían quejarse a los funcionarios estadounidenses sobre el maltrato de terroristas "si lo permitiesen las circunstancias".

Según The Guardian, el ex líder laborista dio a entender que estaba al tanto de la existencia de esa política a mediados del año 2004, pocas semanas después de que se publicasen algunas fotos relacionadas con los abusos cometidos contra los detenidos en la prisión de Abu Ghraib (Irak) por militares estadounidenses.

Fue entonces, según explicó este martes en el Parlamento el ministro británico de Exteriores, David Miliband, cuando se decidió modificar la política para hacerla más "formal". En una carta enviada al comité parlamentario de inteligencia y seguridad, Blair explicaba que, en lugar de presentar quejas, los agentes británicos que interrogasen a los detenidos o supervisasen sus interrogatorios debían informar de si los detenidos estaban siendo sometidos a "tratos inhumanos o degradantes".

Dos jueces del Alto Tribunal británico dicen haber visto "pruebas" de que Binyam Mohamed, un detenido en Guantánamo que el pasado febrero pudo regresar a Gran Bretaña, fue torturado antes de que le interrogase un funcionario del MI5 en mayo de 2002. Varios ex detenidos británicos denunciaron haber sido interrogados por funcionarios del Reino Unido tras sufrir torturas a manos de agentes locales en países como Pakistán, Egipto, Bangladesh y los Emiratos Árabes Unidos.

  • 1