sábado, 15 diciembre 2018
21:55
, última actualización
Deportes

Blanco y rojo sobre amarillo en Villarreal

LA CONTRACRÓNICA. Ni siquiera el hecho de no ser una eliminatoria ‘europea’ frenó a los sevillistas. Más de dos mil se dieron cita en El Madrigal. Varios autobuses fueron apedreados

el 13 mar 2015 / 10:34 h.

Los jugadores, agradeciendo el apoyo de los sevillistas (Foto: LOF) Los jugadores, agradeciendo el apoyo de los sevillistas (Fotos: LOF) Cuando se conoció el emparejamiento entre el Sevilla y el Villarreal, muchos coincidieron: hubiera sido mejor jugar contra un equipo de otro país. Y no sólo por evitar a uno como el de Marcelino, protagonista por su gran campaña y, en consecuencia, muy peligroso, sino porque la competición continental es otra cosa, esa que anima a los aficionados a echarse la mochila a la espalda y poner rumbo a otros países. Gracias a la participación del Sevilla en las competiciones continentales, ya sea la Champions o la Europa League, sus seguidores han podido conocer y disfrutar multitud de lugares en los últimos tiempos. Desde las lejanas y gélidas San Petersburgo y  Moscú a las inolvidables Eindhoven, Glasgow, Mónaco, Turín... afi1Por ello, cuando la afición supo que el adversario en esta eliminatoria de octavos era el Villarreal, hasta los propios jugadores llegaron a reconocer que les hubiera gustado hacer otro viaje por aquello de esa otra cosa que tiene jugar contra conjuntos de otros países, y que motiva aún más si cabe. Sin embargo, lejos de echarse atrás, la afición del Sevilla volvió a demostrar que disfruta como pocas de los torneos continentales. La prueba más clara. en tierras castellonenses. Más de dos mil seguidores alentaron al equipo de Emery en un día de fiesta que comenzó muchas horas antes, sobre todo para aquellos que viajaron por carretera. Fiel a esa frase que recalca una y otra vez el técnico, la afición debe disfrutar del camino. Y así está siendo. Y qué mejor ayuda para que esa solidez del Sánchez-Pizjuán aparezca en otros estadios. afi2Los seguidores del Villarreal también dieron colorido al choque, aunque el blanco y el rojo tiñieron el amarillo local con sus cánticos y gritos de aliento durante todo el día. Las aficiones, advertidas horas antes del partido de que no podrían acceder al estadio con bufandas, camisetas o pancartas con la palabra ultra ni elementos con mensajes ofensivos, dieron ejemplo. AUTOBUSES APEDREADOS. Tan sólo unos vándalos que rompieron lunas de algún autobús y, con ello, retrasaron el viaje de regreso de aficionados pusieron la nota negativa. Algunos seguidores del conjunto nervionense tuvieron incluso que esperar varias horas hasta poder emprender su marcha, según fuentes consultadas. Por suerte, ni el asunto pasó a mayores en lo que a daños físicos se refiere ni quitó la alegría a los seguidores del Sevilla tras la brillante victoria de su equipo.

  • 1