Deportes

Bochorno en Rotterdam

VÍDEO. El Sevilla pierde con el Feyenoord (2-0) y se juega el pase a la siguiente ronda ante el Rijeka en el Sánchez-Pizjuán.

el 27 nov 2014 / 21:01 h.

SEVILLA FC 14-15 Reyes muestra su enfado durante un lance del encuentro. Foto: Manuel Gómez El Sevilla está en clara crisis. Lo ha demostrado esta tarde de nuevo en Rotterdam, donde ha sido derrotado por el Feyenoord con total justicia gracias a dos goles en la segunda parte, obra de Toornstra (56’) y El Ahmadi (83’). Los de Emery, que tardaron una hora en chutar a puerta, cuando ya iban abajo en el marcador, tiraron a la basura dos tercios del encuentro sin disimulo. Un bochorno que quedó patente cuando, con 1-0 en el marcador, Emery decidió reaccionar dando entrada a Deulofeu y Bacca. El cambio de actitud dejó en evidencia a un Sevilla (entrenador y jugadores incluidos) que se limitó en la primera parte a aguantar amurallado las embestidas de un limitado Feyenoord, que le puso más físico a un partido que también demandaba fuerza. El ambientazo en el Feyenoord Stadion era infernal. Combinado con lo que le sucedió a los hinchas del Sevilla parecía una encerrona perfectamente orquestada en Rotterdam. El ambiente superó a los nervionenses en los primeros minutos. Con el campo rápido y los holandeses presionando fuerte, el fútbol brillaba por su ausencia en el equipo nervionense, que sólo intentaba contras imposibles las pocas veces que podía salir de la cueva. Nada de fútbol, para continuar lo del Camp Nou y gran parte del choque ante el Levante. Ni aparecía Denis (escorado en la derecha) ni Reyes (el único que lo intentó) ni los dos delanteros, Aspas y Gameiro. Era de lamentar tal circunstancia, puesto que se intuía que la zaga del Feyenoord podía ofrecer concesiones a poco que el Sevilla diera un paso adelante. Pese a todo, Rico (que dejó a Beto en el banquillo) sólo tuvo que intervenir en dos ocasiones en la primera parte. Es lo que buscaba Emery: seguridad atrás y ya caerá alguna. No reaccionó tras el descanso pese a los evidentes síntomas de cero fútbol. El pelotazo era el argumento más usado para intentar llegar a la meta de Vermer. Lleva ya el Sevilla varios partidos sin saber qué hacer con el balón en los pies. Y eso es un grave problema. Y cayó el gol… pero para el Feyenoord, tras un error de un desafortunadísimo Mbia y la pasividad defensiva, que propició que El Ahmadi y Boëtius tuvieran libertad para ofrecerle en bandeja el gol a Toornstra. Disponía el Sevilla de media hora para arreglar el bochorno que estaba perpetrando. Nada más salir Bacca y Deulofeu se vio un cambio de actitud que dejó en evidencia a los propios jugadores y al entrenador del Sevilla. Llegaron las ocasiones, como Bacca en su primera jugada, pero se echó el balón largo cuando estaba solo ante Vermer. El Sevilla se aventuró incluso a tirar a puerta (Krychowiak en el 60’) y marcó un gol que fue anulado injustamente por fuera de juego (Mbia en el 63’). Le faltó precisión en sus aproximaciones, la misma que a Boetius delante de Sergio Rico, con todo el tiempo del mundo para pensar qué hacer y rematar el choque. Cosa que sí hizo El Ahmadi de forma sintomática: una falta colgada desde el centro del campo la continuaron los atacantes holandeses con una pared de cabeza mientras los zagueros sevillistas miraban. El balón terminó botando delante de El Ahmadi, que se la coló a Sergio Rico por arriba. El canterano se comió el gol y se unió al sainete de sus compañeros. https://www.youtube.com/watch?v=mLryFgqEKIo&feature=youtu.be Fuente: SFCTV Ahora el Sevilla ya no depende de sí mismo para clasificarse como primero de grupo. Y lo que es más grave: debe reaccionar de inmediato si no quiere quedar eliminado de la Europa League y seguir cayendo en la clasificación de la Liga.

  • 1