sábado, 20 abril 2019
16:04
, última actualización
Local

Boeing avisó de fallos en el sistema de despegue del avión de Barajas

Una comprobación recomendada por el fabricante, Boeing, sobre el sistema de alerta del despliegue de los flaps pudo haber evitado el accidente del avión de Spanair que el pasado 20 de agosto se cobró 154 vidas en Barajas. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:52 h.

TAGS:

Una comprobación recomendada por el fabricante, Boeing, sobre el sistema de alerta del despliegue de los flaps pudo haber evitado el accidente del avión de Spanair que el pasado 20 de agosto se cobró 154 vidas en Barajas. Spanair no obliga a comprobar dicho sistema antes de cada vuelo.

El borrador del informe de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) sobre el siniestro, al que tuvieron acceso La Sexta y El País, señala que el MD-82 no llevaba desplegados los flaps y que el sistema de aviso no advirtió al piloto de esta anomalía que hubiera evitado el fatal accidente.

El vuelo frustró su primer intento de despegue al haberse encendido el piloto del RAT que alerta de alta temperatura. Los técnicos de mantenimiento revisaron el fallo y consultaron con el libro del fabricante que indicaba que la solución era desactivar ese piloto.

Lo que no advirtieron los técnicos es que el avión estaba en lo que se denomina modo vuelo, por lo que todo lo hacía pensando que estaba en el aire cuando en realidad estaba en tierra, y esto automáticamente anuló un chivato que alerta de si el piloto ha activado los flaps y slats de las alas. Los flaps están en el borde trasero de las alas. Los slats, en el delantero.

Los flaps son importantes para que un avión despegue pero un avión puede hacerlo sin ellos siempre que estén accionados los slats. El informe señala que a las 14.23 horas, la torre de control autorizó el despegue del MD-82 y el piloto inició su recorrido por la pista. Y lo hizo sin los slats activados.

Los primeras impresiones hacían pensar que el hecho de que el avión hubiera apurado la pista hasta el final era un síntoma, pero, según la comisión de investigación, el calor que hacía el 20 de agosto unido al peso del avión obligaron al piloto a poner el aparato en una velocidad alta y apurar al máximo la pista. Eso hubiera exigido un flap y slat de nivel 3, el más bajo, suficiente para empujar el avión. Ya en el aire, y cuando desaparece lo que se conoce como efecto suelo, salta el Stole, la alarma de falta de potencia. Al MD-82 le faltan 50 kilómetros por hora de velocidad y los slats siguen sin activarse. La concatenación de errores es ya fatal y absolutamente irrecuperable.

Si se confirma que un error humano provocó el accidente aéreo de Barajas, tal y como concluye el informe preliminar de la Comisión de Investigación, la cuantía de las indemnizaciones podría cambiar drásticamente. En el avión viajaban 172 pasajeros, por lo que el desembolso total de la compañía aérea podría pasar de 50 a 1000 millones de euros.

Por otro lado, y según la declaración de un piloto de Iberia que aterrizaba en el mismo instante en el que despegaba el avión siniestrado de Spanair, se registró un importante cambio en la velocidad y la dirección del viento en ese momento. Según informaciones de la Cadena SER, el comandante explicó además que vio un pájaro de grandes dimensiones a la izquierda del avión siniestrado y otro por el lado derecho, en el momento del accidente.

  • 1