domingo, 18 noviembre 2018
10:47
, última actualización
Local

Boleros, rancheras y ‘tuppers’ en San Pablo

el 06 may 2012 / 20:56 h.

TAGS:

Así lució el Pabellón de San Pablo. Foto: Conchi Maroto (@con180774)
-->--> -->

Hacía un lustro que el cantante mexicano Luis Miguel no se paseaba por los escenarios españoles con una gira de gran formato, de esas de las que cada vez quedan menos. Pero ayer se desquitó y se dio el gustazo de volver por todo lo alto a Sevilla, al Polideportivo de San_Pablo, donde reunió a más de 8.000 espectadores, todo un logro para los tiempos que corren.

Desde las siete de la mañana del domingo había seguidores del artista apostados a las puertas del recinto, según comentaba Kiko, uno de los técnicos de la productora._"La afluencia es continua. La gente no ha parado de venir en todo el día y la taquilla ha funcionado, aunque quedan entradas._Venimos de llenar en Málaga y aquí repetiremos, y eso cada vez es más difícil", aseguró.

Y es que estos cinco años no sólo han pasado para la bronceada piel del mexicano. El panorama nacional desde la última visita del divo -o Sol de México, como se le conoce- en nada se parece al actual. La crisis estuvo muy presente durante las horas previas al concierto en los aledaños del polideportivo.

"No se compra nada", se quejaba María, una de las vendedoras que había montado un improvisado puesto de refrescos y aperitivos en los alrededores. "Llevamos viniendo aquí desde hace años y nunca se había sacado tan poca caja. Hace tres años podíamos hacer 150 euros. Hoy no vamos a sacar ni 40", se lamentaba mientras despachaba una bolsa de pipas. Y es que, observando la larga cola que rodeaba la manzana, se podía comprobar que la mayoría siguió el ejemplo de Rajoy y, mochila al hombro, tiró de lata de refresco, bocadillo o tupper.

Aunque como en botica, ayer se vio de todo. Unos pocos afortunados pudieron disfrutar del Golden Ticket, una entrada de 200 euros que incluía aparcamiento y zona vip con imponentes vistas al escenario, con alguna consumición incluida. El resto pagó entre 40 y 100 euros para poder corear los boleros, rancheras, baladas y temas pop que el mexicano ofreció. Sobre las diez de la noche, muy sonriente, salió a escena y saludó a un público que iba desde adolescentes hasta abuelas. Te propongo esta noche, Suave, el bolero Tres palabras, Bésame mucho, Amor, amor, amor y las canciones de su último disco, Luis Miguel, fueron las más coreadas.

  • 1