martes, 11 diciembre 2018
17:00
, última actualización
Deportes

Borja Lasso, una joya entre periodistas

El juvenil Borja Lasso, uno de los canteranos más relevantes del Sevilla, estudia Periodismo junto a su inseparable amigo Jaime Soto, hijo de José Manuel Soto y miembro de la factoría bética.

el 27 may 2013 / 22:11 h.

IMAG0136 Borja Lasso posa junto a la Facultad de Comunicación. Foto: B. Ruiz La singular historia del canterano del Sevilla FC Borja Lasso de la Vega (Sevilla, 1 de enero de 1994) es una estampa costumbrista en un mundo, el de cantera, en el que el anhelo por alcanzar el éxito suele ocultar la realidad. Criado en los escalafones inferiores del CD Claret, club del que emigró rumbo a la Carretera de Utrera gracias a dos cazatalentos infalibles, Pablo Blanco y Ernesto Chao, Lasso maduró en la fábrica de Nervión, con la que se proclamó campeón de la Copa de Campeones disputada en Vigo. Sin embargo, el veloz mediapunta no olvida sus raíces. “Me encanta pasar el tiempo con mis amigos”, dice alguien que cursa primero de Periodismo gracias a su amor por el fútbol. Su historia es curiosa. Borja vive en Reina Mercedes, estudió en el Colegio Claret y su mejor amigo, Jaime Soto, hijo del cantante José Manuel Soto y canterano del Real Betis, comparte su pasión por el periodismo. Acuden a diario a La Cartuja para recorrer un sendero difícil. “Desde siempre hemos querido estar vinculados al mundo del fútbol, y eso nos lo aporta el periodismo”. Quien habla es el propio Borja Lasso. Los caminos de la pandilla se separaron en infantiles. Borja apenas había cumplido los 13 años cuando Pablo Blanco y Ernesto Chao le reclutaron para la fábrica de la Carretera de Utrera. Sus inseparables amigos, Jaime Soto y Fon Cadaval, hijo de César Cadaval, demoraron su marcha un par de años. Ambos participaron en el histórico ascenso de la AD Cerro a Andaluza Cadete. Por aquel entonces, Borja ya se había proclamado campeón de Liga y subcampeón de Andalucía en infantiles y cadetes. “Nosotros no nos dejamos de ver nunca”, presume orgulloso. Amante de los spaguettis y de la música de Los Delincuentes, Borja sueña con debutar en la primera plantilla. “Es el sueño de cualquier canterano”, advierte un rendido admirador de Luis Alberto y el malaguista Isco. El domingo, el mediapunta anotó el gol decisivo que certificó la clasificación del Sevilla FC para los 1/4 de final del torneo del KO. El canterano habla con la franqueza de un adolescente, asiente con la firmeza de un comunicador nato y sueña con la inocencia propia de la juventud. “Siempre estaré con mis amigos”, asegura un tipo que, pese a los elogios, apuesta por la cordura. “El próximo reto de mi carrera es ganar la Copa del Rey”, admite. “No me gusta mirar más allá”, explica mientras sonríe. Jaime Soto buscará el éxito en la otra cantera, la de Heliópolis, pero ninguno de los dos olvidará jamás que en el albero del prolijo Colegio Claret soñaron con ser profesionales algún día.

  • 1