sábado, 20 abril 2019
18:59
, última actualización
Deportes

Bosch y Mel vuelven a zanjar el debate sobre el futuro del entrenador

Los dos insisten en que "no habrá problemas" para revisar la renovación del técnico en caso de ascenso.

el 26 abr 2011 / 21:01 h.

Pepe Mel y José Antonio Bosch.
Uno de los asuntos recurrentes en la actualidad del Betis, aunque se refiera al futuro, es la continuidad de Pepe Mel. Con tan delicado tema siempre hay que hilar muy fino. El vicepresidente, José Antonio Bosch, trató el futuro del entrenador el lunes y sus palabras -"le van a surgir muchas novias", "somos un club escasito como para pelear con la chequera"- suscitaron de nuevo un debate que también de nuevo fue abortado ayer por los protagonistas, el directivo y el técnico.

"Tenemos un entrenador magnífico. Lo único que dije, por piropear, es que posiblemente le surjan muchas novias. Nosotros queremos seguir con Pepe Mel, por supuesto", reiteró una vez más Bosch, esta vez en Radio Sevilla, donde recordó que la imprescindible revisión del contrato del entrenador es un asunto cerrado por el propio implicado. "Me dijo que eso no era problema ninguno, y el que surgió con el tema fue Pepe Mel, no yo", refirió Bosch, que añadió que "no sentarse a negociar es imposible, claro que habrá que hacerlo". "No podemos pretender tener a un entrenador en Primera con las mismas condiciones que en Segunda ni a un técnico como Mel que es más valioso que las condiciones que tiene en su contrato", sentenció.

Por parte de Mel, la mentalidad está muy clara. La negociación será más o menos difícil, pero su predisposición es máxima y su filosofía en esta situación es que se trata de un tema que de cara al equipo, y por tanto a su trabajo, sólo puede perjudicarle. "Está de más que repita mi compromiso con el club. No estoy aquí por dinero y yo llamé al señor Bosch para decirle que mi contrato nunca sería un problema para el Betis. No sé qué más hacer. Que la afición coree mi nombre y por la calle me den las gracias es una recompensa suficiente para mí. Que estén tranquilos, que todo lo que yo tenga en la mano para que el Betis esté tranquilo lo haré. Cuando dos personas se quieren entender, no hay problemas. Si el club quiere apostar por mí, no habrá ningún problema, yo quiero estar en el club donde tanto me ha costado llegar", afirmó en Punto Radio.

A Mel, además, no le cae bien hablar de estas cosas. "Suena muy feo", dice. Pero como se trataba de zanjar dudas, añadió: "Tengo un contraro irrisorio para Segunda y si subimos tendría uno normal para Primera. Nunca estaré en el Betis por dinero. Eso lo saben Bosch y la gente del Betis. Yo haré todo lo que esté en mi mano para estar en el Betis, hasta los límites prudenciales que marca el orgullo personal", matizó. En cuanto a la renovación que pactó con Oliver, Mel contó que "es un contrato muy normal para Primera, tan normal que sería menos que los contratos que han ganado otros aquí en Segunda", resaltó.

Tan convencido parece de que seguirá que Mel incluso dio su visión de cómo será el equipo. "Veo un Betis muy parecido al de ahora, con cuatro o cinco pinceladas", apuntó el madrileño, que confirmó que la idea es acordar todo. "Un fichaje nunca puede ser lo que diga el entrenador o el director deportivo. Tiene que haber consenso", apostilló.

Para Mel, "el Levante puede ser un buen ejemplo a corto plazo, pero a largo plazo el Sevilla hizo las cosas muy bien desde que estaba en Segunda con Caparrós y le dio frutos". "De todas formas, debemos tener nuestro propio sello, no queremos parecernos a nadie", aclaró.

  • 1