martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

BP prueba otro sellado mientras la mancha de crudo se acerca ya a Florida

Obama, «muy furioso», visita por tercera vez la zona afectada.

el 04 jun 2010 / 20:53 h.

TAGS:

Un biólogo rescata una gaviota en la costa de Luisiana.
El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó ayer que "parece que estamos logrando progresos" en la lucha contra el vertido de petróleo en el Golfo de México, después de que BP lograra colocar una campana sobre el pozo para enviar el crudo a un barco mediante una tubería.


Obama llegó, "muy furioso", a la costa de Luisiana para supervisar las tareas de lucha contra el vertido, en su tercera visita a la zona desde que comenzó el desastre, el 20 de abril.


Tras una sesión informativa con los responsables de la coordinación en la respuesta al vertido, Obama dijo que por el momento es demasiado pronto para ser optimista sobre el resultado del nuevo intento de contener el crudo, aunque consideró que al menos parece funcionar. El presidente estadounidense, que el miércoles se declaró "furioso" por lo que es ya el peor desastre ecológico de la historia de EEUU, arremetió, no obstante, contra BP por lanzar una campaña publicitaria para "mejorar su imagen".


En su visita, Obama también se reunió en la localidad de Grand Isle con empresarios y ciudadanos cuyas vidas e ingresos se han visto seriamente perjudicados por el vertido.
Durante su vuelo a Luisiana a bordo del Air Force One, el avión presidencial, Obama recibió una actualización de los esfuerzos para contener el derrame y la colocación el jueves de una campana sobre los restos del pozo averiado para enviar el crudo a la superficie a un contenedor.


El vicepresidente de BP afirmó ayer en una rueda de prensa telefónica que tras colocar la campana el procedimiento para capturar el petróleo "se desarrolla según lo previsto". No obstante, hizo un llamamiento a la cautela, pues la pieza se encuentra en su sitio sólo desde hace doce horas y se encuentra a 1.500 metros bajo el mar.


Previamente, Doug Suttles, el jefe de operaciones de la compañía, dijo que los hidrocarburos están llegando a un barco en la superficie. Las imágenes que BP ofrece del lugar de la fuga muestran cómo el petróleo se escapa por cuatro válvulas en la tapa colocada encima de la cañería, pero Suttles explicó en la cadena CNN que eso es normal.


El vertido comenzó tras la explosión y hundimiento en el mar de la plataforma de exploración petrolera Deepwater Horizon, en un incidente en el que murieron once personas. El Gobierno estadounidense exige que BP, que gestionaba la plataforma, se haga cargo de todos los costes de las tareas de limpieza y reparación, y ya presentó a la multinacional británica una primera factura de 69 millones de dólares (57 millones de euros).
Pese a todos los intentos de BP, la mancha negra de petróleo del Golfo de México está a seis kilómetros de las playas cercanas a Pensacola, en la costa noroeste de Florida, donde ya se han recogido fragmentos aislados de chapapote, informaron ayer las autoridades.
Según las proyecciones de la Administración de Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EEUU, oleadas del crudo derramado por un pozo petrolero submarino en el Golfo podrían tocar hoy las famosas playas cercanas a Pensacola.

  • 1