Local

Brasil rescata los dos primeros cuerpos y objetos del avión de Air France

Dos cuerpos y una poltrona del color azul que identifica a Air France fueron rescatados hoy por la Marina de Brasil en el Atlántico y suponen la primera evidencia palpable del desastre ocurrido el pasado domingo cuando desapareció un Airbus que había partido de Río de Janeiro hacia París con 228 personas a bordo.

el 16 sep 2009 / 03:52 h.

TAGS:

Dos cuerpos y una poltrona del color azul que identifica a Air France fueron rescatados hoy por la Marina de Brasil en el Atlántico y suponen la primera evidencia palpable del desastre ocurrido el pasado domingo, informaron fuentes oficiales. "Durante la mañana de hoy, a las 08.14 hora local (11.14 GMT), hubo confirmación del rescate en el mar de algunas piezas y cuerpos que pertenecían al Airbus" que había partido de Río de Janeiro hacia París con 228 personas a bordo, dijo en rueda de prensa el coronel Jorge Amaral.

El portavoz militar precisó que se trata de dos cuerpos de sexo masculino no identificados, y además de objetos que se presume que pertenecían al avión, como una poltrona del mismo color azul que utiliza la empresa francesa, con el número de serie 237011038331-0.

También fueron recogidos en alta mar una bolsa de cuero con un billete de Air France dentro, una mochila que contenía un ordenador portátil y una cartera con un certificado de vacunación, que se cree que pertenecían a algunos de los pasajeros.

Amaral explicó que el número de serie de la poltrona le ha sido transmitido a Air France, a fin de que la empresa confirme o no si pertenecía al Airbus A330-200 que desapareció en medio del océano, aunque todos los indicios llevan a presumirlo.

Según el coronel, existen informaciones de que también "están siendo recogidas máscaras de pasajeros y otros materiales", aunque declinó hacer más precisiones.

El portavoz dijo que los restos fueron hallados en los límites de la zona en que se han concentrado las búsquedas, que comenzaron el pasado lunes, tras confirmarse que el avión había desaparecido de los radares al filo de la medianoche del domingo.

El lugar del impacto se calcula en un lugar próximo a las islas de São Pedro y São Paulo, unos peñascos deshabitados situados a unos 704 kilómetros del archipiélago brasileño de Fernando de Noronha y a 1.296 kilómetros de Recife.

En torno a ese punto, se ha trazado un radio de 220 kilómetros, un área en la que hoy estaban en operaciones nueves buques aviones, además de un Falcon 50 y un Atlantic Rescue D franceses y un avión de patrulla marítima P-3C Orion de Estados Unidos.

Asimismo, operaban hoy en la zona buques militares de Francia y Brasil, así como navíos mercantes de distintas banderas.

Los cuerpos y los objetos fueron rescatados por la tripulación de la corbeta brasileña "Caboclo" y serán trasladados posteriormente a la fragata "Constitución", que se desplazará hacia un punto a unos 600 kilómetros de Fernando de Noronha, donde serán recogidos por un helicóptero.

"La previsión es que esos cuerpos lleguen a Fernando de Noronha durante la mañana de este domingo", indicó el vicealmirante Edison Lawrence, comandante del Tercer Distrito Naval de Brasil.

Los trabajos de identificación de los cuerpos, sin embargo, serán realizados posteriormente en Recife, donde el Ministerio de Defensa de Brasil ha instalado su principal base de operaciones, que cuenta incluso con cámaras frigoríficas para depositar los cadáveres.

Durante los últimos dos días, médicos de las Fuerzas Armadas han recogido muestras genéticas de los familiares de las víctimas que se encuentran en Río de Janeiro, a fin de acelerar la identificación de los restos que sean recuperados.

Los parientes de los pasajeros del avión fueron informados antes de que la noticia del hallazgo fuera comunicada a la prensa, tal como han decidido las autoridades brasileñas y francesas.

Según el coronel Amaral, "es una noticia triste, pero que da un cierto alivio, porque pone fin a la angustia de las familias"

Además, hoy se ha sabido que el Airbus emitió 24 señales de anomalías en sus sistemas durante los cuatro minutos previos a que saliera de la zona de localización del radar de Río de Janeiro. Aunque, por el momento, no se puede establecer la causa de estas anomalías, los investigadores indicaron que el día del siniestro las condiciones meteorológicas no eran "particularmente excepcionales".

El director de la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA), Paul Louis Arslanian, aseguró que "es demasiado pronto para conocer las causa del accidente", pero precisó que han comenzado a trabajar con los elementos que se están recopilando.

Entre estos, Arslanian destacó las "incoherencias" de velocidad registradas por los tres sensores con los que está equipado el aparato.

Esta diferencia de medición provoca la interrupción de ciertos sistemas automáticos del avión, entre ellos, el piloto automático.

"No sabemos si los sistemas se averiaron o si los apagaron de forma voluntaria los pilotos, lo único seguro es que dejaron de funcionar", indicó.

Para el director de la Oficina de Investigaciones y Análisis es prematuro decir si esa avería en los sistemas -que ya había sido detectada con anterioridad en otros aviones airbus A-330 similares- es la causa del accidente del vuelo entre Río de Janeiro y París.

Precisó que tampoco se conoce si con posterioridad a las señales de avería los sistemas automáticos volvieron a funcionar.

Arslanian pidió que no se saquen conclusiones en este punto de la investigación y aseguró que "los mejores especialistas en la materia en Francia están movilizados para hacer el mejor trabajo posible, en contacto con otros internacionales".

Sobre las "incoherencias" de velocidad registradas Arslanian informó de que las causas deben ser "diversas".

El BEA trabaja en coordinación con el Servicio meteorológico francés cuyo director adjunto, Alain Ratier, aseguró que no se registraron "condiciones excepcionales" para la zona y la estación del año.

Aunque no lo descartó "al cien por cien", Arslanian aseguró que "seria sorprendente" que la catástrofe hubiera sido provocada por una bomba a partir del análisis de los datos con los que se cuenta hasta ahora.

"La hipótesis de la bomba actualmente no es muy coherente con las informaciones que tenemos", afirmó Arslanian.

El avión con 228 ocupantes y que hacía el vuelo AF447, de Air France, partió de Río de Janeiro poco después de las 19.00 hora local (22.00 GMT) del pasado domingo y tenía como destino el aeropuerto parisino de Roissy Charles de Gaulle.

Las autoridades brasileñas explicaron que tuvieron un último contacto con el avión unas tres horas y media después de su partida a las 22.33 hora local (01.33 GMT), cuando se disponía a ingresar en el espacio aéreo de Senegal

  • 1