Economía

Bruselas alega estar de puente para no levantar toda la alerta sobre Andalucía

Se eliminó para Almería, no para Málaga, que ha de esperar al lunes al ser festivo para la Comisión Europea.

el 03 jun 2011 / 21:21 h.

Destrucción de cosechas de pepinos en Suiza, donde también ha llegado el impacto de la crisis.

Bruselas ha levantado la alerta sanitaria impuesta a los pepinos de Almería, tras los análisis que confirmaban que estaban libres de la bacteria E.coli, aunque no para los de Málaga, sobre los que también se estaban efectuando analíticas. Éstas concluyeron el pasado jueves y fueron inmediatamente enviadas a la Comisión Europea por la Administración española, pero cuál sería su sorpresa cuando la comunitaria respondió: estamos cerrados por vacaciones.

En efecto, dos días festivos en la capital belga más otros dos días inhábiles, hoy y mañana, obligan a aplazar hasta el próximo lunes el levantamiento total de las sospechas que, injustamente, aún recaen sobre las cosechas de la comunidad, y semejante demora ha indignado -todavía más si cabe- a la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía.

En el departamento que dirige Clara Aguilera no esconden su enfado por el retraso y menos que se alegue que los funcionarios se encuentran de descanso, "porque el campo andaluz, en especial las frutas y hortalizas, fue metido por la propia Comisión Europea dentro de una alarma precipitada; se está jugando mucho, las pérdidas económicas y laborales son cuantiosas, y cuanto antes se debe restaurar su imagen", según indican en esa Consejería.

No quieren echar más leña al fuego, toda vez que la gente ha interpretado que ya el Ejecutivo europeo ha erradicado la alerta sanitaria sobre todas las zonas españolas productoras de pepinos, pero realmente no ha sido así. La analítica a los pepinos malagueños -producto, agua, suelo- también ha resultado negativa, y por ello se demanda celeridad de Bruselas para sentenciar que, en efecto, así es.

Mientras tanto, las secuelas se siguen sufriendo, y aún hay mercados comunitarios que rechazan no sólo los pepinos, sino también otras frutas y hortalizas de cualquier provincia andaluza. El sector cifra en "miles de empleados" los que, en la comunidad, se quedarán sin trabajar en la recogida de cosechas y en los centros para manipularlas -en éstos, las plantillas están compuestas en su mayoría por mujeres-. Aquí entran desde tomates hasta zanahorias, pasando por nectarinas, melones o sandías. Todo ha quedado en el mismo saco.

Así, en Mercasevilla indicaron ayer que habían sufrido un fuerte retroceso en las exportaciones y en las ventas en general de este enclave de abastecimiento de hortalizas y frutas, mientras que hay cada vez más hipermercados y supermercados que conciben campañas para promocionar la huerta española.

No en vano, UGT y CCOO han reclamado a las administraciones que cifren el "impacto laboral" de esta crisis, mientras que las asociaciones del campo aconsejan a sus socios que comiencen a cuantificar sus pérdidas para reclamar compensaciones. En UPA-Andalucía, además, han elaborado un informe jurídico para denunciar a las autoridades germanas que, por su cuenta y riesgo, realizaron la acusación contra la producción española.

Por su parte, el Gobierno alemán reiteró ayer el ofrecimiento al español para que la Comisión Europea arbitre ayudas al sector español de frutas y hortalizas. Eso sí, volvió a sacudirse las culpas al señalar que no apuntaron directamente a España, y que también ha habido pérdidas en Alemania.

Y además
El Defensor del Pueblo pide responsabilidades. El Defensor del Pueblo Andaluz pidió ayer a su homólogo europeo que analice el papel de las autoridades de la UE en esta crisis y los perjuicios que ha tenido la atribución del brote bacteriano a los productos hortofrutícolas andaluces. José Chamizo consideró necesario iniciar una actuación ante el Defensor del Pueblo Europeo.

El Gobierno pone en alerta a los microbiólogos. El vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció ayer que pondrá "en alerta" a microbiólogos de los centros investigadores españoles para estudiar la nueva bacteria E.coli detectada en Alemania, a pesar de que no existen casos de personas infectadas en nuestro país.

La fruta de hueso sufre también el impacto. La Asociación de Empresas Productoras de Frutas y Hortalizas y Exportadoras de Andalucía y Extremadura, Asociafruit , señaló ayer que la campaña de fruta de hueso será un "desastre" por la crisis del pepino.

Aguilera reclama que la UE financie ahora promociones. La consejera andaluza de Agricultura, Clara Aguilera, aplaudió ayer al comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, por su actuación en esta crisis, pero criticó abiertamente al departamento de Sanidad, que no ha estado, dijo, a la altura de las circunstancias. Aguilera indicó que la Unión Europea debería sufragar campañas de promoción. "Vamos a pedirlo y se deben articular mecanismos e instrumentos excepcionales porque la crisis es excepcional".

  • 1