viernes, 14 diciembre 2018
06:59
, última actualización
Economía

Bruselas avisa del serio "riesgo" de quedarse sin fondos en 2012

El Presupuesto se congela para el próximo año pese a que la Eurocámara y la CE pedían aumentarlo

el 19 nov 2011 / 20:43 h.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en una imagen de archivo.

La Unión Europea (UE) ha acordado un incremento de sus presupuestos para el próximo año en un 2%, hasta 129.088 millones de euros, tras más de quince horas de negociaciones que culminaron a primera hora de la mañana de ayer.

Cabe considerar la exigua subida como una congelación dentro de los planes de austeridad del organismo, puesto que el alza porcentual sólo ajusta esas cuentas a la inflación prevista, según explicó el subsecretario de Estado de Finanzas de Polonia, Jacek Dominik. Es decir, no hay un crecimiento real de los gastos y las inversiones.

El comisario de Presupuesto, Janusz Lewandowski, declaró a la prensa que las nuevas cuentas comunitarias son consecuencia la situación económica actual. "Se trata de un presupuesto de austeridad, ya que la mayoría de los Estados miembros se encuentran en mitad de una seria crisis financiera", explicó.

En este sentido Lewandowski, quien había solicitado aumentar el presupuesto europeos un 5%, advirtió de los peligros que comporta el reducido incremento de los fondos.
"Ahora nos arriesgamos a que la Comisión Europea se quede sin fondos a lo largo del próximo año y, por lo tanto, no sería capaz de cumplir sus obligaciones financieras para con los beneficiarios de los fondos de la UE", indicó el comisario.

Y esto se debe a que los socios de la UE, al pactar limitar sus propias contribuciones comunitarias, no accedieron a la exigencias del Parlamento Europeo para incrementar los compromisos de gasto hasta 147.000 millones de euros. "Los compromisos de hoy son los pagos del mañana", señaló el comisario, quien alertó seriamente de que "se está jugando a algo muy peligroso". La Eurocámara había reclamado un aumento del 5,2%, con un total de 133.139 millones de euros.

Y esta petición se debía sobre todo a la "preocupación" del Parlamento por fomentar la competitividad empresarial con el fin de impulsar el crecimiento y el empleo, subir las ayudas para los territorios palestinos y, por último, reforzar las subvenciones para la agricultura.

Al final, el Presupuesto europeo pactado por los parlamentarios y los gobiernos representa el 0,98% del PIB (Producto Interior Bruto) de la UE. En la partida de compromisos, los países y la Eurocámara acordaron un importe de 147.232 millones de euros, unos 500 millones menos de lo que habían pedido la Comisión Europea y el Europarlamento, y unos 990 millones más de lo que habrían querido los Veintisiete.

Pero la derrota es, principalmente, para el Parlamento, y ello pese al reciente refuerzo de competencias que se le ha asignado -con poder de codecisión en algunas materias, por ejemplo en la PAC-.

El texto definitivo de las cuentas de la UE será aprobado en el Ecofín (Consejo de Ministros de Economía y Finanzas) del próximo día 30, según informaron ayer fuentes comunitarias. El presupuesto es financiado en su mayor parte con las contribuciones de los Estados miembros.

Dado que éstos tienen fuertes tensiones internas y, en la mayoría de ellos se han recortado las cuentas públicas, era lógico que la austeridad se trasladara también el ámito de la Unión.

  • 1