Local

Bruselas levanta la alerta sobre los pepinos andaluces

La UE    evita criticar a Berlín por el error que condujo al veto a las hortalizas españolas mientras que la Abogacía del Estado estudia acciones legales.

el 01 jun 2011 / 18:34 h.

TAGS:

Un trabajador arranca la plantación de pepino de un invernadero en Almería, debido a la falta de venta del producto.

Un día después de que Alemania confirmara que los pepinos españoles eran inocentes del brote epidémico de E. coli que aún se propaga por el norte de ese país, la UE decidió ayer levantar la alarma sanitaria sobre esta hortaliza. La decisión de hacerlo de forma oficial se adoptó tras una conversación telefónica mantenida ayer entre la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, y el Comisario de Salud y Política de Consumidores, John Dalli. Queda que los países socios eliminen el veto, que también aplica Rusia.

En dicha conversación, Pajín informó a Dalli de que todas las analíticas de suelo, agua y hortalizas realizadas en España a las muestras tomadas en la explotación de Almería están libres de la bacteria E.Coli enterohemorrágica. Asimismo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (Aesan) facilitó esos resultados a las autoridades europeas, que decidieron retirar la alerta contra los productos españoles.

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad destacó el papel de la Junta y que esta decisión "es un paso muy importante para devolver cuanto antes la normalidad al sector hortofrutícola español". No obstante, el Ejecutivo se reserva, en cualquier caso, el derecho a emprender acciones legales contra las autoridades de Hamburgo que atribuyeron a los pepinos españoles la infección por la bacteria Escherichia coli que ha causado varias muertes en Alemania.

Sin embargo, el peso que tiene este país en la UE ha provocado que las autoridades europeas se muestren tibias. El comisario Dalli evitó ayer criticar a las autoridades alemanas por la gestión de la crisis, pero, eso sí, exigió a Berlín que "intensifique los esfuerzos" para detectar la fuente de la contaminación.

"Insto a los estados miembros, Alemania en especial, para que intensifiquen sus esfuerzos", dijo, tras confirmar que las pruebas realizadas a los pepinos españoles en ese país no han detectado la presencia de la cepa responsable de la grave intoxicación.

El comisario pidió "calma" a la opinión pública y tachó de "desproporcionada" cualquier medida que bloquee el comercio de hortalizas españolas, porque el "epicentro" de la infección "está en los alrededores de Hamburgo".

Esto, en cualquier caso, no calma los ánimos de las autoridades españolas y de los agricultores. Así, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, anunció que la Abogacía del Estado está estudiando toda las acciones legales disponibles para pedir indemnizaciones por los "perjuicios" generados al sector hortofrutícola español. En este sentido, Caamaño afirmó que parece "evidente" que se ha desatado "una alerta sin fundamento".

Acerca de las compensaciones económicas que se van a articular para resarcir al sector del daño causado y del trabajo "que se ha echado por tierra" tras la alerta sanitaria, el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, avanzó que, al margen de los mecanismos que ya contempla la CE, se está estudiando la posibilidad de implementar "algunos nuevos" que no detalló.

En la misma línea, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que se reunió ayer con Rubalcaba y el sector en Almería para abordar esta crisis, aseguró que el Gobierno andaluz será "el altavoz de los agricultores" y defendió que "es el momento de las compensaciones".

Precisamente compensaciones es lo que lleva reclamando el sector en Andalucía en los últimos días después de las pérdidas millonarias que les ha supuesto esta crisis. A ellos se unió ayer la patronal CEA, que exigió a Gobierno y Junta que se establezcan las indemnizaciones pertinentes.

Tras la decisión de algunas cadenas de no vender pepino español, COAG lanzó un "llamamiento público" a consumidores españoles para que no compren en "todo aquello que huela" a las cadenas Lidl, Aldi "o a Alemania" y advirtió de que "no pararan" hasta devolver el daño infringido al sector hortofrutícola con un "ataque a su médula espinal".

Y el país vecino aprovecha la coyuntura para vender sus alimentos. Los productores hortícolas franceses hicieron un llamamiento a los consumidores del país a exigir el origen francés de los productos.

  • 1