miércoles, 19 diciembre 2018
05:41
, última actualización
Local

"Bruselas no escribe la reforma laboral"

Las recetas frente a la crisis, las nuevas relaciones de la UE con Marruecos o el Banco Central Europeo salieron a debate

el 24 feb 2012 / 19:46 h.

TAGS:

El foro se celebró en el Meliá Colón de Sevilla.

"Bruselas nos dice que hay que hacer una reforma laboral pero Bruselas no ha escrito ningún decreto ley, lo hizo el Gobierno de España, cada palo que aguante su vela". El antiguo embajador de España en Marruecos y ante la Unión Europea defendió en el coloquio posterior a su intervención en el Foro Hablemos de Europa, organizado por El Correo con el patrocinio de la Comisión Europea, que la sensación generalizada de intervencionismo de la Unión Europea en la economía o en las decisiones políticas de los gobiernos miembros, no es tal. "Bruselas somos nosotros. Ese Washington europeo es nuestro y somos accionistas", alertó, y defendió que hay varias vías para salir de la crisis. "Dentro de las decisiones de lucha contra el déficit hay diferentes dosificaciones. Esta reforma laboral es una opción. Que nadie piense que hay varitas mágicas, no es ‘o esto o el caos'", aseveró.

Con numerosas intervenciones y un debate vivo entre el grupo de invitados a la charla, sobre la mesa estuvo la crisis, las políticas económicas adoptadas por Bruselas, Merkel y Alemania, la necesidad de reforzar los controles democráticos en Europa o el futuro del euro. Pero si hubo un ingrediente central fue la nueva relación de Europa con Marruecos, marcada por dos últimas decisiones de calado para Andalucía: la extinción del acuerdo de pesca y la apertura de las fronteras europeas a los productos agrícolas marroquíes.
Marruecos. Planas, que además de tener una extensa trayectoria profesional y política como embajador en Marruecos fue consejero de Agricultura del Gobierno andaluz, hizo especial hincapié en la necesidad de recomponer las relaciones con el país vecino. "Para nosotros es fundamental el acuerdo con Marruecos, un país amigo con quien tenemos una relación tan estrecha. Lo que le ha hecho el Parlamento europeo (se refiere al tema pesquero) es un feo democrático que no merece sin duda Marruecos porque está en un proceso muy positivo dentro de la primavera árabe, que viene de atrás".
Ante la pregunta del presidente de Cartuja 93 y también exconsejero andaluz del ramo, Isaías Pérez Saldaña, sobre si es posible recomponer estos lazos, fue optimista: "Hay posibilidad de futuro, creo que sí, porque hay voluntad por ambas partes".

El secretario general de CCOO en Andalucía, Francisco Carbonero, puso sobre la mesa la reacción del campo andaluz ante la apertura de fronteras al campo marroquí. "Los andaluces respecto a Marruecos tenemos que mirarnos un día tranquilamente al espejo y ver en el Norte de Africa no al adversario, sino la plataforma hacia nuestro progreso. Tenemos una actitud cínica. No se puede criticar que entren tomates de Marruecos y el mismo que lo critica se va a sembrar a Marruecos". En la misma línea el vicesecretario general de UGT-A, Dionisio Valverde, insistió en que muchos empresarios andaluces están cultivando fresa en Marruecos. Planas fue prudente pero no lo negó: "Tanto en Larache como en Agra la producción de tomate y pepino son andaluces, los que lo producen y lo exportan". El arabista Rafael Valencia insistió en la necesidad de constituir empresas mixtas.

Volviendo a las recetas europeas contra la crisis, Planas dejó claro que hay que luchar contra el déficit público: "Dejar mucha deuda para las sucesivas generaciones es como dejarle deudas a un hijo, una auténtica injusticia". Con un pero: "Si no hay actividad económica, aquí no va a pagar ni Dios".

La consejera de Estado, la socialista Amparo Rubiales, consideró "esencial" ese control democrático al que apeló Planas, pero se preguntó "cómo se entiende esto con lo que se ha hecho en Grecia e Italia poniendo a dos señores" que sustituyeron a otros salidos por sufragio universal. "Eso no es profundizar en la democracia", insistió Rubiales. Sobre esto advirtió la eurodiputada Carmen Romero, quien señaló que ahora en Bruselas hay "una dimisión de la política a favor de los expertos".

El exconsejero andaluz de la Presidencia admitió que su euforia inicial sobre el euro es hoy "más matizada" aunque insistió en subrayar de la moneda única su "vertiente positiva". Sobre el Banco Central Europeo ironizó con que "tiene una virtud, haber sido construido sobre el modelo del Banco Central Alemán. Y un problema: Haber sido construido sobre el modelo del Banco Central Alemán". Planas subrayó el poco peso de la deuda pública en manos de la entidad europea, frente a casos como el Banco Central Británico. "En España, nosotros tenemos un problema de deuda pública pero el problema de verdad es de deuda privada", incidió.

La profesora de Derecho Internacional Mary Cruz Arcos y el articulista de El Correo Antonio Zoido subrayaron la necesidad de hacer pedagogía de Europa desde las escuelas. "Apenas se va a hablar de Europa en la campaña electoral andaluza. Hay qué discutir en voz alta qué nos jugamos y cómo respondemos ", defendió Planas.

El cónsul de Marruecos en Sevilla, Ahmed Moussa, deseó que la crisis pase pronto: "En Andalucía hay más de 117.000 ciudadanos marroquíes trabajando y ellos son los primeros que sufren esta crisis", recordó. En las relaciones entre ambos países confió en que siga reinando la "complicidad".

Para concluir quizás valdría esta frase del exembajador que, tras vivir muchos años fuera, ha vuelto a España y tiene una impresión: "El pesimismo ambiental que veo me parece terrible. Esto tiene salida y nadie puede pretender que porque haya pesimismo todo el mundo se ponga de luto. Hay más de una salida y todos los elementos son debatibles. Hay debate y hay partido".

  • 1