viernes, 16 noviembre 2018
14:24
, última actualización
Economía

Bruselas recela de los ingresos que prevé Rajoy con su plan antifraude

La Comisión advierte de que la recaudación procedente del programa de lucha contra la evasión fiscal "no está garantizada". Lejos de bajar, la prima de riesgo sigue al alza

el 06 ene 2012 / 18:37 h.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, en una imagen de archivo de noviembre pasado.
La Comisión Europea ha saludado este viernes las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno de Mariano Rajoy como su intención de poner en marcha en breve un plan para combatir el fraude fiscal como forma de contribuir a reducir el déficit en España, pero no ha querido anticipar si los ingresos de alrededor de 8.171 millones de euros en 2012 previstos por el Ejecutivo español constituyen una cifra "realista" ni si será suficiente para compensar el desvío del déficit correspondiente a 2011.

"Saludamos las medidas presentadas por el Gobierno español el 30 de diciembre y también saludamos las que se presentaron ayer", ha asegurado el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly, en declaraciones a la prensa preguntado si las nuevas medidas serán suficientes para compensar el desvío de al menos dos puntos, hasta el 8%, de déficit previsto por el Ejecutivo español en 2011 frente al 6% pactado.

El portavoz ha evitado anticipar si las nuevas medidas contra el fraude fiscal serán suficientes para compensar este desvío, junto con los recortes de gasto y de aumentos de ingresos vía subida de impuestos como el IRPF, el IBI y el que grava el capital anunciados el pasado 30 de diciembre por valor de más de 15.000 millones, equivalentes en este caso al 1,5% del PIB español.

"Necesitamos analizarlas en profundidad ahora. Las recibimos ayer por la tarde, de modo que necesitamos tiempo para analizarlas con más detalle, saber cuáles son medidas estructurales, medidas de gasto y de ingresos. En cuanto tengamos una evaluación completa haremos una declaración", ha justificado Bailly, que ha insistido sin embargo en que el Ejecutivo comunitario ya ha lamentado "el desvío considerable" del déficit para 2011.

Sin embargo, Bruselas se muestra cauta sobre cifras concretas de ingresos estimados por la limitación del fraude fiscal que bajara el Gobierno español, tal y como ya ha manifestado en el caso de otros socios comunitarios porque en su opinión "es una cifra no garantizada porque al final se necesita aplicar y no se puede estar seguro desde el principio de que se llegue a esta cifra concreta de la lucha contra el fraude fiscal", ha explicado el portavoz.

"No sé si esta cifra en el caso de España es creíble o no. Es una preocupación particular que tenemos con todos los Estados miembros cuando presentan este tipo de medidas, que son muy importantes. Apoyamos la lucha contra la evasión fiscal", ha agregado Bailly.

"Todos los Estados miembros están introduciendo medidas más fuertes para luchar contra la evasión fiscal. Por eso estamos intentando tener una visión horizontal del tipo de medidas que están aplicando y somos muy precavidos cuando hay cifras muy concretas y exactas en los ingresos", ha precisado.

El portavoz ha rechazado pronunciarse sin embargo sobre el plan del Gobierno español de someter las cuentas de las comunidades autónomas a un examen 'ex ante' del Ejecutivo central con el objetivo de garantizar el cumplimiento de los objetivos de déficit ni precisar si se trata de una imposición desde Bruselas. "No tengo un comentario al respecto", ha zanjado.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, avanzó esta semana en una entrevista con el 'Financial Times' que el Ejecutivo central estudia aprobar en marzo una ley para controlar los presupuestos autonómicos antes de su aprobación.

Mientras, los mercados siguen recelando y ayer la bolsa española cedió casi el 0,5% y la prima de riesgo se resistía a bajar y, de hecho, escaló a 384 puntos básicos.

Y otros países. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, reclamó ayer a Bélgica, Chipre, Hungría, Malta y Polonia más medidas de consolidación fiscal para garantizar que cumplen su objetivo de reducir sus respectivos déficit al 3% del PIB a finales de 2012, tras empeorar la perspectiva de crecimiento.

Rehn instó al Gobierno belga a adoptar “en los próximos días” nuevas medidas de consolidación fiscal por valor de al menos entre el 0,3 y el 0,5% del PIB estatal, es decir, entre 1.200 y 2.000 millones de euros. “Esto nos permitiría concluir por el momento, en base a las perspectivas de otoño pasado de los servicios de la Comisión Europea, que Bélgica ha asumido un esfuerzo fiscal necesario para un déficit inferior al 3% del PIB en 2012”.

De hecho, Bélgica no tardó en reaccionar y ayer mismo adelantaba que adoptará iniciativas adicionales para el recorte del gasto y el incremento de ingresos el mes de febrero, coincidiendo con la prevista revisión del presupuesto para 2012. “No las comunicaremos hasta que hayamos hablado con el comisario Olli Rehn”, según explicó el viceprimer ministro y ministro de Finanzas belga, Steven Vanackere. 

 

  • 1