sábado, 17 noviembre 2018
00:04
, última actualización
Local

Bruselas se resigna a las dos velocidades y el BCE enfrenta a París y Berlín

Angela Merkel afirma estar dispuesta a ceder soberanía alemana en favor de la Eurozona.

el 16 nov 2011 / 20:34 h.

TAGS:

Cada vez cuesta más trabajo mantener unida a la Eurozona, una cuestión que se muestra con más evidencia tras los ataques padecidos por las deudas de los denominados países periféricos en las últimas semanas. Estos no pueden ir al ritmo que le marca la locomotora europea, Alemania, aunque tampoco a esta le viene bien frenarse a cada momento para esperar al furgón de cola. Ante esta perspectiva, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, defendieron un mayor refuerzo de la cooperación entre los países de la Eurozona ("entre los 17, ni más ni menos", resaltó el presidente del Consejo Europeo en referencia a los supuestos planes de París y Berlín de reducir su tamaño) y pidieron "desdramatizar" el debate sobre "una Europa a dos velocidades".

"Es perfectamente natural que los que comparten una moneda común tomen decisiones juntos", dijo Van Rompuy, quien confirmó su intención de convocar a partir de ahora cumbres del Eurogrupo después de cada reunión del Consejo Europeo.

"No debe haber ninguna división entre los actuales 17 Estados miembros (de la Eurozona) por un lado y los otros diez (países de la UE), la mayoría de los cuales tienen como vocación unirse al euro", insistió el presidente de la Comisión.

En este contexto, la UE se plantea reforzar sus poderes para intervenir directamente en los presupuestos nacionales de los Estados miembros y suspender el derecho de voto de los que no apliquen los ajustes pactados, así como la creación de eurobonos, como recetas para reforzar el gobierno económico de la Eurozona y combatir la crisis de deuda, según anunció Van Rompuy.

En el mismo debate, Barroso avisó de que "nos enfrentamos a una crisis auténticamente sistémica" que "puede requerir medidas adicionales y muy importantes". Barroso anunció que el próximo día 23 presentará las primeras propuestas para reforzar la vigilancia sobre los países con déficit excesivo y con opciones para poner en marcha eurobonos.

Por su parte, Merkel expresó sus dudas respecto a la capacidad del Banco Central Europeo (BCE) para resolver los problemas de la Eurozona "bajo los tratados actuales", mientras que mostró la disposición de Alemania a ceder parte de su soberanía si con ello contribuye al fortalecimiento de la Zona Euro y a generar mayor confianza en el euro. Con ello, mostraba sus diferencias con el líder francés, Nicolas Sarkozy, quien ha pedido que el supervisor intervenga más activamente en la compra de bonos. "En la manera en la que vemos los tratados, el BCE no tiene la posibilidad de resolver estos problemas", aseguró Merkel. A este respecto, la canciller germana no dudó en subrayar la "disposición de Alemania para ceder una parte de su soberanía" para fortalecer así las instituciones de la UE, para lo que considera necesario afrontar cambios en los tratados.

"Alemania considera necesario demostrar a los mercados y a la opinión pública que el euro se mantendrá unido y que será defendido, pero también que estamos listos para ceder un poco de soberanía, declaró la canciller, quien apostó publicamente por un euro "de 17 miembros".

Por otro lado, Merkel volvió a rechazar la posibilidad de emitir los conocidos como eurobonos.

  • 1