lunes, 19 noviembre 2018
06:17
, última actualización
Local

Bruselas someterá a mayores controles las cuentas de España

El Ejecutivo comunitario tendrá más poderes para proponer cambios en el Presupuesto nacional

el 21 nov 2011 / 00:12 h.

TAGS:

La ministra saliente de Economía y Hacienda, Elena Salgado, en una imagen de archivo.

La Comisión Europea propondrá el miércoles reforzar la vigilancia sobre los países con déficit público excesivo, como es el caso de España, para evitar un agravamiento de la crisis de deuda. Italia ha aceptado ya someterse a la supervisión de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque no está recibiendo asistencia financiera.

La nueva norma dará poderes a la UE para pedir cambios a los presupuestos de los Estados con problemas antes de su aprobación parlamentaria y recomendar enmiendas a lo largo del año. No obstante, los parlamentos nacionales seguirán teniendo la última palabra porque lo contrario exigiría un cambio del Tratado de la Unión Europea.
El Ejecutivo comunitario presentará, además, diferentes opciones para la emisión de eurobonos, con una evaluación de las implicaciones financieras y jurídicas de cada una.

Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, ha insistido en los últimos días, con el respaldo de otras naciones europeas como Finlandia, su oposición a esta iniciativa. Berlín teme que esa medida encarezca sus costes de financiación y elimine los incentivos para hacer reformas en los países con problemas, entre ellos España.

La nueva normativa sobre vigilancia reforzada se aplicará a los países que se encuentran en un procedimiento sancionador por déficit excesivo debido a que superan el umbral del 3% de déficit que autoriza el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. En la actualidad, este tipo de supervisión sólo se usa con los países comunitarios rescatados: Grecia, Portugal e Irlanda.

La legislación "permitirá a la Comisión y al Consejo examinar los borradores de los presupuestos nacionales exante y adoptar una opinión sobre ellos antes de que sean aprobados por los parlamentos nacionales, solicitando una segunda lectura en casos graves".

"Además, la Comisión vigilará la ejecución presupuestaria y, si es necesario, sugerirá enmiendas a lo largo del año", según adelantó el presidente, José Manuel Durao Barroso, en una comparecencia ante la Eurocámara.

Barroso aclaró que, de acuerdo con esa propuesta comunitaria, "la última palabra sobre los presupuestos nacionales la seguirán teniendo los parlamentos nacionales".

No obstante, Alemania, Países Bajos o Finlandia ya han pedido ir mucho más lejos y realizar un cambio en los Tratados para que la UE pueda intervenir directamente en los presupuestos de los socios "incumplidores", que perderían así una parte sustancial del control de sus cuentas públicas.

Eurobonos. Por lo que se refiere a los eurobonos, el presidente del Ejecutivo comunitario sostuvo que "serán vistos como algo natural cuando alcancemos nuestro objetivo de una gobernanza reforzada y, por supuesto, disciplina y convergencia en la Eurozona".

Estos "bonos de estabilidad", según los define el propio Durao Barroso, "podrían, si están bien diseñados, reforzar la estabilidad financiera y la disciplina fiscal en la Eurozona y facilitar así un crecimiento económico sostenible y la creación de empleos,

  • 1