lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Buenafuente hará de la gala de los Goya «un show de TV»

El cómico y presentador ha sido seleccionado para presentar la ceremonia

 

el 16 nov 2009 / 20:09 h.

Àlex de la Iglesia y Buenafuente, que se presentó amordazado.

Andreu Buenafuente será el encargado de presentar la gala de entrega de los XXIV premios Goya, que se celebrará el 14 de febrero del año próximo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. El objetivo es dar a la ceremonia el carácter de un programa de televisión "que funcione", en el que no falte el humor, afirma Álex de la Iglesia, director de la Academia del Cine.

 También primará el "factor sorpresa", que al director cinematográfico le gustaría que llegara con la presencia en la gala de grandes ausentes en anteriores ediciones, como Almodóvar o Garci.

Buenafuente, quien confiesa que la labor supone un "reto", ha adelantado que pretende convertir la gala de los Goya en un show televisivo que responda "al talento de fabricación de espectáculo que hay en España y que es muy grande". "No tengo miedo pero sí ganas de que lo que tengo en la cabeza pueda verse en el espectáculo", ha explicado el cómico catalán, quien considera positivo que conduzca la gala alguien de fuera del cine, con una mirada "neutral" y "cachonda", pues puede reírse "de todos y con todos" sin herir sentimientos ni despertar rencores.

Pese a que Buenafuente llegó a la sede de la Academia amordazado, como si De la Iglesia le hubiera obligado a ser el presentador de la gala ("me ha costado convencerle", bromeó el director), el cómico afirmó sentirse "muy contento" tras ser el elegido. "Es un reto como cómico y como presentador", afirmó Buenafuente, quien ha comenzado a perfilar la gala con la productora El Terrat y en la que contará con colaboradores suyos del programa que presenta en laSexta.

Por primera vez no habrá publicidad durante la retransmisión de la gala, "un reto para las vejigas de los espectadores", ha bromeado Buenafuente. Apostará por una gala "abierta" y "muy de televisión", porque, a su juicio, se trata de transmitir al público que la entrega de los Goya "no es una fiesta cerrada del cine, sino una fiesta de todos los que aman el cine español". "Pero no quiero jugar a intentar suplir con humor la falta de ganas y presupuesto, queremos hacer algo digno", ha subrayado el presidente de la Academia, para quien, en este contexto de ciris, la austeridad no impedirá tener una gran ceremonia.

  • 1