viernes, 18 enero 2019
08:56
, última actualización
Local

Buscando a Nemo

Las larvas de pez payaso pueden nadar hasta 400 kilómetros en busca de un hogar.

el 18 sep 2014 / 12:14 h.

TAGS:

NemoLas larvas de pez payaso pueden nadar hasta 400 kilómetros en busca de un hogar y hacer frente a los cambios ambientales, según un estudio publicado en 'Plos One'. El pez payaso --muy popular por encarnar al protagonista de la película animada Buscando a Nemo-- pasa toda su vida adulta bajo la protección de su anémona de acogida, pero este trabajo muestra que cuando son crías a veces vagan por el océano abierto. "En el pasado no hemos sabido dónde van, pero ahora hemos conseguido una visión poco común sobre lo lejos que pueden nadar, cruzando grandes extensiones de océano para encontrar un nuevo hogar", dice el coautor del estudio, el doctor Hugo Harrison, del Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral (Coral CoE) en la Universidad James Cook, en Australia. "Saber lo lejos que se dispersan las larvas nos ayuda a entender cómo las poblaciones de peces pueden adaptarse a los cambios ambientales -afirma el doctor Harrison--". Como parte del estudio internacional, el coautor Stephen Simpson, de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, dirigió a un equipo de investigadores en el sur de Omán, donde se recogieron muestras de las dos únicas poblaciones conocidas de pez payaso en ese país, 'Amphiprion omanensis'. "Sólo hay dos sistemas de arrecifes de coral a lo largo de esta costa y están separados por 400 kilometros de agua oceánica --detalla el doctor Simpson--. Con el fin de persistir, los peces deben migrar entre estas dos poblaciones". El equipo de investigación recogió muestras de tejido de casi 400 peces payaso y utilizó la huella de ADN para identificar los peces que habían emigrado entre las dos poblaciones. MIGRACIONES REGULARES El estudio encontró que los peces estaban realizando migraciones regulares de una población a otra y, al hacerlo, viajaban a lo largo de 400 kilometros de océano abierto. "Eso es un viaje épico para estos pequeños tipos. Cuando lo hacen de nuevo a los arrecifes, tienen sólo unos pocos milímetros de longitud y sólo unos pocos días para que ir allí, así que deben utilizar las corrientes marinas para ayudar a su migración", concreta el doctor Simpson. Los investigadores encontraron que la mayoría de los peces viajaban de norte a sur, mientras que muy pocos viajaron en la dirección opuesta. Esta dirección corresponde a las corrientes marinas dominantes en la región, que son impulsadas por el monzón de invierno. Los migrantes de segunda generación también estaban presentes en las dos poblaciones, lo que sugiere que después de terminar su fase de dispersión, los migrantes se asientan en anémonas y sobreviven el tiempo suficiente para reproducirse. Según Simpson, es la mayor distancia que han sido capaces de rastrear sobre la dispersión de los peces de arrecife de coral y los resultados muestran cómo puede ser la conexión del medio marino. "Los resultados cambian nuestra comprensión de las poblaciones marinas. No son pequeñas y separadas como a menudo asumimos, más bien, a menudo, son grandes e interconectadas", resume.

  • 1