Local

Buscando piso a los 80 años

Vivió durante 34 años en la casa de la que ayer fue desahuciado, y ahora a sus 80 años está a la espera de que Otainsa le proporcione una VPO. Además este hombre es okupa desde 2005 de un bloque en San Bernardo como acto de protesta porque el casero no le arreglaba su vivienda.

el 15 sep 2009 / 00:29 h.

TAGS:

Vivió durante 34 años en la casa de la que ayer fue desahuciado, y ahora a sus 80 años está a la espera de que Otainsa le proporcione una VPO. Además este hombre es okupa desde 2005 de un bloque en San Bernardo como acto de protesta porque el casero no le arreglaba su vivienda.

Con 80 años de edad, Cristóbal León, albañil de profesión y vecino del barrio de San Bernardo, fue desalojado ayer de la vivienda de la calle Guadaíra en la que residía en régimen de alquiler antiguo y por la que pagaba 20 euros mensuales.

Debido al estado de abandono que presentaba la vivienda, Cristóbal ya no vivía allí. En 2005, él, junto con otros vecinos que se encontraban en situaciones similares, ocuparon ilegalmente el bloque de 15 viviendas que la inmobiliaria Prasa construyó en San Bernardo 52 y que más tarde compró el Ayuntamiento para convertirlas en viviendas de protección oficial.

A las 9.00 horas de la mañana de ayer, cuatro agentes de la Policía Local se personaron en el número 25 de la calle Guadaíra. En el interior de la vivienda, les esperaba Cristóbal rodeado de vecinos y amigos para ser desalojado. De los balcones de la casa colgaba una pancarta en la que se podía leer: "Vivienda digna. Un derecho, no un negocio. Stop especulación".

Salieron todos, y Cristóbal fue el último en abandonar la que había sido su casa durante casi la mitad de su vida. Acompañado por los agentes hasta el portal, fue recibido con aplausos por todos los asistentes, que mostraban su solidaridad a un hombre que se quedó sin palabras por la tristeza y la emoción del momento. Frases como "la vivienda es un derecho, no un negocio", o "especuladores, a los tiburones" coreadas por los presentes en el desalojo, le demostraron a Cristóbal que cuenta con el apoyo de sus vecinos, además del de la Liga de Inquilinos y de la Asamblea por una Vivienda Digna.

La vivienda fue alquilada a través de una sociedad cooperativa que retiró sus servicios y desapareció antes de que se cumpliesen 15 años del arrendamiento -periodo mínimo de permanencia que garantiza derechos a los inquilinos-, lo que provocó que Cristóbal y el resto de los vecinos se encontraran desprotegidos.

Nueva vida. Después de años de lucha e incertidumbre, este anciano ha visto finalmente hoy su casa desalojada tras perder el juicio, al que no pudo asistir hace escasos cuatro meses, por coincidir con el fallecimiento de su esposa. Debido a las especiales circunstancias del caso, Otainsa le ha asegurado a Cristóbal una vivienda del parque social municipal.

Mientras esto sucede, Cristóbal y tres de los seis vecinos pendientes de la resolución judicial que se encuentran en una situación similar, podrán permanecer ocupando el bloque de la calle San Bernardo. Los restantes, que tienen sus casas en buen estado, no deben seguir ocupando esos pisos.

  • 1