viernes, 19 abril 2019
08:17
, última actualización
Local

“Cada vez hay más gente que tiene restricciones a la hora de alimentarse”

ENTREVISTA. Raquel López Cepero ha montado un negocio hostelero, La Vegana, una repostería especializada.

el 05 oct 2013 / 20:31 h.

TAGS:

15238748A Raquel López Cepero (Sevilla, 1976) fue un problema de salud lo que le llevó a montar un negocio hostelero, La Vegana, una repostería especializada que ha puesto en el mercado una serie de productos pensados para cubrir las necesidades de consumidores que demandan en sus comidas elaboraciones sin determinadas materias primas, bien por problemas de intolerancia alimenticia, bien por un asunto de convicción personal. Así, la empresa ofrece elaboraciones sin gluten, sin leche, sin huevo y sin azúcar. La firma hispalense es proveedora acreditada de los hoteles Meliá en Sevilla, y también sirve en establecimientos de referencia en la capital, como el Restaurante Los Monos, además de surtir a diferentes tiendas de la ciudad. –Nuestro deseo es acercar los más deliciosos y saludables dulces a todo el mundo, dice en su web. ¿Cómo se le ocurrió abrir La Vegana? –Fue la idea que me surgió a raíz de que me diagnosticaran muchas intolerancias alimenticias y vi que había mucha gente con restricciones a la hora de comer, bien por una cuestión de salud o por principios. Pensé que era una buena iniciativa empresarial ofrecer este tipo de productos a restaurantes, hostelería, destinados al cliente final en Sevilla. –¿Dónde pueden encontrarse sus productos? –Por ahora no he montado una tienda física por una cuestión de presupuesto, pero he buscado tiendas especializadas desde las que se distribuyen nuestros productos, que también pueden encontrarse en otros lugares como establecimientos hoteleros, ya que colaboramos con diversas cadenas para ofrecerle este tipo de alimentos.   –¿Cuáles son los alimentos peor tolerados? –El 70% de la población adulta mundial es intolerante a la lactosa. Al huevo es menos frecuente. En el caso de los celíacos, ya conforman el 3% de la población en España.   –¿A qué lo achaca? –No soy científica y por eso no quiero hacer juicios de valor a la ligera. Ni siquiera los investigadores se ponen de acuerdo en este tema, aunque sí pienso personalmente que está ligado a la forma de potenciar los cultivos y a la propia alimentación del ganado. Nuestra generación está padeciendo más intolerancias alimenticias. No pasaba lo mismo con la de nuestros padres.   –¿Qué ofrece su empresa? –Hacemos repostería vegana y sin gluten. Ninguno de nuestros productos lleva leche y el 95% no tiene huevo en la receta. Aparte, hacemos dulces para celíacos, que tampoco llevan huevo. Queremos ofrecer respuesta para todas las necesidades. En muchos casos hemos eliminado el huevo para que los veganos por convicción también puedan consumirlos. No hay que olvidar que cada vez hay más personas optando por este modo de alimentación y por la vegetariana. Hay muchos que deciden hacerse veganos por amor a los animales y para ellos también va dirigido nuestro producto. Además, muchos optan por esto por una cuestión de salud, es una parte incorporada al tratamiento consumir productos que además son ecológicos.   –Ha nacido en plena crisis y este tipo de productos suelen ser más caros. ¿Cómo cree que le puede afectar? –Los precios que tenemos son bastante competitivos, porque el margen de beneficio que obtenemos es muy escaso. Por ejemplo, el precio de un bizcocho para veganos o celíacos es entre 16 y 18 euros el kilo. Todo se hace utilizando fruta fresca. Si usáramos colorantes artificiales o conservantes se podría hacer más barato, pero no es nuestra filosofía.   –Aparte de la repostería, ¿aborda otro tipo de recetas? –Hacemos también productos salados. Empezamos a servir a hoteles y a catering, como el del restaurante Los Monos que empezaron a demandarnos esto. Hacemos canapés o menús completos, según nos pidan, tanto en restaurantes como en establecimientos hoteleros. Además, hacemos la implementación en cocina, porque este tipo de gastronomía no es tan simple, ya que hay que seguir pautas para evitar que se produzca una contaminación del producto, aunque tampoco se trata de un proceso complejo.   –Dice que hay cada vez más gente que opta por esta forma de alimentación. ¿Es por ello la competencia muy dura? –En Sevilla, que dé un servicio completo como el nuestro lo desconozco. Sé que hay lugares donde se venden este tipo de pasteles. En nuestro caso, en el obrador está absolutamente controlado el tema de alérgenos. Hay gente que no lleva a cabo este tipo de controles.   –¿Qué países están más desarrollados en este sentido? –Italia, por ejemplo, cuenta con muchos productos sin gluten porque tiene una alta tasa de población celíaca. Cuanto más consumes un alimento, más probable es que desarrolles una intolerancia alimenticia. Por otro lado, hay mucha población vegana y vegetariana en el Reino Unido y en Alemania. Ya dentro de España, es más frecuente encontrar oferta para este tipo de clientes en Madrid y Barcelona.   –¿Qué mercado quiere abarcar La Vegana? –Estamos intentando vender a toda España. Aquí te puedes aventurar a hacer más cosas. La idea es empezar con pocos productos. Además, hay que controlar mucho la mensajería para que llegue con toda la calidad, y eso es difícil. Las ventas al cliente final las hacemos a través de la web http://www.laveganareposteriaespecializada.es/, aunque aún no hay mucho movimiento porque empezamos en abril. Nuestras expectativas pasan por aumentar la clientela y que se agilicen las ventas a través de los distribuidores, que juegan un papel muy importante. Además, estamos intentando introducirnos en centros de día.

  • 1