Local

Cae una macrored de prostitución en Madrid con la detención de 105 personas

Utilizaban campañas de publicidad, sobre todo en prensa escrita, para  explotar sexualmente a más de 350 mujeres.

el 23 jul 2010 / 10:37 h.

TAGS:

La Policía Nacional ha desarticulado, tras siete meses de  complicadas investigaciones, una organización dedicada a la  explotación de mujeres para la prostitución a gran escala, que ha  culminado con la detención de 105 personas y el precinto de trece  centros de prostitución ubicados en zonas privilegiadas de Madrid y  dos centros administrativos desde donde los cabecillas dirigían y  controlaban toda la actividad.

La red, que usaba potentes campañas de publicidad en prensa  escrita, creó hasta 15 sociedades mercantiles para dar apariencia de  legalidad a los grandes beneficios obtenidos de la prostitución, que  superaban los 700.000 euros mensuales.  

Y es que en los últimos años, estas redes han pasado de la  clandestinidad a desarrollar notorias campañas, sobre todo en prensa  escrita e Internet, con el objetivo de atraer clientes hacía los  lugares establecidos donde las mujeres explotadas ejercían la  prostitución. De hecho, la Policía calcula que esta red estaba detrás  de casi la mitad de los anuncios de contactos sexuales insertados en  la prensa.  

Pero detrás del entramado, la verdad es que las mujeres que  ejercían la prostitución permanecían las 24 horas en el centro y  estaban sometidas a turnos, todo bajo la supervisión directa y el   estricto control de las denominadas "encargadas". Todo el lujo que  ofrecían a los clientes en los anuncios, nada tenía que ver con el  cuarto donde las chicas pernoctaban: literas apiladas en un pequeño  cuarto trastero, sin luminosidad alguna. Una salita repleta de  taquillas, televisión y sofás deteriorados era donde las mujeres se  cambiaban de ropa y permanecían hacinadas a la espera de la llegada  de los clientes.

Investigación. La operación, iniciada el pasado mes de diciembre por la Unidad  contra Redes de Inmigración y Falsificación Documental (UCRIF) de la  Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Madrid, se ubica  dentro del Plan contra la trata de Seres Humanos con fines de  explotación sexual.

Tras un exhaustivo estudio de los anuncios en prensa escrita e  Internet, los investigadores consiguieron determinar que, lo que en  un principio parecían publicaciones independientes, estaban  relacionadas entre sí y llevaban a una misma red. Esta llevaba tanto  tiempo funcionando en la capital que había conseguido un alto grado  de especialización.  

Tirando del hilo, los agentes consiguieron poner nombre a todas  las empresas que integraban el entramado. Por un lado, contaban con  trece grandes centros de prostitución y, por otro, con dos bases  administrativas y hasta quince sociedades mercantiles para la gestión  y control de los citados centros, todo con el objetivo de dar una  apariencia de legalidad. Así conseguían unos beneficios mensuales que  rondaban los 700.000 euros.

Los agentes han conseguido identificar y determinar las funciones  específicas de los más de 100 miembros de la organización, y por  otro, intervenir toda la documentación necesaria para  desenmascarar  el entramado de sociedades que la red había creado en torno a la  prostitución.

Una compleja estructura. La organización tenía estructura piramidal y estaba formada por  distintos escalones que iban desde jefe como máximo responsable y  principal beneficiario hasta personal auxiliar (mantenimiento,  informática, seguridad, mensajería,...), pasando por director  general, director operativo, controladoras por zonas,  telefonistas/recepcionistas con funciones de información, facturación  y trato con clientes y prostitutas; personal de administración con  tareas de gestión documental, facturación, publicidad y relaciones  con entidades bancarias.

La cúpula de la organización colocaba como administradores y  apoderados de estas sociedades a telefonistas o encargadas de los  centros de prostitución. A los administradores les pagaba 500 euros  mensuales y 200 euros a los apoderados quienes, en la mayoría de los  casos, no conocían el nombre de las sociedades que representaban.  

Eran tales lo beneficios económicos que obtenían que llegaban a  gastar mensualmente entre 30.000 y 45.000 euros por periódico. Las  telefonistas estaban tan especializadas que, dependiendo del anuncio  por el que se interesaba el cliente, debía dar una u otra  información. Además de instrucciones por escrito, tenían en cada  centro unos 8 teléfonos con su correspondiente anuncio insertado o  página web de forma que, antes de responder al teléfono, sabían a que  tipo de anuncio se refería el cliente.  

Finalizado el turno, y siguiendo órdenes de la cúpula, cada centro  ingresaba la recaudación, bien en las cuentas bancarias establecidas  bien en la caja fuerte del local. Todo estaba estudiado: existían  limpiadoras, personal de mantenimiento, informática e incluso  servicio de seguridad al margen de la Ley de Seguridad Privada que,  en plan matones, solucionaban cualquier problema de las chicas con  los clientes. Todos ellos sin contrato de trabajo y, la gran mayoría,  extranjeros en situación irregular.

Además de los mencionados anuncios, también contactaban con  recepcionistas de hotel y taxistas que, a cambio de unos 50 euros,  derivaban clientes a sus centros.

36 registros. El pasado lunes, y bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción  número 30 de Madrid, se llevaban a cabo de forma simultánea 36  entradas y registros en locales de Madrid. El operativo, liderado por  la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Madrid, contó  con la colaboración con agentes de la Comisaría General de  Extranjería y Fronteras, la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana  y GOIT para la apertura de cajas fuertes.

Un dispositivo de más de 150 policías que permitió la detención de  105 personas, integrantes de la organización, y la identificación de  92 mujeres que ejercían la prostitución en ese momento. Además de  numerosa documentación que permitirá demostrar el entramado de  sociedades, se han decomisado 23.000 euros en efectivo, que  constituían la facturación del día.

Los arrestados, imputados como presuntos autores de delitos  relativos a la prostitución, contra el derecho de los trabajadores y  asociación ilícita ya han sido puestos a disposición de la Autoridad  Judicial.

  • 1