martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

Cae una red dedicada a la venta de cocaína y hachís en el área metropolitana

Ocho detenidos en Sevilla, La Puebla del Río y Coria del Río.

el 20 jul 2010 / 17:41 h.

TAGS:

La Policía Nacional informó ayer del desmantelamiento de una organización dedicada a la venta de cocaína y hachís en el área metropolitana de Sevilla con la detención de ocho supuestos integrantes de la misma, todos ya a disposición judicial. En el marco de esta operación la Policía Nacional requisó cocaína, cortada y adulterada, y hachís, que eran distribuidos en forma de tabletas compactas, además de 30.000 euros, dos armas de fuego y cartuchería.

Previo a la detención de los implicados, la Policía Nacional constató que la organización se encontraba jerarquizada y estructurada en diferentes niveles, según precisaron las mismas fuentes. Una vez que los agentes identificaron a los integrantes y la función de cada uno dentro de la banda, registró cinco domicilios donde fueron detenidos los ocho presuntos implicados en esta trama.

La operación se desarrolló tanto en la capital hispalense como en dos municipios de la primera corona: La Puebla del Río y Coria del Río, hasta donde llegaban los tentáculos de esta red, detrás de la que los agentes del cuerpo llevaban un tiempo. En cuanto la identidad y edad de los arrestados, no fue facilitada, así como tampoco el lugar de residencia de los mismos y si contaban con antecedentes por hechos similares.

La anterior operación de similar calibre en el área metropolitana tuvo lugar hace precisamente poco más de un año, en junio de 2009, cuando la Policía Nacional desarticuló en San Juan de Aznalfarache una red dedicada a la distribución de cocaína y heroína en Sevilla y su corona con la detención de 20 personas organizadas en torno a un clan en el citado pueblo, a las que les intervinieron sustancias estupefacientes, dos pistolas semiautomáticas y un revólver.

Con esta operación cae otra banda dedicada al tráfico de droga en el área metropolitana, donde el río Guadalquivir es el principal foco de entrada de estupefacientes con destino al resto del país y de Europa. El objetivo ahora es tapar este coladero en el que las fuerzas de seguridad llevan años trabajando para ponerle freno al narcotráfico.

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, previó recientemente que el llamado Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de la desembocadura del Guadalquivir entre en funcionamiento en octubre, después de que el pasado 17 de abril se iniciara la tramitación del expediente para el despliegue del mecanismo en el cauce.

La instalación del SIVE conllevará una inversión de 800.000 euros a lo largo de este año, de un total de 10,4 millones de euros que en 2010 se dedicarán a estos sistemas en todo el país. En total, cuantificó en 1,3 millones de euros el despliegue del SIVE en el Guadalquivir, al haberse destinado en 2009 otros 500.000 euros.

“La desembocadura del Guadalquivir estará aún más protegida por uno de los sistemas más avanzados para detección de tráfico ilícito de drogas y personas”, manifestó entonces el número 2 del Ministerio de Interior, quien descartó que no se hayan tomado las medidas comprometidas para sellar este punto de entrada de drogas, como aseveró el PP, y tras reconocer que la desembocadura sí es un punto importante de llegada de hachís en España, recalcó que para luchar contra ello su departamento intensificó, además de los medios tecnológicos con el citado impulso del SIVE, los humanos y los materiales.

  • 1