domingo, 19 mayo 2019
22:04
, última actualización
Economía

Adiós a la calderilla

Caixabank implanta en Sevilla el pago con tarjeta ‘contactless’, la tarjeta de crédito de siempre que solo requiere que el usuario la acerque al lector para pagar, una alternativa «rápida y fácil» al efectivo para compras de pequeño importe.

el 01 abr 2014 / 14:57 h.

TAGS:

15632425El mercado de Triana fue el lugar elegido para la presentación oficial, pero ya está disponible en 4.500 pequeños comercios de Sevilla, la primera ciudad andaluza en la que Caixabank ha decidido implantar la nueva tecnología que permite el pago con tarjeta sin necesidad de introducirla en el datáfono, sino que basta con acercarla al lector ubicado en la pantalla del mismo. «Para mí es mucho más sencillo», dice Alfredo, que regenta un puesto de ultramarinos en el que el alcalde acaba de estrenar este sistema de pago. Sin duda, uno de los aspectos más interesantes para los clientes de Caixabank –que ya ha distribuido 120.000 tarjetas de este tipo sin coste extra alguno y espera alcanzar en las próximas semanas las 250.000– es que pueden efectuar compras inferiores a 20 euros sin necesidad de introducir el código de seguridad PIN, con lo que la operación es mucho más rápida, y además le permite pagar ese consumo o compra pequeña, cuyo pago con tarjeta hasta ahora estaba muy penalizado por las comisiones que pagaba el comerciante. En este caso, señalan desde la entidad financiera, la comisión se ha rebajado hasta el 0,06 por ciento, lo que lo hace atractivo y ventajoso para las dos partes. 15632424Hasta Sevilla vino ayer para presentarla el director general de Negocio de Caixabank, Juan Antonio Alcaraz, que puso el acento en que esta tecnología denominada contactless (sin contacto) va preparando el camino para el siguiente paso –aún no extendido– de pago con el teléfono móvil, simplemente acercando el terminal al TPV. La ventaja es que cuando se generalice no habrá que hacer nuevas inversiones en los terminales de punto de venta. Caixabank ha apostado por este desarrollo para ofrecer «un medio de pago que permita a los clientes hacer pequeños pagos con rapidez y facilidad y con todas las garantías de seguridad», dijo Alcaraz, quien citó como ejemplos de este uso, además de los comercios, los mercados y los taxis, e incluso planteó la posibilidad de que las casetas de feria incorporen este sistema. Enfatizó que es ahora un buen momento, dado el pico de turismo que se aproxima con motivo de las fiestas de la primavera, y la facilidad que puede suponerle a un visitante pagar por esta vía. Y es que se calcula que en Europa hay unos 70 millones de tarjetas de este tipo en circulación. En España la entidad financiera ya dispone de 3,3 millones de tarjetas emitidas y ha renovado más de 140.000 TPV. Quede claro que la tarjeta contactless sustituye a la tarjeta de crédito o débito que tuviera el cliente y que podrá seguir usándola como hasta ahora en los puntos de venta habituales. La diferencia es que suma la tecnología que le permite esta ventaja, si bien para operaciones de más de 20 euros habrá que introducir el PIN. A juicio de Alcaraz, el futuro pasa por ir dejando de lado, cada vez más, el dinero en efectivo. Precisamente para acercar este servicio a sus clientes y conseguir que se familiaricen con esta opción, que en las áreas donde Caixabank ya la tiene implantada (Madrid y Barcelona) se ha incrementado un 17 por ciento el uso de las tarjetas para compras de bajo importe, la entidad activará varias promociones. Así, hasta el día 30 de junio se sortearán carros de la compra entre quienes usen esta tarjeta en los mercados de Triana, Feria, Encarnación, Arenal y Pino Montano. Los sábados habrá premio extra de 50 euros. Y, al pagar el taxi de esta manera, tendrán la posibilidad de que la carrera les salga gratis. El nuevo sistema busca además ayudar a dinamizar el sector del pequeño comercio y mejorar su servicio, remarcó el director territorial de Caixabank en Andalucía, Rafael Herrador, quien enmarcó este despliegue en el programa Caixa Negocios, que pretende reforzar la relación de la entidad con comercios, autónomos y microempresas. Caixabank tiene 1,3 millones de clientes en este segmento, con una cuota del 30 por ciento, por lo que quiere captar 200.000 nuevos clientes con este lanzamiento. En Andalucía, 223.500 clientes –que generan un volumen de negocio de 10.500 millones– pertenecen a este segmento. Un avance para el comercio que agradeció en nombre de la patronal, Manuel García-Izquierdo, que reclamó al sector financiero un «mayor esfuerzo» para «desbloquear de una vez el crédito». Por parte del Ministerio de Economía, acudió Carmen Cárdeno, directora general de Comercio Interior, quien remarcó que tras 26 meses de caídas en el sector, comienza a repuntar el consumo y destacó el volumen de financiación otorgado por las líneas ICO. El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Francisco Javier Fernández, y el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, también mostraron su apoyo. «Todo lo que suponga que la gente compre más y gaste, me parece bien», apostilla Ana, de la pescadería Joselito, que dice que es a final de mes cuando más se tira de «maquinita». Alfredo, al frente del ultramarino, utiliza mucho el TPV, sobre todo, por los visitantes y turistas que se pasean por el mercado. Ya solo por curiosidad una última pregunta. «Una lata de melva», responde. Es lo que el alcalde ha comprado.

  • 1