martes, 22 enero 2019
18:15
, última actualización
Local

Las obras del Caixafórum junto a la torre Pelli empezarán en noviembre

El símbolo de este espacio cultural será una marquesina de espuma de aluminio de cuarenta metros de larga situada entre los edificios a los pies del rascacielos.

el 02 may 2014 / 15:47 h.

TAGS:

Imagen IMG_6178 coapiaLa Caixa ya ha solicitado la licencia de obras, así que si Urbanismo se la concede en seis meses los trabajos del Caixafórum empezarán a finales de octubre o principios de noviembre, según explicó ayer Jaime Cabré, consejero delegado de Vivienda Asequible de la Obra Social La Caixa. La inversión de la entidad financiera será de entre 18 y 20 millones de euros para que a finales de 2016 –tras dos años de obras– Sevilla sea la octava ciudad española con Caixafórum (la cuarta fuera de Cataluña), según Jaime Lanaspa, director general de la Fundación La Caixa. Una exposición de arte contemporáneo de la colección del banco abrirá este recinto con 7.500 metros cuadrados, lo que le convierte en el tercer Caixafórum más grande del país tras los de Barcelona y Madrid. Sí supera en dimensiones a los de Zaragoza y Palma de Mallorca. El sevillano contará con dos salas de exposiciones (de 800 y 400 metros cuadrados), un auditorio para 250 espectadores, salas polivalentes para 150 personas, un taller para niños, una librería-tienda, un restaurante y zona de administración. Todo repartido en tres niveles. Pero si hubo ayer un protagonista en la presentación del Caixafórum de Sevilla ese fue su arquitecto, el sevillano Guillermo Vázquez Consuegra, quien puso el acento en dos cuestiones: la adaptación del proyecto –tras la frustrada ubicación en las Atarazanas– a parte de los edificios (llamados Podium) a los pies de la torre Pelli y las soluciones aplicadas para dar luz natural a un recinto que es subterráneo en un 80%. Por este motivo habrá un lucernario o claraboya en uno de los extremos del que será el símbolo o icono del Caixafórum: una marquesina de 40 metros de larga y 22 de ancha de espuma de aluminio que se ubicará en el patio entre los dos edificios (en Madrid el icono es una jardín vertical). La forma caprichosa de esta marquesina se debe a la necesidad de sortear los árboles que el proyecto de Pelli ya había previsto en este complejo comercial y de oficinas. «Esta pieza está vinculada a la sensibilidad contemporánea. Sería un templete jónico si fuera otra época y a muchos, a algunas personas de esta ciudad, les hubiera gustado mucho», ironizó el arquitecto, que defendió una arquitectura con voluntad de «permanencia», «bien hecha» y, por tanto, «sostenible». Vázquez Consuegra, que tildó de «decepción» el proyecto frustrado en las Atarazanas, explicó que este proyecto dinamizará el enclave urbano de Puerto Triana «retirado de la ciudad» y recuperará los jardines junto al río. El Caixafórum ocupará el sitio reservado por César Pelli para congresos, así como una pequeña parte del aparcamiento subterráneo, situándose al otro extremo del rascacielos que, según los responsables de la Caixa podría estar listo a finales de este año. Otras fuentes del proyecto sostienen que no será hasta principios de 2015. «Hemos incluido un auditorio, un recinto cultural abierto, en un mundo de pilares», explicó Vázquez Consuegra al referirse a la estructura ya construida, con jardineras que se descuelgan con casi metro y medio en la planta inferior para que en la superficie pueda haber árboles (ya que los parkings subterráneos impiden su plantación de otro modo). «Trabajamos en un mundo subterráneo, de ahí la importancia de llevar al interior la luz natural que se filtrará por una membrana, haciendo una atmósfera misteriosa en el interior», detalló el arquitecto. Vázquez Consuegra añadió que la marquesina exterior será de espuma de aluminio, un material nuevo nacido de la voluntad de reciclar (se obtiene de los desechos de ventanas y terrazas)que no se ha utilizado aún en ningún edificio en Sevilla. Así, el material que imperará será el aluminio laminado, que también es usado para expandir la luz en las paredes. El suelo será de magnesita que, como el hormigón, permite suelos sin juntas. El Caixafórum de Vázquez Consuegra mantendrá las lamas verticales diseñadas por Pelli, pero en vez de color terracota serán de aluminio. «Siempre hubo acuerdo con el estudio de Pelli», dijo Vázquez Consuegra para despejar dudas sobre la colaboración que ha existido entre ambos estudios, de reconocido prestigio internacional. UN PROYECTO "DE ESTADO" La Caixa mantiene su compromiso (10 millones de euros) con las Atarazanas y da sugerencias a las administraciones para su gestión. Jaime Lanaspa, director general de la Fundación La Caixa, aseguró ayer en la presentación del Caixafórum que en vez de ahorrar, «lo invertido en el proyecto junto a la torre Pelli será más o menos igual que lo previsto para las Atarazanas y que, además, invertirán los 10 millones prometidos» para la recuperación de los antiguos astilleros medievales, rechazando así motivos económicos para la mudanza. Lanaspa explicó que antes del verano se explicarán las condiciones de la nueva concesión, sea concurso o no, y que después vendrán las fases de «proyecto» y «explotación». Para esto último habrá que esperar a 2017, indicó. La segunda fase «requerirá la intervención del Ayuntamiento, ya que una vez delimitada con precisión la nueva concesión se presentará una proyecto al Consistorio y tendremos la oportunidad de incorporar todas sus sugerencias», dijo. A su juicio, el modelo de gestión «deseable» sería el que se usa en el Instituto de Salud Global de Barcelona, esto es, un sistema público-privado en el que participan las tres administraciones, fundaciones, universidades y otras instituciones. Las riendas, en su opinión, deben llevarlas las administraciones. «Atarazanas puede ser un proyecto de Estado», defendió el director general de la Fundación La Caixa, quien se preguntó «qué ciudad del mundo puede tener más legitimidad que Sevilla para ser el portavoz del diálogo con América». «Me encanta pensar que en Sevilla tendremos dos grandes motores culturales como Caixafórum y Atarazanas», finalizó. Así, se prevé que el Caixafórum junto a la torre Pelli esté listo a finales de 2016 (más tarde de lo previsto inicialmente en el proyecto de las Atarazanas que se desechó por los retrasos urbanísticos)y que los antiguos astilleros puedan empezar a tener contenidos en 2017.

  • 1