Economía

Cajamar amarra la anexión de la rural canaria, la tercera de 2011

La entidad andaluza sigue engordando un grupo cooperativo que suma ya 31.800 millones en activos.

el 29 ago 2011 / 21:04 h.

El presidente de Cajamar, Antonio Pérez Lao, en una imagen de archivo.
La entidad andaluza Cajamar , la mayor caja rural (cooperativa de crédito) de España, acaba de amarrar su tercera operación corporativa en lo que llevamos de año, al anunciar ayer la incorporación al grupo financiero de la Rural de Canarias, que se suma a la de Castellón y Caja Campo -ésta de origen valenciano-.

 

La canaria es la séptima rural que se anexiona el grupo Cajamar, aunque mantendrá su marca comercial, así como sus propios órganos de gobierno (el consejo rector y la asamblea) y la sede social, de ahí que no será una fusión íntegra, sino una alianza para la integración de las respectivas cuentas y balances -a modo de fusión fría o sistema de protección institucional-. Cabe recordar que las cooperativas de crédito funcionan como cualquier otro tipo de cooperativas, siendo sus accionistas los socios.

No es grande la relevancia económica de la operación, aunque sí significativa porque acentúa la dinámica matrimonial de Cajamar y supone un bloqueo al proyecto del Gobierno canario de crear un grupo cooperativo estrechamente vinculado al archipiélago uniendo para tal fin Caja Canarias y Cajasiete.

En concreto, Rural de Canarias aportará 1.910 millones de euros de volumen de negocio -la suma de créditos y depósitos-, con unos activos valorados en 1.246 millones, 102.000 clientes, 22.092 socios, 69 oficinas y 344 empleados, según los datos aportados por las entidades.

Al agregar esas cifras, Cajamar revela unos activos de 31.789 millones -una tercera parte del balance de las 74 cajas rurales que operan en España-, 1.097 oficinas y 5.002 empleados en 41 provincias de quince comunidades y en las dos ciudades autónomas, más de 795.000 socios, 2,5 millones de clientes y, por último, un volumen de negocio que supera con holgura los 56.000 millones de euros.

La opción final de la Rural de Canarias no ha estado exenta de polémica, pues su consejo rector estaba dividido y fue el presidente quien, con su voto de calidad, decantó la votación hacia la operación con la andaluza, que tiene su sede social en Almería y cuyo germen está en la fusión plena, a primeros de la pasada década, de las rurales almeriense y malagueña. Después se sumaron Rural de Casinos, Caixa Albalat, Caixapetrer, Caixa Turís y Rural de Castellón y Caja Campo, dinámica de integración impulsada en los últimos dos años por la crisis y las fusiones en el mapa financiero.

En Andalucía, la Rural del Sur también está inmersa en uniones de este tipo.

  • 1