martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Cultura

Cajasol cancela su Ciclo de Música de Cámara

La crisis justifica la extinción de la prestigiosa cita cultural

el 13 jun 2010 / 19:09 h.

La Real Orquesta Barroca de Sevilla en Cajasol.
-->--> -->

Sevilla, esa ciudad que la Unesco distinguió el 30 de marzo de 2006 con el título de Ciudad de la Música está haciendo hoy, sólo cuatro años después, todo lo posible para dilapidar cualquier argumento que pueda seguir justificando tamaña condecoración cultural. A la sangría presupuestaría padecida al alimón por el Teatro de la Maestranza -principal coliseo andaluz y presunto tercero tras el Real de Madrid y el Liceo de Barcelona, de los que se encuentra, económicamente, a años luz- y por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, se suma ahora un nuevo varapalo. La Fundación_Cajasol ha decidido extinguir de su programa el veterano Ciclo de Música de Cámara que venía realizándose en la Sala Joaquín Turina desde 1998.

La cancelación se ha producido además justo en el ecuador de la cita cuyo calendario sigue estando disponible en la web de la Fundación. Desde octubre a diciembre estaban previstas las actuaciones de los pianistas Zoltan Kocsis y Emmanuel Ax, el violonchelista Steven Isserlis y el Cuarteto Casals, todos ellos artistas y formaciones del máximo nivel dentro del panorama clásico actual.

Fueron los abonados los primeros en dar la voz de alarma cuando recibieron en sus domicilios una carta de Cajasol instándoles a pasar por taquilla con sus entradas para recuperar la parte proporcional del dinero. Oficinalmente la caja sevillana no se ha pronunciado. Sin embargo, fuentes de la misma, sí que han confirmado a este periódico la extinción sine die del Ciclo de Música de Cámara alegando cuestiones de ajustes presupuestarios y los consabidos recortes económicos.

Ya el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, ponía en antecedente este panorama cultural cuando en una entrevista concedida a la revista especializada Ópera Actual (junio 2010) afirma, al ser preguntado por las inversiones de la Caja en el ámbito de la música culta, que la principal acción en este sentido es el patrocinio de la temporada lírica del Teatro de la Maestranza.

Nada dijo al respecto de Música de Cámara -que hoy se sabe un programa finiquitado- como tampoco citó a la Orquesta Barroca de Sevilla, conjunto que también se ha visto perjudicado por los recortes hasta tal punto que se ha visto completamente fuera del proyecto cultural de Cajasol, entidad a la que estaba vinculada desde su nacimiento.

Así las cosas, los melómanos sevillanos han de lamentar una pérdida irreparable, ya que ningún otro escenario de la ciudad da cabida a la música de cámara. Por Cajasol, a lo largo de estos doce años, han pasado algunos de los conjuntos y solistas más importantes del mundo. El Maestranza, perjudicado por la crisis, no podrá coger el testigo de esta laguna musical. Sin embargo, ni el flamenco en su conjunto ni otras manifestaciones populares han sido tocadas por los ajustes económicos de la Fundación. Sí lo fue el jazz, cuyo ciclo Rising Stars, dejó de celebrarse durante el pasado otoño.

  • 1