miércoles, 19 diciembre 2018
12:45
, última actualización
Local

Cajasol celebra la peor subasta de arte de su historia

Una tabla flamenca, un Van Lint y un Le Pho, entre lo poco destacado de una puja en la que el retrato de Franco sí tuvo comprador

el 23 may 2012 / 20:58 h.

TAGS:

Un momento de la subasta.
-->--> -->

La firma Arte, Información y Gestión (AIG), empresa de Cajasol-Banca Cívica dedicada a las subastas de arte, celebró ayer la peor puja de sus 14 años de historia. Salían a la venta más de 800 lotes de escultura, pintura y joyas valorados en 1,5 millones de euros. Sólo se adjudicaron 224, por un montante de unos 250.000 euros -y 80.000 procedían de las piedras preciosas-.

"Es una pena", confesaba tras la subasta la directora de AIG,_Carmen_Aranguren, para quien esta edición de la puja de primavera viene a confirmar la tendencia que iniciada en la subasta de otoño de 2011: "Estamos en crisis. No hay ni compradores ni ánimos._Había calidad y ofertas muy apetecibles".

Y es que aunque digan que el arte es un valor para el refugio del dinero en tiempos de crisis, la de ayer pasará a la historia como una de las ediciones más aburridas que se recuerdan. No llegaron a reunirse ni cien personas a la vez, entre compradores, curiosos y periodistas, en la sala del teatro del_Centro_Cultural Cajasol de la calle Laraña. Y, salvo excepciones, los lotes pasaban uno tras otro sin que nadie levantara la paleta._Por no acudir, no estuvieron presentes ni las administraciones, que parece que no están para gastarse los dineros en obras para sus museos.

En el apartado de las ventas, hay que destacar la Virgen de la leche, óleo sobre tabla de la Escuela Flamenca del siglo XVI, que se la adjudicó un coleccionista español por 27.000 euros, tras dispararse desde los 15.000 de salida, tras varias ofertas.

El óleo sobre lienzo Triunfo del Amor Profano, del belga Pieter Van Lint, fue adquirida por 17.000 euros, mil euros por encima de su precio de salida.

Una de las obras que más animaron la tarde fue el lienzo Jóvenes entre amapolas del cotizado artista vietnamita Le Pho._Salía en 12.000 euros y se colocó en 22.000 después de una intensa puja entre cinco interesados internacionales. Llamaron desde Singapur,_Miami, California,_Madrid y Amsterdam -este último se lo quedó-.

La pieza estrella de la subasta, el óleo sobre lienzo de Giuseppe Bonito que salía en 90.000 euros, se quedó sin postor.

Las litografías, que permiten hacerse a precios económicos con una obra firmada por artistas de la talla de Miró,_Chagall, Picasso o_Barceló, sí tuvieron más tirón.

En el apartado de las curiosidades, cabe reseñar que el retrato de Francisco_Franco, un carboncillo sobre papel de autor desconocido, se vendió a 200 euros, su precio de salida._Su compradora, una mujer que quería regalárselo a su padre. "Tiene 94 años y sirvió en el ejército junto al ayudante de Franco. Conoció al general y le apetecía tener este recuerdo", relató a este periódico.

Y no deja de ser curioso que justo al poco de que se vendiera el retrato de Franco, saliera a pujas una litografía de Picasso, a un valor menor, 120 euros, que se disparó. Paletas arriba, pujas por escrito, en mesa, ofertas por teléfono... El lote multiplicó su valor hasta llegar a los mil euros.

Fue de lo poco movido que se vivió en una jornada que dejó claro que a la crisis se ha instalado entre los coleccionistas.

Esta ha sido la última subasta de AIG organizada antes de la fusión de Banca Cívica y La Caixa._Habrá que estar atentos a qué depara a esta firma el futuro.

  • 1