lunes, 18 marzo 2019
14:25
, última actualización
Deportes

Landry agarra el play off por el aire para el Cajasol

El soberbio mate a una mano sobre la bocina del estadounidense da la victoria (83-81) y el pase a la fase por el título al Cajasol. Un final de cine abrocha una temporada soberbia del equipo de Aíto. Bamforth asomó como líder en el momento crucial.

el 17 may 2014 / 22:31 h.

VEA EL VÍDEO DE LA ÚLTIMA JUGADA Es este Cajasol un equipo diferente, especial. Atractivo y atrayente, talentoso e irregular, que empezó regalando detalles extraordinarios y ha acabado ofreciendo partidos magníficos. Por eso está en el play off, entre los ocho mejores de la Liga. Es un equipo que no deja indiferente, un regalo para el aficionado al baloncesto. Cuando están en la pista, siempre puede ocurrir algo que hace que merezca la pena estar allí, y no podía ser de otra manera, en el último segundo, en la última centésima, volvió a ocurrir. Marcus cajasol-joventutLandry voló a por un balón que había punteado Satoransky, después de que el aro escupiera un triple de Bamforth, el hombre que cambió la historia de un partido que se escapaba. Y el de Milwaukee la agarró arriba y la hundió a una mano. Explosión de júbilo del equipo y del San Pablo, que entran a lo grande en los play off. Fue un partido de subidas y bajadas, sin tregua. Salida fulgurante del Caja, propia de la energía desbordante de su juventud, que fue desactivando un veterano como Tariq Kirksay, el excajista, con esa pausa tan propia de su heterodoxo baloncesto en facetas como el tiro de tres, donde no levanta los pies del suelo, pero donde resulta tan letal. El francés que guió al Caja a una final europea rearmó a un Joventut que se veía desbordado (12-4), sin la exigencia física que imprime el equipo de Aíto, que, en cambio, acusó mentalmente el acierto desde el 6,75 de los de Salva Maldonado. La defensa fue perdiendo agresividad, y si al principio no permitía casi ninguna canasta bajo el aro, abrió también ese resquicio. Una bomba de Kirksay, con la misma patente de las de Juan Carlos Navarro, terminó por llevar el marcador a la igualdad del principio tras el primer cuarto (21-21). Kirksay dio continuidad a sus triples, sumaba ya diez puntos (23-25), jugada que volvió a repetir poco después, poniendo también en evidencia la defensa de Mata, ese jugador tan desesperantemente guadianesco. Shurna, otro tirador con un estilo peculiar, igualaba en el 14’ el basket average particular de forma provisional con el sexto triple de los de Badalona (26-35), por cuanto los nueve puntos eran la zona de seguridad en la que se movía el Caja por su victoria, con esa diferencia, de la primera vuelta en el Olímpico. Saltaban las alarmas. El equipo de Aíto andaba un tanto desperdigado en sus acciones, momento para que otro ‘ex’ cogiera las riendas. Joseph Franch, criado en la Penya, puso ese impulso con varias acciones que despertaron a sus compañeros y a la grada. Un robo de listillo por detrás, un triple, un par de carreras, otro triple del base y partido igualado al descanso (40-40). Se acercaban los minutos de la verdad y el Caja seguía errático. Su defensa empezó con agujeros por debajo, aunque seguía con una inesperada suficiencia en el rebote, un apartado que se le da bien al Joventut, que seguía fino desde el triple. En ataque cada vez había menos ideas, y aunque Mata por fin aportó dos buenas defensas que impidieron que la hemorragia fuese mayor, los de Maldonado no sólo tenían orientada la victoria, sino también a tiro acompañarla con el basket average (50-59). Ventura falló una bandeja en un contraataque, aunque apurado por Satoransky, para poner a los suyos con +11, igual que Nacho Llovet tras un buen rebote ofensivo que después no supo llevar al marcador. El Caja respiró con un triple de Urtasun, aunque el partido necesitaba de un giro para acercar a los locales al play off  (53-59). Diez minutos. Nervio para defender y robar, nervios para atacar, mucha precipitación y casi una renuncia al juego con los pívots por las dificultades en los movimientos de Balvin, que vivía en el banquillo dado que el rebote no era un problema, pero sí la generación de canastas. Entre Bamforth y Satoransky, una gran canasta de Porzingis y otra más a la remanguillé de Hernangómez el marcador se equilibró de nuevo (59-59). Dadas las dificultades, que el Joventut entrara en bonus a falta de 5:46 fue una bendición. Willy Hernangómez hizo después el mejor movimiento de poste de la tarde (65-68), pero a continuación cometía la quinta. Aíto ponía en pista a Porzingis y no a Balvin. Y la Penya jugaba los últimos 3:30 con cinco de ventaja (65-70). Suma desde el tiro libre Bamforth, infalible en esa línea. Postea Kirksay sobre Satoransky (67-72) y Landry demuestra que no era su mejor su día, pero viene el vuelo de Satoransky, espectacular, tras un robo de Urtasun (69-72). Todo era posible. Y tanto. Bamforth entra en ebullición, con decisión logra un 2+1 y luego un triple estratosférico, el único suyo del partido, que pone a los locales por delante (77-76) después de que Porzingis limpie una bola que se locaba en aro propio. Ventura empata y desenlace cardiaco. Un triple de Shurna empata a 81, quedan 9 segundos y se viene la prórroga pero voló Landry, voló el Caja y agarró el play off. Ficha técnica 83 - Cajasol (21+19+13+30): Satoransky (10), Bamforth (24), Mata (2), Landry (15), Balvin (2) -quinteto inicial-, Franch (6), Hernangómez (8), Porzingis (10), Urtasun (3), Burjanadze (0) y Radicevic (3). 81 - Fiatc Joventut (21+19+19+22): Vives (10), Joseph (5), Kirksay  (16), Shurna (14), Miralles (8) -quinteto inicial-, Savané (19), Ventura (5), Llovet (0) y Cochran (4). Árbitros: Conde, Peruga y Sánchez Mohedas. Eliminaron por cinco faltas a Hernangómez (min. 37) Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima tercera jornada de la Liga Endesa. Palacio de los deportes municipal de San Pablo. 5.250 espectadores.

  • 1