lunes, 22 abril 2019
15:57
, última actualización
Economía

Cajasol estrena con Guadalajara su paso hacia un grupo cajero nacional

Caja Extremadura y otras entidades menores en varias regiones serán el siguiente escalón

el 24 nov 2009 / 17:05 h.

El pez grande se alía -o se come- al pequeñito. En Sevilla, Antonio Pulido, presidente de Cajasol , recibió ayer la autorización del consejo de administración para "iniciar conversaciones" con Caja de Guadalajara y emprender una fusión fría (o alianza reforzada, con un grupo financiero pero con dos cajas que preservan su identidad). En la capital castellana, José Luis Ros, también obtuvo la bendición de la cúpula para unos contactos que, según explicaron fuentes financieras, están muy avanzados y a punto de caramelo.

En una reunión que duró seis largas horas -de ellas cuatro monográficas sobre esta operación-, Pulido concretó que la alianza se gestaría mediante un sistema institucional de protección (SIP), en el que se consolidan cuentas y balances, y, asimismo, estaría abierta a otras entidades con las que ya "se han establecido conversaciones para crear un grupo mayor".

Fuentes del consejo dijeron a este rotativo que el directivo no mencionó nombres concretos, aunque en la mente de todos estaban las cajas de Badajoz y Extremadura, pero en especial esta última, con la que, según fuentes financieras, existe un "permanente contacto" desde el verano y el proceso, por la vía también de la fusión fría, podría estar listo para el primer cuatrimestre de 2010.

Pulido, que cosechó los votos de 18 de los 20 miembros del consejo -dos en contra, entre ellos el de UGT-, habló también de la posibilidad de que el SIP sea sólo el primer paso hacia la plena fusión jurídica, si bien, dijeron las fuentes consultadas, ésta tardaría aún en llegar. "A medio o largo plazo", precisaron.

El máximo directivo de Cajasol, asimismo, se encontró con el inesperado apoyo de CCOO, que en días previos había manifestado su oposición. Desde el sindicato aclararon que el cambio de opinión radicaba en las garantías dadas por Pulido de que, con la fusión fría, "el modelo de las cajas no se pondría en peligro".

Cómo es una fusión fría. ¿Y cómo se articularía por tanto la operación? Bajo una fórmula de "grupo contractual", y que no es otra cosa que una sociedad de nueva creación que aúna los balances y cuentas de las cajas que la integran, pero sin perder "ni personalidad ni identidad jurídica" y, además, "respetando" los órganos de gobierno vigentes (consejos y asambleas generales), cuestión de vital importancia para diluir el resquemor de los representantes de los distintos grupos (impositores, sindicatos, instituciones...) que los componen.

La Junta de Andalucía, por su parte, está al corriente de la operación y se habrían superado las reticencias del Gobierno de Castilla-La Mancha, que en fechas recientes ha visto cómo otra de sus entidades, la intervenida CCM, ha sido adjudicada a un banco filial de Cajastur. El Banco de España, asimismo, ha sido "consultado" y ha animado el proceso, que quiere finalizado antes de que acabe el año. Mientras, se mira a otras entidades de Cantabria y Galicia, también pequeñas.

Clave andaluza. Pero hay otra clave andaluza. En efecto, el carácter "abierto" del grupo que conformen las cajas sevillana y guadalajareña no sólo se orienta hacia la ruta de la Plata, esto es, hacia Extremadura, y el Norte, sino también hacia la propia Andalucía. Conversaciones, aunque muy incipientes, ya las ha habido con Caja Granada, indican fuentes financieras. Al fin y al cabo, en el SIP cabe todo y sin perder la independencia, que es lo que quiere la granadina, de oposición numantina a las fusiones plenas.

En cuanto a la dimensión económica, la de Caja de Guadalajara es pequeña, de ahí que la envergadura de los números dentro de los futuros balance y cuenta de resultados no sea grande. Por ejemplo, el beneficio neto de Cajasol es 20 superior al de su aliada.
Sus redes, esto es, la presencia geográfica con oficinas, son complementarias, un hecho que quiso destacar Pulido ante los consejeros, ya que no afloran duplicidades de sucursales. No habría que temer por el empleo.

160 millones. El beneficio neto agregado de Cajasol (153,23 millones) y Caja de Guadalajara (6,51 millones) sumó casi 160 millones en 2008.

29.661 millones. Guadalajara aporta 1.725,8 millones en activos, frente a los 27.935,12 millones de Cajasol a cierre del pasado mes de junio.

23.571 millones. A 30 de junio pasado, 22.341,4 millones componían la cartera crediticia de Cajasol y 1.230 millones, la de Caja de Guadalajara.

21.829 millones. Caja de Guadalajara alcanzó en junio 1.408 millones de euros en depósitos. Cajasol, 20.420,8 millones de euros.

5.100 empleados. La plantilla suma 5.100 empleados, de ellos 4.800 de la entidad sevillana. Ésta posee 790 oficinas y 80 son las de Caja de Guadalajara.

  • 1