miércoles, 14 noviembre 2018
18:09
, última actualización
Local

Cajasol recurre la sanción de Fomento por supuesta invasión del espacio aéreo

La entidad promotora de la Torre Pelli asegura que "se ha actuado según la normativa municipal vigente".

el 22 feb 2012 / 18:10 h.

TAGS:

Los servicios jurídicos de Cajasol han iniciado el procedimiento  para recurrir por la vía contencioso administrativa la sanción de  140.000 euros impuesta por la Agencia Española de Seguridad Aérea  (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, por supuesta invasión  del espacio aéreo por parte de la Torre Pelli, toda vez que  consideran que "se ha actuado según la normativa municipal vigente".

El Ministerio de Fomento, a través de la Agencia Española de  Seguridad Aérea (AESA), ha sancionado con 140.000 euros a los  promotores de la Torre Cajasol, diseñada por César Pelli, por  "incumplir el ordenamiento jurídico y los requisitos exigibles en  materia de seguridad", según ha anunciado este miércoles la ministra  de Fomento, Ana Pastor.

Ante esto, fuentes cercanas a la entidad han indicado a Europa  Press que la sociedad promotora de la torre, Puerto Triana  -participada en su mayoría por Cajasol- ha iniciado el  procedimiento para recurrir la sanción de AESA, un recurso que se  presentará por la vía contencioso administrativa. Las fuentes han indicado que la sanción de AESA se centra en que  "no hubo petición ni solicitud ni autorización a AESA ante una  presunta invasión de la zona de servidumbre aeronáutica".

Las fuentes cercanas a la entidad consultadas apuntan que "se ha  actuado según la norma, puesto que el Plan General de Ordenación  Urbana (PGOU) de 2006, aprobado por el anterior equipo de gobierno  municipal "determinaba que no había servidumbre aérea en esa zona,  por lo que no era necesario pedir los permisos a AESA para edificar  la torre".

Esas mismas fuentes aseguran que "la solicitud de autorización a AESA por invasión del espacio aéreo no le corresponde hacerla a la  entidad promotora de un edificio sino que debía hacerlo el  Ayuntamiento de la ciudad en que se construye estos edificios de  altura" y han agregado que "en este caso el anterior equipo de  gobierno municipal del Consistorio sevillano entendía que no había  que pedir ningún tipo de permiso ni autorización".

El origen de este problema radica en que el PGOU del Ayuntamiento  de Sevilla de 2006 "no cumplía los preceptos establecidos en materia  de seguridad aérea al no recoger la obligación de informar a las  autoridades aéreas de los edificios de altura".

  • 1