Local

Cajasol, satisfecha con el dictamen

"no hay afección visual directa de la Torre Cajasol a la Catedral, Archivo de Indias y Reales Alcázares".

el 28 ene 2010 / 20:00 h.

TAGS:

Cajasol, como entidad promotora del complejo edificatorio Torre Cajasol que se está construyendo en la Isla de la Cartuja, se mostró hoy "satisfecha" con la resolución de la comisión de expertos sobre el impacto del rascacielos diseñado por el arquitecto argentino César Pelli sobre los tres monumentos declarados patrimonio mundial por la Unesco en 1987, la Catedral, Archivo de Indias y los Reales Alcázares.

Según informó Cajasol en un comunicado, tras la entrega del informe de la comisión a las administraciones públicas, Cajasol quiso "agradecer la iniciativa de dichas administraciones al crear la referida comisión de expertos y reconocer el esfuerzo realizado para poder incorporar antes del 1 de Febrero de 2010 los documentos reclamados por la 33ª sesión del comité del patrimonio mundial celebrada en Sevilla en junio pasado y elevarlos a la Unesco".

Así, destacó que "la primera lectura del documento de los expertos indica con satisfacción que el objeto para el que fue creada dicha comisión de expertos se recoge en una de las conclusiones más importantes, como es el firme reconocimiento de que no hay afección visual directa de la torre Cajasol a la Catedral, Archivo de Indias y Reales Alcázares, desde los espacios públicos inmediatos de dichos monumentos".

En este sentido, concretó que "otras consideraciones reflejadas en el referido documento posibilitan afirmar con rotundidad sobre la legalidad de los procesos urbanísticos para la obtención de la licencia de obras, la pulcritud de la misma en razón a la legislación y normativa patrimonial aplicable, y sobre la imagen que la torre Cajasol incorpora como nuevo icono representativo de la apuesta económica, empresarial y tecnológica concentrada en la Isla de la Cartuja".

Por tanto, "desde la aceptación global del dictamen de los expertos y de las opiniones que pueden considerar la dimensión de la edificación como inapropiada o excesiva", Cajasol consideró importante subrayar que, "aunque en su tramitación se ha cumplido de modo impecable con todos los requisitos legales en vigor para su autorización, y que la legislación y normativa posterior no es de aplicación retroactiva, no duda sobre que el resultado de la tramitación bajo la normativa actual hubiera sido igualmente positivo, conllevando ésta en todo caso alguna modificación del procedimiento administrativo a seguir".

Del mismo modo, se mostró "igualmente satisfecha de que las conclusiones del informe sobre hechos objetivos, como son la legalidad del proyecto y su no afección al patrimonio, sitúen el debate sobre el proyecto que han abierto sus detractores en su verdadera naturaleza, la subjetividad de las preferencias personales en la evaluación de la calidad del proyecto".

En este sentido, señaló que es "aún más importante" si se tiene en cuenta que "los miembros del Comité no han podido resistirse a calificar el proyecto en función de valoraciones subjetivas y que esta calificación no coincide ni con la de la mayoría de los ciudadanos de Sevilla ni con la de quienes han trabajado para su realización, por lo que ni siquiera los detractores del proyecto podrán tachar de parcialidad las conclusiones sobre su legalidad y no incidencia en el patrimonio".

  • 1