jueves, 21 febrero 2019
09:33
, última actualización
Economía

Cajasol y Caja Guadalajara crean la duodécima caja tras aprobar su fusión

el 08 jun 2010 / 20:22 h.

Las asambleas de Cajasol y Caja Guadalajara, en sendas sesiones extraordinarias, han aprobado el proyecto de fusión por absorción de las dos entidades, con lo que la nueva caja, que nace fruto de la primera fusión convencional entre distintas comunidades, se convertirá en la duodécima española.


Según informaron ambas entidades, la Asamblea de Cajasol aprobó la fusión por 158 votos a favor y dos en contra, mientras que la Asamblea de Caja Guadalajara lo hizo por unanimidad.

Así, la nueva entidad contará con 809 oficinas y 5.045 trabajadores, y tendrá unos recursos propios de 3.020 millones de euros, y un volumen de activos de 32.900 millones.

Además, la caja tendrá su sede central en Sevilla y se llamará Cajasol en todo el territorio nacional salvo en Castilla La Mancha, donde será Caja Guadalajara Grupo Cajasol.

El proceso para crear la nueva entidad arrancó el pasado 26 de enero cuando ambas cajas firmaron los protocolos de fusión, que posteriormente recibieron el visto bueno del Banco de España y de los respectivos gobiernos autonómicos.

Al respecto, el presidente de Cajasol y también de la nueva entidad, Antonio Pulido, aseguró que tras la aprobación de la fusión, "culmina un proceso del que sale una Cajasol más fuerte y mejor preparada para afrontar con éxito el futuro", informó la entidad en un comunicado.

Añadió que esta unión se produce en un contexto "extremadamente complejo", lo que multiplica, según Pulido, el mérito de esta integración "prudente, discreta y ejemplar".

Además en una rueda de prensa previa a la Asamblea elogió la actitud de "generosidad", "de ponerse en el sitio de los demás", de prudencia y de tranquilidad y valoró que se hayan dejado al margen los intereses personales de los directivos para primar los de los clientes y la entidad.

También felicitó a todos los que han contribuido al "éxito" de esta unión, que es la segunda que acomete Cajasol en un plazo de tres años (la primera entre El Monte y Caja San Fernando dio lugar a Cajasol en 2007).

Pulido destacó que la unión entre ambas cajas no necesitará ayudas y que las medidas laborales aprobadas y que "han logrado un amplio respaldo sindical, serán voluntarias, no traumáticas e irán incluidas en los acuerdos de la asamblea conjunta que integra desde hoy a los de negociación colectiva de la caja resultante".

El presidente de Cajasol añadió también que la caja fruto de la fusión "tiene capacidad económica y un tamaño aceptable para poder impulsar nuevos procesos de concentración, bien a través de la integración o de otras fórmulas".

Sobre este asunto, dijo que el "tablero" de las fusiones está tan abierto que Cajasol optará por lo que más le interese desde el punto de vista financiero, si bien la rentabilidad y la solvencia primarán para emprender un nuevo proceso.

"Ni se contempla, ni se descarta" una fusión con Unicaja o con cualquier otra caja, estimó Pulido, quien añadió que "no está en la hoja de ruta", aunque "algunas hojas de ruta se han hecho en un fin de semana".

Asimismo, destacó la importancia de los acuerdos laborales alcanzados en esta operación entre Cajasol y Caja Guadalajara, que son "de vital importancia en estos momentos".

Antes de la celebración de la Asamblea extraordinaria, Cajasol celebró una Asamblea ordinaria que ha aprobado las cuentas de 2009, periodo en el que tuvo un beneficio de 115 millones de euros.


ALIANZAS DENTRO DE ANDALUCIA

En la doble sesión asamblearia para aprobar las cuentas de 2009 y para ratificar la absorción de Caja Guadalajara, el presidente de Cajasol destacó que la solvencia diferencial de la entidad y la dimensión adquirida tras las dos fusiones culminadas con éxito en los tres últimos años le permiten afrontar la reestructuración del sector "sin prisas" y desde una "confortable posición".

Pulido destacó que Cajasol ha ido "por delante en saneamiento de cuentas y en procesos de integración y por eso contamos con la ventaja competitiva de no tener que improvisar nuestro futuro".

Sin embargo, admitió que la entidad aprovechará la necesaria reordenación y reforma del sector para seguir creciendo con nuevas alianzas estratégicas y para reforzar la solvencia de la entidad con los nuevos instrumentos de capitalización que se proyectan en la modificación de la Ley de Cajas.

En este sentido, el presidente desveló que la entidad dispone de una hoja de ruta propia en la que se propone, en una primera fase y según las conversaciones que mantiene en estos momentos con otras cajas, seguir impulsando aquellas operaciones que fortalezcan el sistema financiero.

A este respecto, añadió en su discurso que Cajasol "no descarta otros movimientos dentro de Andalucía, siempre que tengan como objetivo fortalecer el sistema financiero en Andalucía".

"Cajasol ha liderado con éxito una fusión regional y otra interregional de forma consecutiva y está abierta ahora a tomar cualquiera de los dos caminos", indicó el presidente ante la asamblea extraordinaria que ha aprobado la fusión con Caja Guadalajara.

Además de seguir creciendo en dimensión, Pulido avanzó que Cajasol, tras salvar el "crítico" ejercicio de 2009 con mejores indicadores que la media del sector, mantendrá de cara a este año como prioridad "la mejora de la solvencia y la eficiencia", por lo que no descarta nuevas políticas de contención de costes.

Para el presidente de Cajasol, el sector de las cajas necesita una "urgente reordenación y reforma normativa para salvar las esencias y la naturaleza jurídica de un modelo de éxito".

Antonio Pulido entiende que el sector se ha hecho con la mitad del sistema financiero "por su capacidad de adaptación a los tiempos y por su probada utilidad social".

Pulido cree que en la actual coyuntura de crisis global, las cajas "presentan debilidades que hay que corregir, como un exceso de capacidad en las redes comerciales, falta de dimensión para mejorar eficiencia y solvencia y escasas oportunidades para captar más y mejores recursos".

Por eso, para encarar este nuevo escenario respalda nuevos instrumentos de capitalización y la apuesta por las fusiones o las alianzas, aunque advierte que el nuevo modelo debe diseñarse "como un traje a la medida" de cada entidad.

A su juicio, cada entidad "debe poder elegir y adaptarse a las nuevas condiciones de mercado según su posición relativa, su singularidad o sus necesidades financieras, y para ello la reforma debe dar opciones amplias".


DATOS DE LA CAJA

Unas horas antes, la asamblea ordinaria de Cajasol aprobó unas cuentas, las de 2009, que colocan a la entidad andaluza "por encima de la media del sector en solvencia, control de la morosidad y rentabilidad gracias al saneamiento y al proceso de transformación interna que ha llevado a cabo la entidad".

Así, la caja cerró el pasado año con una solvencia del 14,6 por ciento y precisó que "mientras que un tercio de las cajas vio recortados sus beneficios en más del 50 por ciento en 2009, Cajasol superó el pasado año con una caída por debajo de la media, hasta los 115 millones de euros y después de aumentar provisiones en un 50 por ciento para hacer frente al rigor de la crisis y de la morosidad".

Este índice y el llamado 'core capital', que mide la solvencia en función del riesgo contraído y que sitúa a Cajasol en "el pelotón de cabeza de las diez primeras entidades del sector", dan muestras de la "fortaleza" de la entidad, que además cerró el pasado ejercicio con una "holgada" posición de liquidez.

Para Antonio Pulido, durante el ejercicio 2009 fue "especialmente estricta" la política de contención y racionalización de los costes, lo que permitió "limitar el crecimiento de los gastos de explotación y a su vez mejorar la eficiencia de la entidad, una de las grandes prioridades de 2010".

Asimismo, Pulido avisó de que también las cajas y todos sus estamentos "deben preparase, como el resto de la sociedad, para momentos de sacrificio en un año excepcionalmente duro como será 2010". Así, admitió que "las condiciones del mercado se agudizarán todavía más en este ejercicio y muchas cajas no podrán esquivar los números rojos, lo que explica el baile de fusiones de los últimos días".

"Necesitamos seguir creciendo y reforzar nuestras cuentas para salvar un ejercicio crucial en el que definitivamente se reinventará el sector de las cajas de ahorros, desembocando en un nuevo escenario en el que algunas de ellas se quedarán en el camino", agregó.

  • 1