Economía

Cajasur gana el 39% menos por las dotaciones y el deterioro del ladrillo

La depreciación de los activos de las sociedades inmobiliarias y las promotoras participadas, así como el aumento de la partida de las provisiones para hacer frente a la crisis, hicieron que el beneficio consolidado de Cajasur cayera casi el 40% en 2008, hasta los 36 millones de euros.

el 15 sep 2009 / 23:27 h.

La depreciación de los activos de las sociedades inmobiliarias y las promotoras participadas, así como el aumento de la partida de las provisiones para hacer frente a la crisis, hicieron que el beneficio consolidado de Cajasur cayera casi el 40% en 2008, hasta los 36 millones de euros. La caja cordobesa, que presentó ayer sus resultados del pasado año, informó en una nota de que ha acumulado 229 millones en dotaciones en los últimos dos años "para fortalecer su balance y contar con mayor capacidad para contrarrestar los efectos de la recesión económica".

Precisamente para prevenir la situación, Cajasur destacó que cuenta con fondos de provisiones por importe de 471 millones (de los que 284 son los que requiere la normativa y 187 son voluntarios). Las sociedades inmobiliarias y las promotoras participadas, parte de las responsables de la caída del beneficio de la caja, realizaron asimismo dotaciones por 72 millones.

El volumen crediticio en ladrillo, por su parte, descendió un 62%, dentro de la política de la entidad de "diversificación de balance y reducción de la exposición al sector inmobiliario". En este sentido, destacó que la exposición del crédito al sector inmobiliario y a los promotores "se situó al término de 2008 en Cajasur muy por debajo de la media de las cajas de ahorros".

Por su parte, el beneficio recurrente, que se obtiene del negocio tradicional de la caja, cayó el 21% respecto al año anterior -descontando los ingresos extraordinarios obtenidos en 2007-, hasta los 51,3 millones, "a pesar del desfavorable contexto económico y financiero en el que se desarrolló el ejercicio de 2008", apuntó en la nota.

Otro de los aspectos que más destaca dentro de los resultados de la caja cordobesa es el repunte de la morosidad, que se situó en el 5,27%. En este sentido, Cajasur precisó que la tasa de mora creció "a un ritmo muy inferior al sector de las cajas de ahorros, un 173% frente a una media sectorial del 314,6%".

Por su lado, "la morosidad del crédito concedido a los hogares, que constituyen la base de la clientela de Cajasur, se situó por debajo de la media del sector", esto es, en el 1,91% frente al 2,84%, según los datos difundidos por la entidad. Del mismo modo, la cobertura de los activos dudosos descendió un 62,7% en Cajasur durante 2008 frente a una caída media del 71,4% en el sector, situándose en el 48,14%, cobertura que se eleva al 124% al añadir las garantías hipotecarias.

Solvencia y liquidez. En cualquier caso, la caja cordobesa defendió su buena posición en lo que se refiere a solvencia y liquidez. Así, incidió en que su nivel de capitalización presentó un superávit de 191 millones de euros y continúa siendo prestadora neta en el mercado interbancario, con unas necesidades de liquidez ampliamente cubiertas. La primera línea se sitúa en los 840 millones, a la que se suma una segunda línea de liquidez por encima de los 1.580 millones, según la nota. Ambas proporcionan una disponibilidad superior a los 2.400 millones, con la que Cajasur podrá "afrontar con holgura una eventual prolongación de la crisis de liquidez en los mercados de capitales".

Además, el balance aumentó un 5,5% durante el pasado ejercicio, incrementándose en más de 1.000 millones y rebasando por primera vez los 19.217 millones, con un volumen de negocio que supera los 29.193 millones.

Los recursos ajenos aumentaron hasta los 18.165 millones y los depósitos de clientes crecieron un 8%, lo que permite cubrir ya el 62% de los préstamos concedidos con recursos obtenidos de los clientes minoristas. En cuanto a la inversión, el crédito a la clientela ascendió hasta los 14.160 millones.

Al término de 2008, Cajasur tenía créditos concedidos a las empresas y familias por valor de 14.054 millones. Contabilizando el aumento del saldo registrado durante el ejercicio, más la reinversión del capital amortizado, el crédito nuevo concedido durante el último año se situó en torno a los 2.800 millones.

  • 1