miércoles, 20 febrero 2019
14:00
, última actualización
Economía

Cajasur habla en Euskera

¿Quién es la BBK? Una caja muy solvente, industrializada y vinculada al PNV

el 17 jul 2010 / 20:44 h.

Imagen de una de las dos sucursales que la BBK tiene en la capital cordobesa.

Era la víspera de la Nochevieja de 2004 cuando Caja Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK), en medio de una fiebre de expansión de oficinas bancarias, abría su primera sucursal andaluza, concretamente en Marbella. Al aterrizar en Sevilla, poco tiempo después, sus directivos se sorprendían del inusitado interés creado entre la prensa económica de la capital. ¿Extraño? No. Por una parte, se estaba asistiendo al desembarco permanente de cajas foráneas. Y por la otra, en esta región todo aquello relacionado con las cajas de ahorros se vivía -y se vive- con especial intensidad. Seis años después de aquel estreno, la vasca, después de adjudicarse Cajasur, cobra especial protagonismo en el mapa de las finanzas andaluzas.

¿Pero, quién es la BBK? Por lo pronto, la caja más solvente y de las más eficientes de este sector, al tiempo que muy implicada con la industria vasca a través de sus participaciones y cartera crediticia aunque, en su defecto, muy vinculada a las diputaciones vascas y al entramado político del PNV. Son tres sentencias que la marcan.

Vayamos a lo estrictamente financiero. Con datos del cierre de 2009, la BBK era la entidad más solvente de España -incluyendo cajas y bancos-. Su coeficiente de solvencia era del 22,2%, siendo el mínimo que exige el Banco de España del 8%-; el core capital (relación entre la suma de capital y reservas respecto a los activos sometidos a riesgo) se situaba en el 14,6% -los analistas gritan al cielo si este índice se coloca por debajo del 6%-; la tasa de mora (el porcentaje entre los créditos con dudosa devolución y la cartera crediticia total) se ubicaba entre las más reducidas del conjunto de las finanzas (2,49%) y, dentro de las cajas, se encontraba entre las más capitalizadas, con 4.123 millones de euros.

Pese a reducirse en un 14,8%, su beneficio neto del año pasado, con 289 millones, fue el segundo con mejor comportamiento dentro del Estado, siendo 48.347 millones su volumen de negocio (es decir, la suma de los créditos y depósitos). "El rigor y la prudencia en la gestión explican que, en un escenario que cambió de forma radical, BBK obtuviera en 2009 unos buenos resultados", destaca Mario Fernández, su presidente, en el informe anual de la entidad correspondiente a 2009. Aquí nos tienes, el lema con el que trata de atraer a la clientela.

Pasemos a la cartera industrial y fijémosnos en aquélla en la que la BBK tiene carácter de permanencia, es decir, empresas que estima estratégicas. Así, su valor contable -en libros, inferior al de mercado- ascendía a 3.964,5 millones de euros a 31 de diciembre pasado, siendo la estrella la compañía eléctrica Iberdrola (6%), si bien también tiene el 14% de Petronor, el 5% de Enagás y el 2,2% de REE. Para hacerse una idea de esa dimensión: Unicaja ni roza los 1.500 millones.

Dos ejemplos de la actualidad económica revelan el poder de la BBK en materia empresarial. De un lado, la batalla que libra Florentino Pérez, presidente de ACS, por controlar Iberdrola. De otro, la OPA lanzada por Banco Sabadell sobre el Guipuzcoano. En las dos operaciones la caja tendrá un papel decisivo y ambas son compañías muy vascas aunque de ámbito nacional.

412 son sus oficinas, de las que 174 radican fuera de su ámbito de influencia (31 en Andalucía). La plantilla, 2.693 personas -2.431 en la actividad financiera y otras 262 en su fundación-. Mayoría de mujeres (51,40%). Y 101,9 millones de euros destinó el pasado ejercicio a la Obra Social.

Ya fuera de los números, algo de historia. La BBK nació en los albores de los pasados noventa de las fusiones de la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao y la Caja de Ahorros Vizcaína. En los últimos años, ha habido varias intentonas de matrimonio con las otras dos cajas vascas (Vital y La Kutxa). Sí hay voluntad, pero la absorción de Cajasur agranda las diferencias entre ellas y daría, por tanto, protagonismo a la que preside Mario Fernández, algo que no gusta a las demás.

Diputación Foral de Bizkaia y Ayuntamiento de Bilbao son las entidades fundadoras, y ambas se encuentran en manos del PNV, un partido que, gracias a que goza de la mayoría de los ayuntamientos presentes en la asamblea general y controla también la mayoría de las candidaturas de los impositores (los clientes), tiene amplio poder sobre las decisiones que se toman en la entidad. Por ello, no son extraños los comentarios respecto a que el Gobierno español habría pagado al PNV su apoyo a los Presupuestos del Estado con Cajasur, al igual que sonaron con Caja Castilla-La Mancha, aunque ésta se adjudicó a Cajastur.

Son las entrañas de la BBK, la caja que se lleva a Cajasur de Andalucía y la hará un banco vasco.

  • 1