Economía

Cajasur pierde su alma

La asamblea general de hoy aprueba la cesión a BBK y la conversión en banco

el 22 nov 2010 / 20:34 h.

Griñán recibió al presidente de BBK, Mario Fernández, nuevo dueño de Cajasur, en julio pasado.

Cajasur, que en 1878 se constituyó como caja de ahorros bajo el auspicio de la Iglesia, inicia hoy una nueva etapa al aprobar en asamblea la cesión de activos y pasivos a BBK Bank, un nuevo tiempo que dejará atrás la gestión que la condujo a la intervención del Banco de España hace seis meses.

Cajasur que se denominó en un principio Monte de Piedad de Córdoba y, al mismo tiempo, Monte de Piedad del Señor Medina, nació el 1 de septiembre de 1864 y fue clasificada como institución benéfico social particular por la Real Orden de 25 de enero de 1866.
No fue hasta el 2 de octubre de 1878 cuando tal institución acogió la figura de caja de ahorros, que también fue fundada por el mismo Cabildo, cuando ya tenía aprobados sus primeros estatutos y reglamento.

Ya en el siglo XX, acometió una fusión por absorción con la Caja Provincial de Ahorros de Córdoba a mediados de los noventa y escaló en el ranking de las cajas andaluzas.

Desoyó las recomendaciones del Banco de España que le advertían de la excesiva presencia en el sector inmobiliario que finalmente le condujo a una extrema debilidad y para la que no quedaba otra solución que fusionarse con otra entidad.

Se sucedieron meses de conversaciones fallidas con Unicaja en los que el ajuste laboral fue utilizado como principal escollo para impedir la fusión.

La madrugada del 22 de mayo el consejo de administración -los seis representantes de la Iglesia, más cuatro impositores y el representante del sindicato Aspromonte- rechazó la operación con la malagueña y pidió la intervención del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

No sólo supuso la destitución de los miembros de los órganos de gobierno de la entidad, sino también el desvanecimiento de la aspiración de la Junta de Andalucía de crear una gran caja andaluza. El Banco de España se inclinó por la oferta de la caja vasca BBK en detrimento de las presentadas por separado por las andaluzas Unicaja y Cajasol.

Todo este proceso dará hoy un paso más cuando a las 9.00 se reúna la asamblea general para aprobar la cesión de activos y pasivos a la BBK Bank, el nuevo banco controlado por la caja vizcaína, y que será efectivo a partir de enero de 2011.

Los 160 convocados a esta asamblea sólo podrán ser testigos de la aprobación de la cesión, ya que, tras la emisión de cuotas participativas, el cien por ciento del derecho de representación recae en el FROB.

Además, en esta asamblea el FROB dará a conocer el informe sobre la situación de la entidad y examinará y aprobará las cuentas anuales y de la gestión del consejo de administración durante el pasado ejercicio. Se confirmará también el nombramiento de José Carlos Pla como nuevo director general de la entidad.

La Iglesia no está conforme con el modo en el que se ha realizado este proceso y ha presentado ante la Audiencia Nacional un recurso contra el Banco de España por desestimar la petición de anular el procedimiento de cesión a la BBK.

En el trasfondo de esta decisión se encuentran las irregularidades que, según la Iglesia, han existido en la valoración de la caja ya que, mientras el organismo regulador tasa los activos de Cajasur en 16.122 millones y el pasivo en 16.808 -lo que arroja un saldo negativo de 686,2 millones-, el Cabildo asegura que en el momento de la intervención el patrimonio era de 20 millones. Según la tasación del Banco de España, la BBK tendrá que pagar un euro, una cantidad simbólica, por Cajasur, que se distribuiría en 67 céntimos para el Cabildo y 33 para la Diputación de Córdoba.

Una década con polémica y devaneos a rastras

Tortuosa ha sido esta década para Cajasur. Treinta años de poder absoluto de Castillejo. Siempre en el candelero de la actualidad por su polémica con la Junta de Andalucía, de cuya tutela huyó a finales de 2002 acogiéndose a la ley estatal y regresó dos años después ya con Castillejo defenestrado, y por la millonaria póliza de jubilación de éste. Sus devaneos con los empresarios inmobiliarios, el enfrentamiento con Unicaja, la intervención, la subasta. Ya no es andaluza, sino vasca, no es una caja, sino un banco.

  • 1