sábado, 20 abril 2019
04:53
, última actualización
Deportes

Cala presenta sus credenciales en el Sevilla

Su buen partido en Málaga lo confirma como alternativa real en la primera plantilla.

el 11 abr 2010 / 19:59 h.

Cala aclamado como si el Sevilla FC hubera ganado el partdo y no sólo solventado el pase a la final.

Juan Torres Ruiz, Cala, no ha tenido una aparición fulgurante en el primer equipo sevillista, ni mucho menos. Su ascensión no ha sido meteórica ni radical, ha sido progresiva, no sin falta de problemas y, de hecho, aún debe dar algún paso más para confirmarse en la elite nervionense. Pero lo cierto es que el jugador de Lebrija apunta maneras y en cada oportunidad brindada avanza con firmeza. El último ejemplo, quizás el más llamativo por su gol, es el encuentro ante el Málaga, en el que permitió empatar al conjunto nervionense tras el enorme fallo del meta Munúa.

Pero quizás lo más brillante de su participación en La Rosaleda no fue el gol –algo común en su carrera deportiva, por otra parte, pues siendo defensa ha sido un asiduo artillero en las categorías inferiores–, sino su fiable participación en una posición que no es la suya, el lateral derecho.

El del pasado sábado fue su cuarto partido como titular esta temporada. Ya salió de inicio como central ante el Rangers en la Liga de Campeones, ante el Zaragoza en la Liga, y en la vuelta de la semifinal de la Copa ante el Getafe –ante el Barcelona en cuartos su aparición fue testimonial–. Y en los cuatro su nota ha sido positiva, pese a que en La Romareda el equipo cayera 2-1.

PROYECCIÓN Y LESIÓN. Cala –20 años– apareció en el Sevilla Atlético en el año 2007, si bien comenzó a gozar de continuidad al siguiente. Al filial llegó directamente del equipo de juveniles debido a su gran rendimiento, en el que destacaba su gran aportación anotadora pese a su posición de defensa. De hecho, en el verano de 2008 Manolo Jiménez decidió llevárselo a la pretemporada del primer equipo para ir metiéndolo poco a poco en el ritmo de trabajo del Sevilla. En esa misma pretemporada ofreció muy buena imagen el lebrijano, hasta el punto de convencer a la dirección deportiva como una alternativa de futuro a corto y medio plazo para un equipo con importantes problemas defensivos.

Pero entonces, el domingo 2 de noviembre de ese mismo año, su progresión se frenó de forma tajante. Sufrió con el filial una grave lesión ante el Hércules, en un encuentro de la categoría de plata.

Padeció una rotura del menisco interno, un esguince del colateral interno y una rotura proximal del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha que le tuvo en el dique seco siete meses. Pero aún así, y tras pasar por el quirófano, Cala logró su objetivo y esa misma temporada volvió a reaparecer, en junio ante el Celta. De esta forma, de nuevo estuvo preparado para hacer la pretemporada con el primer equipo en el verano. Con el tiempo, el mismo futbolista suele decir que la grave lesión le vino “bien” y que le ha servido para mejorar “la conducta, el aspecto humano”. “He ganado con la lesión”, ha señalado en alguna ocasión.

Curiosamente, a partir de ahí todo ha ido mejor. Debutó con el primer equipo el 9 de diciembre en el encuentro ante el Rangers, fue citado para la selección española sub 21 en febrero y luego, a pesar de un esguince de tobillo, ha vuelto a contar para Antonio Álvarez y ha marcado su primer gol en Primera. Credenciales para hacer realidad su deseo: “Desde alevines lo tengo claro, mi sueño es jugar en el primer equipo del Sevilla”.

  • 1