Local

Calcinado en torno a un 4% del parque del Tamarguillo tras incendios continuados

el 12 ago 2010 / 15:05 h.

Un sector de vecinos de Sevilla ha alertado de la situación que  está viviendo en las últimas semanas el Parque del Tamarguillo, con  hasta siete conatos de incendio continuados -sospechan que puedan  ser intencionados- y que ya ha calcinado en torno a unas cuatro  hectáreas del total de 96 del recinto, poco más del cuatro por  ciento.

El presidente de la Asociación 'Movida Pro Parque del  Tamarguillo', Julián Balmón, explicó a Europa Press que el conflicto  no está sólo en que los fuegos puedan ser intencionados, sino que "el  parque está en un estado de mantenimiento de abandono total, comido  por la maleza y las brozas, y eso es una invitación para cualquier  pirómano".

Balmón, en este sentido, explicó que los vecinos llevan ya unos 15  años reivindicando actuaciones para regenerar el parque, que  actualmente se encuentra "cerrado y en un limbo administrativo", pues  aunque se han llevado a cabo trabajos de adecuación "no se desbroza  ni se limpia". "Todos los años es la misma película", criticó.

Así, el portavoz vecinal señaló que desde mediados de julio se  están dando una serie de fuegos que "afortunadamente" no han llegado  a más por la rápida actuación de los residentes de las inmediaciones,  "muy celosos porque son parte activa en las reivindicaciones", a la  hora de avisar a los bomberos. Pese a todo, recordó, se han quemado  extensiones de "bosque mediterráneo, encina, alcornoque, álamos o  bosque de ribera, lo que no es poco, porque conforman un paisaje  bastante singular".

A todo ello, Balmón añadió el "plus" de que el parque linda con la  cabecera de pista del aeropuerto de San Pablo y con la autovía  Sevilla-Madrid, "un enclave geoestratégico y complicado, porque se  pueden provocar accidentes de circulación, lo que es más motivo para  que tomen cartas en el asunto".

Por último, lamentó que ahora que el Consistorio ha equipado una  parte del parque "no sólo no se ha inaugurado sino que, al verse sin  limpieza ni mantenimiento, tememos que otro incendio pueda arrasar  los equipamientos o que empiecen a introducirse vándalos que puedan  venderlos como chatarra".

  • 1