sábado, 20 abril 2019
16:04
, última actualización
Deportes

Calderón: "No tengo ninguna duda de que he hecho méritos para seguir en el cargo"

ENTREVISTA. El entrenador del Betis cree que habría salvado al equipo "si no fuese por cosas externas", critica a quienes "quieren destruir" a Gordillo y apuesta por hacer cambios "a todos los niveles" en la plantilla.

el 01 may 2014 / 22:59 h.

Gabriel Humberto Calderón posa en el túnel del Villamarín tras el entrenamiento del miércoles / Pepo Herrera Gabriel Humberto Calderón posa en el túnel del Villamarín tras el entrenamiento del miércoles / Pepo Herrera PEPE ELÍAS - LUIS LASTRA En una palabra, ¿cómo calificaría todo lo que ha ocurrido? Es difícil encontrar la palabra, pero la decepción y la tristeza es muy grande. Vine muy consciente de la situación en que estábamos y de que era muy difícil, pero venía convencido de que lo podíamos sacar. Todo el tiempo tuve ese sentimiento, aunque no teníamos mucho margen de error. Decimos que los errores arbitrales te dan y te quitan, pero en momentos puntuales en que podíamos levantar la cabeza futbolísticamente… Había muchos jugadores desahuciados  y tras los cuatro primeros partidos recuperé a un equipo que estaba muy mal en todos los sentidos. Cuando empezamos a competir, los errores arbitrales fueron determinantes. Después seguimos creciendo menos al final, cuando los errores propios hicieron que la poquita esperanza que teníamos no se concretara. El Betis ha sido incapaz de ganar dos partidos seguidos. El resultado final es una temporada catastrófica, pero yo hablo de mi periodo. Si el árbitro pita bien contra el Athletic, el Villarreal, por lo menos hoy no estábamos donde estamos. Y nunca hablo de lesiones, pero cuando encuentras una defensa buena, en el 0-2 del Sevilla, pierdo a tres de los cuatro defensores de un partido a otro. Piense que el Real Madrid pierde ahora a Sergio Ramos y Pepe. Todo eso suena a excusa, pero es la realidad. En los tres meses que yo viví, recuperé jugadores que estaban desahuciados y dieron un rendimiento extraordinario, pero en Elche se lesionan dos defensores y se diga lo que se diga, si yo ante el Málaga tengo a Dídac y Caro… Los otros lo hicieron bien, pero no es lo mismo. Es como que no te dejan cuando podías agarrar una continuidad, porque el día del Athletic, con nueve, estábamos más para el 1-1 que para el 0-2. ¿Se le ha escapado la oportunidad de su vida en España? No. Cuando acepto venir, renuncio a un contrato importante en Qatar y firmo el contrato sin leerlo siquiera. El presidente me dijo que si seguíamos en Primera estoy renovado, pero ni leí la cláusula. Si hubiera pensado en mi interés personal, habría esperado a otro momento, porque tonto no soy. Yo arriesgué lo mío porque el Betis estaba en la UVI y es un ser querido y muero con él, y las consecuencias que tenga para mí me dan igual. Lo sigo pensando y estoy muy tranquilo. Hice el máximo, errores seguro que cometí pero estoy tranquilo porque lo que le di al equipo era para que se pudiese salvar. Se dieron circunstancias que no puedo controlar. Ha criticado mucho a los árbitros. ¿Cree que ha habido alguna intencionalidad para acabar de hundir al Betis? Son cuatro partidos determinantes y no encuentro explicación porque creo en el deporte y la honestidad de la gente. Pero cuando el árbitro está a tres metros de la jugada, ve que no hay penalti y lo pita, no sé cómo explicarlo. O los linieres contra el Athletic: uno está al lado de la jugada y no te da penalti, luego hay una mano del Athletic y no da penalti y expulsión, que además era el 1-1… Son decisiones terriblemente injustas. El criterio es completamente en contra de nosotros y a favor de los demás. ¿Por qué? ¿Cuándo vio todo perdido? Es que nunca lo veo perdido. El día del Sevilla fue el que más me hirió, porque que te quiten de en medio de esa manera, como pasó con el Athletic... Eso no puede existir en fútbol. Puede haber errores, pero eso no es un error. Que te piten un penalti que no es y te expulsen un jugador, y era fuera de juego. no se puede tomar como error. Pero siempre seguí creyendo. Y contra el Rayo el rival no hace nada y se encuentra un 2-0 por errores nuestros. Ese día dije ‘contra todo esto no puedo’, son factores que no puedes controlar. Es una dinámica negativa, cruel, difícil de revertir. ¿Se siente menos responsable del descenso que Mel y Garrido? No. Asumo la responsabilidad que tengo que asumir, pero no es lo mismo empezar una temporada que terminarla. Yo cogí el equipo mal, pero lo recuperamos a pesar de estar tan, tan hundido. Estoy muy contento. ¿Le decepcionó la plantilla? Soy consciente de las limitaciones que tenemos, pero no las voy a decir aquí. El equipo entró conmigo en una dinámica muy buena de juego y en el momento en que estábamos asomándonos el árbitro nos roba el partido del Athletic. Si no lo hace, el equipo coge ahí una dinámica que ya no para de ganar. A toro pasado es fácil decir ‘qué mal’, pero el equipo demostró un nivel que podía ganar a cualquiera. ¿La Liga Europa ha sido otro contratiempo? El perjuicio grande fueron las lesiones. Ganamos 0-2 y de un partido a otro perdimos dos defensores, que se dice rápido. Dirán que me estoy justificando, pero mire el Barcelona, que perdió a los dos centrales y al portero. La gente puede decir lo que quiera, pero el Betis perdía 4-0 o 5-1. Conmigo fue 0-2 y el 2-0 de la Liga, que fue una vergüenza, el árbitro nos quitó el partido por la cara. Los lesionados nos mataron. Es verdad que en el segundo partido contra el Sevilla entramos muy mal, no sé si fue bloqueo o qué. Decía alguno ‘a ver cómo plantea Calderón el partido’. No hay que ser muy inteligente. Si le ganas 0-2 al Sevilla y en el segundo tiempo jugaste como jugaste, pues vamos a jugar igual. Si sigue o si le piden consejo, ¿qué porcentaje de la plantilla diría que vale para el ascenso? Hay que cambiar jugadores y determinadas cosas, evidentemente, pero la base importante es buena. Hay que hacer unos retoques. Porcentaje no sé decir, pero revolución tampoco. Hay características que necesita y hay que dárselas, a nivel físico, técnico, táctico, mental… Yo las tengo clarísimas y le voy a hacer un informe al club. Vine para ayudar al Betis y lo seguiré haciendo con todas las consecuencias aunque me vaya de aquí. El entrenador del Betis, en el césped del estadio / Pepo Herrera El entrenador del Betis, en el césped del estadio / Pepo Herrera ¿Qué posibilidades hay de que siga, aunque sea en otro puesto? La única posibilidad de que siga aquí es de entrenador. Y lo aclaro bien: sería muy exigente, no en el tema económico sino en cuanto a la organización. Vine aquí a arriesgar mi prestigio y dar mi carita, pero a partir de ahora quiero una organización y mi exigencia sería muy grande para triunfar. Yo no elegí la plantilla, vine como tercer entrenador, pero si empiezo de cero tengo claro lo que quiero para que el Betis esté a la altura de la afición. La afición es de Primera y tenemos que hacer una organización de Primera. Quedarme por quedarme, no. Hablando de la afición, ¿cree que los silbidos del sábado son una especie de sentencia contra usted? Yo no sentí que me pitasen. Dicen que algunos pitaron cuando corearon mi nombre, pero en el estadio no sentí tener la afición en contra. Yo he sido futbolista y sé cuándo he tenido la afición en contra. En los primeros seis meses como futbolista no andaba bien y sentía la afición en contra. El otro día no la sentí. Lo que veo en general es que el beticismo aprecia lo que he hecho por el club, que vine en las condiciones que vine, arriesgando lo que arriesgué. Siento el respaldo y la comprensión generales. ¿Cree que ha hecho méritos suficientes para seguir en el cargo? Tal como he trabajado, no tengo ninguna duda. Sé de mi experiencia, sé de mi competencia, sé de dónde he sacado al equipo a todos los niveles y sobre todo he demostrado largamente mi competencia. Pero sé que en fútbol se mira el resultado. Unos dirán ‘qué malo’ y otro ‘llegó cuando llegó, qué quieres que haga, si es un milagro que salve al equipo’. Pero si no fuese por las cosas externas, incluso con nuestros errores, míos y de los jugadores, lo habríamos salvado; seguro. La estadística es mala, tiene razón, pero tuvimos cuatro partidos en los que los árbitros nos metieron la cabeza adentro. Y no hablemos de lesiones en un equipo que no es que tenga 40 jugadores. Hasta el Barcelona pierde dos jugadores y lo siente, no es campeón porque pierde al portero y a dos centrales. Mirándolo objetivamente, se ve la calidad de mi trabajo. ¿Qué ha pasado con Sara? Soy intransigente con la disciplina de grupo y a un jugador que se sale de ella, sea cual sea el motivo que él considere, no lo justifico. Si no respeta esa disciplina, no tiene lugar en el equipo. Así de simple. ¿Cómo ve el futuro del Betis? Todos sabemos el problema que hay, pero al margen de lo que haga la jueza, la gente tiene que tener unión. Veo muchos intereses personales. Yo lo puedo decir porque vine dejando de lado mucho, pero de tonto tengo poco. Vine a brindarme al Betis a colaborar, a sufrir y morir con el Betis si hacía falta. Hace 31 años que soy bético adoptado. La gente de aquí que se dice bética no hace lo que hago yo. Hay muchos que van a por sus intereses personales y en contra. Queremos hacer daño a un mito del Betis. ¿Dónde se ha visto esto? ¿Cómo pueden querer hacerle daño? Me parece una barbaridad. Como Gordillo no estará a favor de esa gente, pues dicen ‘vamos a destruir este mito y nos metemos nosotros’. A un mito del Betis debes tenerle el máximo respeto. Dejen los intereses personales de una vez por todas. El año pasado no escuché ‘gracias, Gordillo, porque estamos en la UEFA’. Nunca. Nadie. El mérito fue para no sé quién, todo bien menos para él. Y ahora, ¿qué? ¿Gordillo nos ha metido en Segunda? Vamos a ser honestos. La gente dice tonterías malintencionadas, sin sentido común y sin mucho cerebro. No hay que ser muy inteligente. ¿Gordillo no fue responsable de la UEFA y ahora es responsable de irse a Segunda? Ni lo fue antes ni lo es ahora. Que gana 12.000 euros al mes… Hay que respetar a la gente que dio la vida y la da por el Betis, porque él siempre la dio sin interés. No podemos querer destruir a un mito. Eso no es ser bético ni nada. Puedes decir que Gordillo se ha equivocado y argumentarlo. Como yo digo: márquenme los errores que he cometido como entrenador y arguméntenme. Lo acusan de haber recomendado su fichaje… ¿Se ha equivocado con mi fichaje? Dirán ‘por el resultado final, sí, porque no ha salvado al equipo’, y entonces yo empiezo a contar toda la historia de por qué no lo salvé. Él puede recomendar, pero el consejo decide. Pero la culpa es de Gordillo. Y yo digo: ¿fue un error traer a Calderón? Y si traen a otro, ¿qué? Trajeron un bético que dio la vida, que mejoró al equipo, que tiene experiencia y competencia. ¿A quién vamos a traer, a Pepito Pérez? ¿Diría que el Betis, socialmente, ha ido muy a peor desde su época? Si vemos la historia del Betis, siempre tuvo una afición de Primera pero no siempre tuvo una gestión de Primera. El Betis ha ido de arriba a abajo y de abajo a arriba, y eso no es bueno. Tuvimos a un presidente durante 19 años y fuimos campeones de Copa pero también bajamos a Segunda. Se va ese hombre y quedan 90 millones de deuda. Son gestiones que siempre perjudican al Betis. Este año, dependiendo de dónde seas, queremos hacer mártires. El culpable es Gordillo, es Calderón, es el consejo… No se puede salvar nadie, todos hemos hecho las cosas mal. Lo que no es de recibo es que al final el más malo de todos y el más responsable de todo sea el último que viene, que no preparó nada y vino a pecho descubierto a recibir la bala. El único mártir es la afición del Betis. Todos los demás que quieren vender cosas personales son mentira. Hay que poner los puntos sobre las íes, decir las cosas como son y dejar de vender humo y decir ‘soy bético, soy bético’. Yo, siendo extranjero y bético adoptado, sí estoy demostrándolo porque vine a firmar en blanco y arriesgar mi prestigio como entrenador para morir por el Betis. ¿Cuántos hacen eso? Algunos van diciendo que son béticos, pero van matando al otro. Únanse de una vez y trabajen al nivel y a la altura de la afición, la única que quiere de verdad al club y paga y sufre y lo respalda siempre. Los demás son oportunistas. Hablaba de la plantilla. ¿La fragilidad mental es una de esas características que hay que mejorar? Hay un poco de todo. Hay que mejorar a nivel psicológico general, igual que ofensiva y defensivamente, pero eso se mejora no cambiando a todo el mundo. Confío mucho en la base del equipo porque me lo ha demostrado en muchos partidos. ¿Rubén Castro debe seguir? Sus goles están ahí, pero cuando las cosas van mal se va contra todos. Hay que tener cuidado, todos pueden tener razón pero todos se pueden equivocar cuando empezamos a señalar. Por eso decía que no podemos empezar a echar culpas para salvar a alguien. Ni yo voy a echar culpas para salvarme a mí. Yo tengo la responsabilidad que tengo. Cada uno tiene un porcentaje: el que empieza desde la pretemporada tendrá un poco más que el siguiente, el siguiente también… y el que terminó, lo mismo. ¿Paulao volverá a ponerse la camiseta del Betis? Yo nunca hice eso ni se me ocurrió, pero es verdad que si un jugador no se siente fuerte, es mejor que salga a que se quede y nos metan dos goles más. Me río de las críticas, aunque tonterías podemos decir todos. Yo quiero ganar el partido. Y no hace falta preguntar a un psicólogo, te lo dice un niño de cuatro años: si quieres ganar el partido, quita al que no quiera ganar. Si lo dejo y nos meten el tercero por su culpa, me dirán ‘¿es usted tonto?, ¿no ve que le pidió el cambio?’. Lo veo ridículo, la verdad. Hay que decir las cosas con sentido común. Faltan tres partidos y no se sabe qué puede pasar, pero no puedo descartar que alguien juegue de aquí al final. Si tengo opción de elegir, es posible que no. ¿Han encontrado alguna explicación a tantísimas lesiones? Hemos tenido ocho fracturas, que eso es mala suerte. No hablé con el médico, pero en mi vida había visto esto. Cuando llegan estas situaciones, pido a los jugadores que sean profesionales hasta el último minuto. Si veo que alguno no lo es, no tiene sitio. Si alguien se quiere esconder, que se esconda, pero eso es un perjuicio para el jugador porque mañana llamarán al club o a mí preguntando por él y yo diré lo que es. Voy a ser intransigente con el que no quiera estar. Voy a dar la cara con los jugadores que también quieran darla. No hay discusión.

  • 1