Deportes

Calderón vuelve a casa 26 años después de aquel adiós que no pudo ser en un derbi

El presidente Retamero lo expedientó por firmar con el PSG y le impidió despedirse de la afición en el césped acusándolo de "desestabilizar" al club.

el 02 feb 2014 / 08:49 h.

Gabriel Humberto Calderón, ayer y hoy en el Betis / El Correo - Real Betis Gabriel Humberto Calderón, ayer y hoy en el Betis / El Correo - Real Betis Gabriel Humberto Calderón volverá hoy al estadio Benito Villamarín, a su casa durante cuatro años, aunque el argentino quizá discrepe de esta afirmación porque para él, en realidad, el Betis fue, es y será siempre su casa. Lo hace como entrenador verdiblanco y el reencuentro será, cómo no, especial. “Es el sueño”, dijo anteayer. Ya regresó en dos ocasiones desde que dejó de ser futbolista: el 20 de junio de 1995, para el partido homenaje a su gran amigo Rafael Gordillo, un Betis-Real Madrid; y el 17 de noviembre del año pasado para un amistoso benéfico, también un Betis-Real Madrid aunque de veteranos. Pero su despedida oficial, aunque ni él ni los béticos lo sabían entonces, se produjo hace 26 años y ocho meses, en un Betis-Real Sociedad de la temporada 86-87. La historia tiene su aquel, porque en realidad Calderón debería haber dicho adiós al Betis en un derbi. El último partido de Calderón en el Villamarín, queda dicho, fue un 5-1 contra la Real. Se jugó el 24 de mayo del 87 y Rincón marcó tres goles. Una semana después, Calderón participó también en una derrota verdiblanca en Murcia por 3-2. Aquel fue su último encuentro oficial con el escudo de las trece barras. Tres días más tarde, el 3 de junio, firmó un contrato con el Paris Saint-Germain que reportó 70 millones de pesetas al Betis y dijo que esperaba despedirse de la hinchada en el derbi del siguiente domingo. No pudo ser. El entonces presidente, Gerardo Martínez Retamero, lo expedientó por, dijo, “desestabilizar” al club pidiendo más dinero para renovar. El argentino negó esa versión con rotundidad, pero ya no jugó más como verdiblanco. El Betis, por cierto, cayó en aquel duelo de la máxima (1-2).

  • 1