jueves, 15 noviembre 2018
11:03
, última actualización

La Patrona de Camas hace historia en la Catedral

Es la primera dolorosa de la provincia que se corona en el primer templo metropolitano. “Que esto no sea un gran teatro”, ha pedido Asenjo

el 15 jun 2013 / 14:50 h.

coronacionvirgencamasJME021 A Camas y a Sevilla no solamente les unen ya el buen gusto por el toreo de arte y duende sublimes del faraón Curro, la historia compartida que encierran las áureas piezas del tesoro del Carambolo o el acendrado cariño que ambos municipios profesan en tiempos de gaita y tamboril a la tradición que cada Pentecostés salpica la Cuesta del Caracol de blancas hileras de carretas. Desde ayer Camas y Sevilla han sumado una nueva cuenta a ese ya largo rosario de historias, pasiones y devociones compartidas que han acercado aún más la vida de estas dos ciudades limítrofes. La Virgen de los Dolores, Patrona de Camas desde 1926, una dolorosa de Juan de Astorga, hermana de la Esperanza Trinitaria y de la Virgen de la Angustia de Los Estudiantes, hacía historia al recibir en la Catedral de Sevilla su coronación canónica de manos del arzobispo Juan José Asenjo. La titular de la hermandad sacramental de Camas se convertía así en la primera dolorosa de la provincia en recibir tal distinción en la casa madre de la Iglesia de Sevilla, un gozo que el pueblo camero quiso compartir con todos los sevillanos. Hacía ya casi tres años que las naves de la Catedral no acogían una coronación –la última fue la de la Virgen de Regla, en septiembre de 2010– y podría asegurarse que la de la Virgen de los Dolores ha marcado, por su intensa preparación espiritual, sus desvelos sociales y su austeridad en el gasto, la senda a seguir en futuras coronaciones. El momento culmen de la ceremonia llegó al filo de la una del mediodía cuando el arzobispo Asenjo, con el fondo musical del Aleluya de Haendel, se subía al paso de palio donde se hallaba entronizada la dolorosa en el altar de plata de la Catedral para depositar sobre las sienes de la Patrona y Alcaldesa perpetua de Camas la misma corona, algo remozada, que su pueblo le regalara en 1956 por suscripción popular, momento que fue refrendado con una sonora ovación de todos los asistentes. Previamente, durante su homilía, el arzobispo había felicitado a la hermandad por cumplir escrupulosamente sus recomendaciones tiñendo este gran acontecimiento de una “tonalidad eminentemente religiosa, espiritual y pastoral” con los únicos fines de lograr “la renovación profunda de la fe y de la vida cristiana de los hijos de Camas y el incremento de la devoción a la Virgen”. coronacionvirgencamasJME035 Antes de dar por finalizada esta misa estacional de mantillas blancas y cordones morados al cuello, el arzobispo insistió en un mensaje: “Dios quiera que lo que hemos hecho esta mañana no sea flor de un día, que al día siguiente se marchita. Que no sea un gran teatro, que después no tiene repercusión en la vida personal y concreta”, por lo que animó a los casi 1.700 hermanos que integran la nómina de la más antigua hermandad camera a no olvidarse de los pobres, “que en estos momentos son legión como consecuencia de la aguda crisis económica que nos aflige”. Ya cuando la misa se consumaba, el hermano mayor de la corporación, José Manuel Marín, agradeció al arzobispo esta coronación con la que “se ve colmada esa historia de amor y de profunda devoción que el pueblo de Camas le ha tenido a lo largo de los siglos a la Virgen de los Dolores”. Muy emotivas fueron también las palabras expresadas por el párroco y director espiritual de la hermandad, Manuel Sánchez, quien agradeció al arzobispo la buena acogida que dispensó a la idea de coronar a la Virgen en la Catedral: “Alguna gente nos decía: no están locos éstos que quieren ir a la Catedral. Es verdad, estamos locamente enamorados de la Madre de Dios y por eso hemos vebnido aquí acompañando a esta Niña Nazarena”. Sánchez también hizo referencia al importante número de traslados y procesiones que ha requerido esta coronación: “Aún nos quedan ahora dos procesiones pendientes, permanentes y eternas, que estoy seguro que el pueblo de Camas sabrá hacer: la procesión en búsqueda de los pobres y de los enfermos, que no termina nunca, y la procesión diaria y constante de la evangelización”. Ya a la caída del sol, la Virgen de los Dolores Coronada retornada en procesión gloriosa hasta la capilla de los Marineros, adonde entró de madrugada. TODAS LAS FOTOS DE LA CORONACIÓN

  • 1