lunes, 18 febrero 2019
11:54
, última actualización
Local

Camerún 1 - Dinamarca 2

el 21 jun 2010 / 14:48 h.

TAGS:

Samuel Eto'o se presenta como un león domado y abatido después de que la selección de Camerún haya sido la primera eliminada del Mundial de Sudáfrica, por lo que ha cambiado la alegría de hace menos de un mes, cuando se proclamó campeón de la Liga de Campeones, por la tristeza de la despedida mundialista.

Un sábado de una noche primaveral de hace cuatro semanas, el 22 de mayo, Eto'o levantó con el Inter de Milán la Copa de Europa al ganar en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid al Bayern de Múnich en la final por 2-0.

Otro sábado por la noche, esta vez en el invierno de Pretoria, en Sudáfrica, y a casi 10.000 kilómetros de Madrid, ha comprobado, al quedar su equipo eliminado del Mundial, que la línea que separa el éxito del fracaso en el fútbol es sumamente estrecha.

Su selección, los "leones indomables", perdió por 2-1 ante Dinamarca en el segundo partido del Grupo E del Mundial.

Antes había caído contra Japón (1-0) en el primer partido, por lo que la victoria que su selección pueda obtener el próximo jueves en el tercer partido ante Holanda no le permitirá su clasificación para octavos de final.Tras el encuentro, Eto'o atribuyó a causas divinas la eliminación de su selección en el Mundial. "Dios lo quiso así", afirmó antes de lamentar que la oportunidad de lograr un buen resultado en el primer Mundial que se disputa en África les había llenado de ilusión, pero su equipo no pudo hacer realizar este sueño.

De lo único que podrá presumir Eto'o en este torneo es de haber marcado el primer gol, no se sabe si el último, de Camerún en este Mundial.

En cualquier caso es un jugador acostumbrado a marcar, que seguro se guarda goles de más calidad e importancia que el conseguido ante Dinamarca. Sólo en la selección supera los cuarenta goles y con anterioridad, en un Mundial, ya había marcado el tanto de la victoria por 1-0 ante Arabia Saudí en 2002.


Fue el suyo, ante Dinamarca, un tanto logrado al principio del choque, que abrió la puerta de la esperanza para su equipo. Sin embargo, los daneses empataron antes del descanso, dieron la vuelta al marcador en la segunda parte y enviaron a Camerún a casa sin ningún tipo de miramiento.


El momento es doloroso para Eto'o, un verdadero depredador difícil de domar en el área por los rivales, tanto en los partidos que ha disputado en sus últimos clubes como en la selección camerunesa, y que ha vivido con esta eliminación el único tropiezo serio de su carrera profesional en los últimos años.


Tanto en Barcelona, donde acumuló trofeos nacionales e internacionales, como en la campaña recién concluida en el Inter que entrenaba José Mourinho, el fútbol siempre le había ofrecido la mejor de sus sonrisas.


Salió del Barcelona en el verano del 2009 a pesar de haber ganado la Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones a las órdenes del técnico Pep Guardiola. Marchó a Milán. Allí, en el Inter, repitió el triplete. Es el primer jugador que lo logra en dos clubes distintos.


No podía pedir más, sobre todo después de haber tenido la oportunidad de tomarse la revancha de su etapa con el Barcelona, equipo al que el Inter eliminó en las semifinales de la pasada Liga de Campeones.


Fue a base de sangre, sudor, lágrimas y con Eto'o en funciones defensivas en uno de los laterales de la retaguardia interista durante muchos minutos del partido, en el que su club obtuvo en el Camp Nou la clasificación para la final.


Eto'o completa una larga carrera en el fútbol, ya que llegó al Real Madrid en 1996 con tan sólo dieciséis años. Tras un paso efímero por el club madrileño, ha obtenido títulos con el Mallorca y el Barcelona (jugó cinco años en cada club) antes de recalar en el Inter.


Sus tres títulos de futbolista del año en África (2003, 2004 y 2005) avalan la carrera de este jugador, que tiene la nacionalidad española y que se despedirá del Mundial el próximo 24 ante Holanda en Ciudad del Cabo.

  • 1