martes, 20 noviembre 2018
23:42
, última actualización
Deportes

Campanal ya tiene su Dorsal de Leyenda

El futbolista asturiano ha recibido también la Insignia de Oro de la Federación Española de Fútbol rodeado de familiares, amigos y viejos compañeros. 

el 22 nov 2011 / 14:58 h.

Marcelo Campanal recogió en el Sánchez Pizjuán su merecido Dorsal de Leyenda, la distinción que concede el Sevilla a los jugadores más emblemáticos de su historia y que ya obra en poder de dos ilustres: Juan Arza y José María Busto. Además, el histórico zaguero, a sus 80 años, recibió la Insignia de Oro de la Federación Española de manos de Ángel María Villar, su presidente.

El acto, emotivo y brillante, contó con la presencia de numerosos invitados. Entre ellos, la esposa e hijos del homenajeado; Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla; Pilar Varela, alcaldesa de Avilés; representantes de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte; Eduardo Herrera, presidente de la Andaluza; excompañeros; amigos; miembros del consejo; exconsejeros; Monchi, subdirector general deportivo; cuerpo técnico, con Marcelino a la cabeza; capitanes y centrales del actual plantel...

Visiblemente emocionado, Campanal dio las gracias a todos. Le costó articular palabra al asturiano, fuerte como un chaval y sin perder detalle de cada instante. Su mirada al contemplar los vídeos que el club elaboró con imágenes de su paso por el Sevilla y por la selección hablaba por sí sola. Una larga ovación precedió a la interpretación que un gaitero hizo del himno del Centenario, de Andalucía y de Asturias.

"Me he emocionado. Soy sevillista y agradezco mucho este premio que me han concedido. Es un honor. Quiero mucho a esta ciudad porque soy de Avilés, pero aquí me rematé como futbolista, atleta y persona. Estoy muy agradecido por el acto, ha sido una sorpresa. Quiero tener un recuerdo para todos aquellos sevillistas que no están con nosotros pero que han sido presidentes, directivos o compañeros. También para mi tío Guillermo y para mi hijo Paco, que está en esta tierra. Creo que he sido el único futbolista que llegó por el río. Fue en 1948, en un barco que atracó en el Muelle de las Delicias. Allí me esperaba mi tío Guillermo. Soy sevillista porque nací siendo sevilista, lo sigo siendo y lo seré hasta la muerte", dijo como pudo por la emoción del momento.

Campanal jugó en el Sevilla dieciséis temporadas entre los años 50 y 60. Es uno de los cuatro futbolistas que han rebasado la cifra de los cuatrocientos partidos defendiendo la camiseta de la entidad y fue capitán, con 23 años, de la selección, cuya camiseta lució entre 1952 y 1957.

DEL NIDO DICE QUE NADIE LE HA IGUALADO. "Han pasado 45 años desde su último encuentro con el Sevilla, ante el Sabadell, un 20 de marzo de 1966, y todavía hoy su firmeza no ha sido igualada ni olvidada. Decía Pablo Neruda: ‘No merece compasión el pueblo que olvida a sus héroes, ni tampoco el que olvida a sus poetas'. Yo sé, Marcelo, que tú te llegaste a sentir abandonado desde el Sevilla, aunque gracias a Luis Cuervas las cosas comenzaron a cambiar. En este acto te demostramos que el Sevilla no olvida nunca a los que les hicieron grande", dijo José María del Nido a Campanal.

Por su parte, Ángel María Villar felicitó al histórico central antes de imponerle la máxima distinción de la Federación Española de Fútbol. También felicitó al club "por estos homenajes". "Que yo sepa, no hay un acto similar en todo el fútbol español", comentó. Sobre el gran protagonista del día, Villar le definió con estas palabras: "Es un ejemplo como futbolista y como padre de familia". Un ejemplo eterno.

  • 1